Debilidad de portaaviones chinos se revela en accidente mortal de un caza J-15

Por Shen Zhou
03 de Mayo de 2021
Actualizado: 03 de Mayo de 2021

El 26 de abril, Xinhua, el portavoz del régimen comunista, publicó un artículo para conmemorar a un piloto de un caza J-15 basado en un portaaviones chino, quien murió en un accidente como resultado del mal funcionamiento del sistema de control electrónico de su avión durante un aterrizaje. El artículo reveló inadvertidamente la debilidad de las capacidades de combate del portaaviones.

Siempre han existido dudas sobre la verdadera capacidad de los portaaviones del Partido Comunista Chino (PCCh) y su entrenamiento de pilotos del J-15 en el portaaviones. El artículo sin precedentes parece más bien un intento de restablecer la confianza del público, ya que los medios de comunicación del PCCh rara vez publican este tipo de accidentes en los que se ven involucrados los militares.

De hecho, el artículo de Xinhua reveló la historia de Zhang Chao, un antiguo piloto de aviones de combate de primera clase de la marina, quien murió en una práctica de aterrizaje en un portaaviones hace cinco años. Al mismo tiempo afirmó que el avión de combate J-15 basado en portaaviones “logró el avance técnico en el despegue y aterrizaje nocturno”, en un aparente intento de demostrar que los portaaviones del país adquirieron capacidad de combate nocturno.

El 23 de abril, Xi Jinping realizó un viaje especial para asistir a la ceremonia de la puesta en servicio de tres nuevos buques de guerra en una base naval de Sanya, en la provincia meridional china de Hainan. Mientras que el portaaviones Liaoning probablemente esté de regreso a su base de Qingdao, el otro —el portaaviones Shandong— probablemente siga en Sanya. Obviamente, Xi no aprovechó la oportunidad para visitar ese portaaviones. Aunque los medios de comunicación del PCCh han afirmado que sus dos portaaviones son un símbolo del poder nacional, su capacidad real de combate nunca fue probada en un conflicto marítimo y es cuestionable. Xi Jinping debe ser consciente de ello, o tal vez no quiera verse involucrado, pero los medios del partido siguen dando importancia a este asunto.

Aunque Xinhua quería mostrar deliberadamente al mundo exterior que los portaaviones de China no son malos, reveló inadvertidamente un accidente mortal del avión de combate J-15 basado en portaaviones. Tal y como describe el artículo, “el 27 de abril de 2016, cuando el piloto del J-15, Zhang Chao, estaba practicando un aterrizaje simulado, el sistema de control de su avión se averió de pronto al aterrizar, lo que hizo que el avión cabeceara rápidamente. 4.4 segundos después, Zhang se eyectó de la cabina a una altitud que no era lo suficientemente alta sobre el suelo para que su paracaídas funcionara y Zhang cayó [a su muerte]”.

El régimen chino no disponía de aviones de combate en portaaviones. Inicialmente quiso comprarlos a Rusia, pero no pudo negociar un precio aceptable. Más tarde consiguió un prototipo del Su-33, el T-10K-7 de Ucrania, por lo que decidió fabricar su propio avión de combate basado en portaaviones, el J-15, imitando el prototipo del Su-33. Sin embargo, el T-10K-7 tiene sus importantes defectos inherentes para un avión de combate basado en portaaviones, lo que dificulta que el J-15 supere las pruebas críticas.

Tras la muerte de Zhang, se le alabó como un “mártir” nacional, pero en realidad fue una víctima del intento del régimen chino de copiar la tecnología que había robado.

Xinhua atribuyó el accidente a un “mal funcionamiento repentino del sistema de control”, lo que al menos indica que el J-15 debería haber superado pruebas más rigurosas antes de ser entregado con prisa a los militares. Los pilotos de los portaaviones chinos tienen que poner sus vidas a un elevado nivel de riesgo en el entrenamiento y realmente no es justo que hagan sacrificios extremos para convertirse en “mártires” nacionales.

Pero la vida y la seguridad de los pilotos no parece ser lo que realmente le preocupa al régimen, como se muestra en el siguiente párrafo del artículo.

