¿Debo responder a todos los mensajes de texto que envía mi hijo?

La comunicación constante está sacando a nuestros hijos de la experiencia de la independencia
Por NANCY COLIER
14 de Diciembre de 2020
Actualizado: 14 de Diciembre de 2020

Paso mucho tiempo con adolescentes porque tengo uno. Como observadora de esta especie única, me doy cuenta de que los adolescentes están cambiando de manera fundamental como resultado de su relación con la tecnología.

Los adolescentes suelen salir por el mundo solos y con sus compañeros, especialmente en verano. Están probando la independencia, viviendo situaciones y desafíos nuevos sin la supervisión y guía de sus padresLa adolescencia es un momento para comenzar a resolver las cosas por sí mismos, resolver problemas y ser creativos con cualquier desafío que presente la vida. Es el momento de desarrollar la autosuficiencia y la madurez mientras intentan navegar por el mundo por su cuenta. Es un período crucial y transformador en el desarrollo de nuestros niños, uno en el que sientan las bases para la confianza y la capacidad que los apoyará por el resto de sus vidas.

“La tecnología está eliminando la necesidad de que nuestros hijos descubran las cosas por sí mismos”.

Solía ​​ser que cuando los adolescentes se iban en verano, se marchaban. En estos días, con teléfonos inteligentes en la mano, no hay interrupciones en la comunicación. Muchos adolescentes permanecen en contacto constante, en una conversación continua con sus padres durante todo el día. Si algo los molesta o los deleita, o surge un problema práctico, rápidamente envían un mensaje de texto para pedir ayuda, validación y comentarios. Y, por lo general, reciben esa comprensión, empatía, orientación, solución o cualquier otra cosa que se necesite de inmediato.

La tecnología está eliminando la necesidad de que nuestros hijos descubran las cosas por sí mismos. Les está robando a nuestros hijos la oportunidad de experimentar sus vidas por sí mismos, de vivir los desafíos y las alegrías dentro de su propio grupo y de aprender a afrontar eficazmente los altibajos de la vida a su manera.

Con un teléfono inteligente en la mano, no es necesario descubrir ni experimentar nada solo. La vida pasa por consenso, dentro de una zona compartida y segura de comunicación y agarre continuos. Las generaciones anteriores, por el contrario, tuvieron que soltar las manos de los grandes en algún momento y lanzarse a las aguas de la independencia. Simplemente no había alternativa y, como resultado, nos convertimos en adultos reales.

El resultado de toda esta comunicación es que involuntariamente estamos formando una generación de personas indefensas, infantilizadas e incapaces: niños que no se sienten equipados, y de hecho no lo están, para enfrentar los desafíos de la vida.

La tecnología está privando a nuestros jóvenes de la verdadera confianza en sí mismos. (ghcassel/Pixabay)

La tecnología está privando a nuestros jóvenes de la verdadera confianza en sí mismos, el valor y la resistencia que solo pueden provenir de la práctica de la independencia. El hecho de que nuestros hijos ahora puedan confiar en que estaremos ahí para ellos las 24 horas del día, no significa que ellos, o nosotros, debamos hacerlo.

¿Cuál es entonces la solución a este nuevo dilema digital, el desempoderamiento y la incapacidad de nuestros hijos y nuestra connivencia de los padres en esta dependencia bajo el disfraz de una paternidad atenta? La solución comienza con la conciencia. Es decir, tomar conciencia de los efectos a largo plazo de interactuar y prestar atención a todos los mensajes de texto que envía su hijo. Si bien puede sentirse bien ser la persona con la que su hijo quiere compartir todo, brindar validación y apoyo momento a momento privará a su hijo de la autosuficiencia y la verdadera confianza en sí mismo. Cuando literalmente acompañamos a nuestros hijos en cada paso de la vida, ellos dejan (o nunca comienzan) de saber cómo caminar por sí mismos.

Aunque quizás sea contradictorio, alejarse de los mensajes de su hijo puede ser la elección más sabia y amorosa. Explíqueles por qué no responde de inmediato a todas sus comunicaciones, que está al servicio de su verdadera independencia. Cuando le permite a su hijo o hija la oportunidad de comenzar a experimentar la vida por su cuenta, generar soluciones, calmarse y afrontar la situación, a la larga está siendo un buen padre. Le está ofreciendo un regalo a su hijo que es mucho más valioso que resolver el problema del momento.

Por supuesto, esto no sugiere que nunca deberíamos estar disponibles para las comunicaciones de nuestros hijos, sino más bien que deberíamos ser conscientes de lo que estamos haciendo en un sentido más amplio cuando estemos disponibles para siempre e inmediatamente para cada experiencia de nuestros hijos.

Si realmente deseamos lo mejor para nuestros hijos, es decir, que se vuelvan capaces y sepan que pueden confiar en sí mismos, entonces, como padres, debemos dejar de sostener el otro extremo de la conversación constante. Depende de nosotros tomar el camino más alto y crear algo de silencio. Necesitamos estar un poco menos disponibles y dejar que descubran que sí pueden volar por su cuenta.

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, autora, oradora pública y líder de talleres. Bloguera habitual de Psychology Today y The Huffington Post, también es autora de varios libros sobre mindfulness y crecimiento personal. Colier está disponible para psicoterapia individual, capacitación en mindfulness, asesoramiento espiritual, oratoria y talleres, y también trabaja con clientes a través de Skype en todo el mundo. Para obtener más información, visite NancyColier.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Le puede interesar

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS