Decenas de perros destinados al matadero son rescatados en condiciones horribles en Corea del Sur

Por La Gran Época
22 de Junio de 2017 Actualizado: 07 de Julio de 2019

Para muchas personas los perros son solo mascotas a quienes se les quiere como si fueran parte de la familia, sin embargo, culturalmente, hay muchos paises donde aún los utilizan para consumo humano.

La industria de carne de perro surcoreana está en declive, pero todavía hay demanda de su carne. Según el Humane Society Internationa (HSI, por sus siglas en ingles), casi 2,5 millones de perros se consumen cada año en Corea del Sur.

Aunque todavía es culturalmente aceptada, la práctica está perdiendo popularidad rápidamente. Sin embargo, Corea del Sur sigue con posiciones encontradas con respecto a la ingesta de carne de perro.

La demanda es lo suficientemente alta para crear una industria, pero como la población en general y la comunidad internacional fruncen el ceño con esta práctica, algunos lo tienden a ver como algo malo con respecto el abuso de los derechos de los animales.

Adam Parascandola, director de HSI para la protección animal y la respuesta a las crisis, lideró el rescate de unos perros en 2017, que estaban destinados a morir en el matadero y fue uno de los encargados de sacar a los perros de sus jaulas.

“En los más de dos años que he sido parte de nuestra campaña para cerrar el comercio de carne de perro en Asia, pensé que lo había visto todo hasta que vi por primera vez esta instalación. Literalmente no pude respirar, porque cuando entramos por primera vez en ese lugar tan oscuro, el hedor era abrumador”, dijo Parascandola de acuerdo con HSI.

No se permitía la entrada de luz en el edificio principal de la granja, y los perros se mantenían en condiciones deplorables. Los perros también estaban desnutridos, y muchos estaban en mala salud.

Por desgracia, incluso se creía que había animales domésticos no deseados por sus antiguos propietarios, que fueron vendidos a la granja.

Cuando el personal de HSI sacaba a los perros de sus jaulas, los animales presionaban sus caras en las barras, incapaces de dejar de ladrar.

En total, 55 perros fueron retirados de la instalación, y luego rápidamente trasladados a Nueva York para tratamiento veterinario. Una vez limpios, serían trasladados a centros de adopción autorizados donde podrían encontrar nuevos hogares con amor.

Aunque hubo un final feliz para estos perros, el trabajo de HSI no acabó en Corea del Sur. Incluso hay alrededor de 17.000 granjas de carne de este tipo que operan actualmente. Aunque los números son desalentadores, Parascandola no se detiene, ya que su compromiso y amor por nuestros amigos de cuatro patas sigue intacto.

“Estos perros vivieron sus vidas hasta ahora en condiciones deplorables, por lo que estamos muy emocionados de sacarlos”, dijo Parascandola de acuerdo con la HSI.

“Una serie de perros son muy amables, y una de las madres Jindo que parecía nerviosa al principio, se sentó en mi regazo y no se movió. Era como si al fin hubiera encontrado consuelo y no lo abandonara. Ella no lo sabe todavía, pero ahora tendrá una cama suave y caliente por el resto de su vida” agrega.

Si te sientes inspirado para ayudar, por favor visita el sitio web de Humane Society International, y apoya para terminar el comercio de carne de perro para siempre.

Nuestra vida sería muy aburrida sin perros tan traviesos

TE RECOMENDAMOS