“En 2017, el antiguo camarada de Zhang, Zhao Hongliang, dijo mucho frente a la lápida de Zhang: ‘¿Saben? Justo el mes pasado el J-15 logró el avance técnico en el despegue y aterrizaje nocturno'”. El avance técnico era en realidad el punto central del titular y del artículo de Xinhua.

Revelan verdadero nivel de entrenamiento de pilotos de portaaviones

Según Xinhua, Zhao había sido uno de los compañeros de Zhang en la Fuerza Aérea antes de que éste se convirtiera en piloto de portaaviones. Cuando Zhang fue seleccionado para formar parte de la unidad de pilotos de aviones de combate de portaaviones, Zhao no fue escogido, pero más tarde se convirtió en instructor de vuelo, centrándose en el desarrollo de las “habilidades clave” de los pilotos de portaaviones en el combate aéreo.

Aviones de combate chinos J-15 son lanzados desde la cubierta del portaaviones Liaoning durante los ejercicios militares en el Mar Amarillo, frente a la costa oriental de China, el 23 de diciembre de 2016. (STR/AFP/Getty Images)

Pensemos que Zhao, originalmente descalificado como piloto de portaaviones, fue posteriormente encargado de entrenar a pilotos de portaaviones. Sin embargo, Xinhua en el artículo se jacta de que “China entró en la era de los “portaaviones duales”, y su sistema de entrenamiento independiente de los pilotos de aviones de combate chinos basados en portaaviones se ha vuelto más y más perfecto”.

Los medios de comunicación del PCCh básicamente han revelado cuán bueno es el sistema de entrenamiento de los pilotos de portaaviones chinos y el riesgo que corren esos pilotos. El artículo concluye diciendo: “Esta causa necesita gente que no tenga miedo a la muerte”.

El régimen comunista no valora la vida humana, sometiendo voluntariamente a sus pilotos a condiciones de entrenamiento de alto riesgo. En cuanto a esos jóvenes pilotos, ¿merece la pena morir por la causa del régimen?

El J-15 sigue en pruebas de producción

Para el régimen chino, el desarrollo del avión de combate J-15 basado en portaaviones se ha visto obstaculizado por dificultades y problemas, ya que los medios de comunicación del PCCh han revelado varios accidentes, de forma intencionada o no, a lo largo de los años.

El primer vuelo de prueba de un J-15 tuvo lugar en agosto de 2009 y el segundo prototipo tuvo un vuelo de prueba en abril de 2011, con un motor turbofan-10H mejorado, que posteriormente tuvo que ser sustituido volviendo al motor AL-31F de fabricación rusa.

En 2017, el PCCh afirmó que se habían fabricado 24 de estos aviones.

En abril de 2017, la Televisión Central China confirmó que el portaaviones Shandong estaría equipado con el J-15B.

Según los datos disponibles sobre el J-15, su peso máximo de despegue seguro es de 28.7 toneladas en la pista de despegue corta de 344 pies de Liaoning, por lo que en el momento del despegue solo puede llevar dos misiles aire-aire Perak-12, dos misiles de combate Perak-8B y 9 toneladas de combustible.

Rusia ya abandonó el Su-33 y lo sustituyó por el Mig-29 como su avión de transporte. El régimen chino hace tiempo que puso sus ojos en la próxima generación de sus aviones basados en portaaviones, el J-16, el J-20 e incluso el J-31.

Independientemente del avión de próxima generación que desee tener, el J-15 sigue siendo el único disponible para el régimen en este momento, por lo que la prueba de producción y las pruebas adicionales del J-15 continuarán. Mientras tanto, los pilotos de aviones de combate chinos basados en portaaviones se verán obligados a “no tener miedo a la muerte”, como conejillos de indias.

No importa lo vergonzoso que resulte el rendimiento real de los portaaviones del PCCh, los medios de comunicación estatales continuarán su labor de propaganda con su farsa de los “portaaviones duales”.

Shen Zhou, antiguo ingeniero de diseño de vehículos militares, es un observador de China que ha prestado mucha atención a la expansión militar del régimen chino a lo largo de los años. Comenzó a colaborar con The Epoch Times en 2020.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS