Debatiendo los poderes de guerra en tiempos de división

Por Gary L. Gregg
18 de Enero de 2020 Actualizado: 18 de Enero de 2020

Comentario

El 9 de enero, la Cámara de Representantes aprobó una resolución que, según dicen, tiene por objeto limitar el poder del presidente para librar una guerra contra Irán. Lo hicieron sobre una base casi completamente partidista con tres republicanos votando a favor de la resolución y ocho demócratas votando en contra.

Esperaremos a ver qué acción se lleva a cabo, si es que hay alguna, en el Senado sobre una resolución similar presentada por el senador Tim Kaine (demócrata de Virginia).

La guerra, y el poder de llevarnos a la guerra, es algo que necesitamos discutir desesperadamente, sin embargo hemos demostrado ser incapaces de hacerlo en medio de nuestras divisiones partidistas. Ofrezco una modesta propuesta para ayudarnos a pensar constitucionalmente y con prudencia sobre los poderes de guerra, incluso en un entorno tan desafiante como el nuestro.

He aquí los tres problemas básicos que enfrentamos hoy en día cuando tratamos de tener una discusión prudente y constitucionalmente fundamentada sobre las poderes de guerra.

Primero, los presidentes han tomado tanto control sobre la política exterior y la guerra en el último siglo que la mayoría de los estadounidenses han llegado a asumir que un sesgo a favor de la acción presidencial es la norma constitucional y no necesita ser discutida.

Segundo, nuestras clases políticas y de expertos han dejado que el partidismo distorsione sus argumentos constitucionales por generaciones. Cuando tenemos presidentes demócratas, como Barack Obama y Bill Clinton, los congresistas alineados tienden a abrazar los más fuertes esfuerzos del poder presidencial. Cuando tenemos presidentes republicanos, los demócratas vuelven a convertirse en palomas y los republicanos ceden el poder del Congreso a su presidente.

Tercero, tenemos el desafío adicional de que vivimos en la era de Donald Trump, una época en la que cada argumento es tomado como (y a menudo es) un tiro partidista dirigido al presidente personalmente y en la que cada desafío es enfrentado con un ataque personal igualmente vociferante a cambio.

En este ambiente, se ha demostrado que es imposible tener la clase de discusión seria, basada en la constitución, sobre los poderes de guerra que nuestro país necesita. Me gustaría ofrecer la siguiente propuesta para su consideración.

Emprendamos una discusión seria sobre los poderes de guerra. Comencemos por revisar la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar (AUMF) que ahora es más antigua que nuestros nuevos reclutas militares que lucharán bajo ella y fue escrita para un mundo profundamente diferente.

Esa autorización fue aprobada en los días nebulosos después de los ataques del 11 de septiembre y todavía se usa para justificar la guerra en un Estados Unidos y en un mundo profundamente cambiado.

Ahora vivimos en un mundo moldeado por casi dos décadas de guerra en Afganistán y 17 años en Irak. Ahora además vivimos en un mundo de una Rusia y una China más agresivas y después del ascenso y la caída de ISIS. Ahora también vivimos en un mundo en el que el fracking (fracturación hidráulica) nos ha hecho mucho menos dependientes del petróleo de Oriente Medio. Ahora vivimos en un mundo donde Osama bin Laden está muerto y nuestra deuda nacional se ha disparado casi más allá de la comprensión.

Es hora de volver a visitar la AUMF y decidir cuál es nuestro negocio en Afganistán e Irak y en todo Medio Oriente y cómo podemos utilizar mejor nuestros recursos en el mundo de la década de 2020.

Emprendamos también una lectura seria de nuestra Constitución y estudiemos los poderes de guerra establecidos por nuestros Padres Fundadores. La mayoría de los estadounidenses se sorprenderían de lo que se establece allí y de lo que nuestros fundadores tenían que decir sobre cuestiones de guerra y paz.

En nuestro actual ambiente dividido y partidista, solo hay una manera de llevar a cabo tal discusión nacional. En lugar de que los demócratas de la Cámara de Representantes aprueben resoluciones dirigidas directamente al actual presidente y en el período inmediatamente posterior a una acción militar importante, miremos de manera desapasionada hacia el futuro. Hablemos de principios más que de personalidades. Concentrémonos en establecer reglas para el futuro en lugar de saldar las cuentas del momento.

Para tener una discusión tan madura sobre el poder de llevar a Estados Unidos a la guerra y nuestro lugar en el mundo, los miembros del Congreso y los medios de comunicación tendrán que comportarse como si estuvieran por encima de la contienda política inmediata.

Necesitarán divorciar esta importante discusión de la división que viene con cualquier desafío a la administración actual o a la política actual. Necesitarán debatir y aprobar resoluciones para establecer reglas para los presidentes desconocidos que vendrán en 2021 (y más allá) y no el actual titular del cargo durante este período. Todos ellos necesitarán evitar cuidadosamente las tentaciones de la guerra partidista y las victorias a corto plazo.

Los fundadores estadounidenses nos advirtieron de los problemas que los partidos políticos traerían al orden constitucional estadounidense. No hicimos caso de esas advertencias y tenemos que operar dentro del mundo partidista en el que vivimos.

Ya que no parece que podamos discutir temas tan importantes como adultos para que tengan algún impacto en el momento en que nos encontramos, por lo menos asumamos la responsabilidad del futuro y establezcamos con calma y deliberadamente las reglas de guerra y nuestro compromiso con el mundo y un balance de poder que funcione para todos los presidentes y congresos en el futuro, ya sean de nuestro partido o de cualquier otro.

Tal debate es lo que tuvo nuestro Fundador cuando miraron hacia el futuro y debatieron sobre los principios, tan divorciados de la personalidad y el partidismo como pudieron. Hagamos una pausa en las batallas partidistas del año 2020 y llevemos a cabo un debate nacional que sea digno de nuestra herencia y que establezca reglas neutrales para atar y guiar a nuestros líderes políticos en el futuro.

Gary L. Gregg es Director del Centro McConnell y anfitrión del podcast de grandes libros Vital Remnants.

 

A continuación

El comunismo declara la guerra a la humanidad misma

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS