Declaración de profesionales de la salud a favor de los derechos de los padres y la libertad médica

Por Brownstone Institute
25 de Enero de 2023 4:14 PM Actualizado: 25 de Enero de 2023 6:24 PM

Opinion

Esta carta fue firmada por la Dra. Rachel Corbett, el Dr. George Fareed, la Dra. Melanie Gisler, el Dr. Brian Hooker, el Dr. Pierre Kory, la Dra. Katarina Lindley, el Dr. James Lyons-Weiler, el Dr. Robert Malone, el Dr. Peter McCullough, la Dra. Liz Mumper, la Dra. Meryl Nass, el Dr. David Rasnick, el Dr. Richard Urso y cientos de médicos, científicos y profesionales de la medicina más.

Los autores originales son los doctores Michael Kane y Meryl Nass, y está siendo distribuida por Children’s Health Defense. Los profesionales médicos y científicos pueden firmar la carta, que es una declaración básica de los principios que deberían estar en la base de los medicamentos, pero que se dejaron de lado o se violaron desde el comienzo de la crisis.

Resumen

1. No hay ninguna justificación científica para continuar con cualquier mandato de COVID-19 en 2023 y más allá.

2. Las exenciones de mascarillas y vacunas deben ofrecerse a discreción del médico y del paciente, en contraposición a los edictos gubernamentales de talla única.

3. Los derechos y decisiones de los padres deben preservarse para garantizar la salud y el bienestar de sus hijos.

4. La capacidad de los profesionales médicos para hablar libremente a sus pacientes y al público no debe verse comprometida.

El consentimiento informado es la base de la ética médica. La toma de decisiones compartida es un modelo de relación médico-paciente considerado el más deseable por las instituciones sanitarias de EE.UU. y el Reino Unido. Los pacientes quieren tomar sus propias decisiones médicas y tienen derecho legal a hacerlo. Esperan que sus médicos compartan conocimientos con sus pacientes para informarles sobre las mejores opciones.

El objetivo del consentimiento informado es que cada paciente tome sus propias decisiones médicas en función de su situación personal y de sus intereses. La medicina de “talla única” es incongruente con estos principios. Niega el consentimiento informado y la autonomía personal.

Durante los últimos tres años, experimentamos una interferencia sin precedentes en la relación médico-paciente por parte del gobierno. Se pagaron incentivos financieros considerables a las industrias médicas y a los proveedores de servicios médicos para que ofrecieran ciertos tratamientos y rechazaran otros.

Cuando los incentivos económicos no lograron la vacunación universal, se impusieron mandatos. Una forma de hacerlo fue exigiendo la vacunación contra el COVID-19 a los trabajadores sanitarios cuyos empleadores recibían pagos de Medicare, después de saber que las vacunas no protegían a los pacientes ni a los compañeros de trabajo de la infección.

Las subvenciones a los distritos escolares se condicionaron a mandatos de mascarilla en las escuelas. Estos incentivos recién impuestos, y los castigos por incumplimiento, van en contra de la ética médica establecida desde hace mucho tiempo, especialmente el consentimiento informado y la toma de decisiones compartida. Deben terminar.

Mandatos COVID-19

Hay acuerdo general en que todas las vacunas disponibles contra el COVID-19 no consiguen prevenir la transmisión del virus y sólo reducen brevemente los casos. Después de varios meses, las personas vacunadas se vuelven más susceptibles a las infecciones por COVID-19 que las no vacunadas. Por lo tanto, los mandatos para las vacunas COVID-19 son científica y lógicamente indefendibles.

En respuesta, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) adaptaron sus directrices para la gestión del COVID-19, sugiriendo discretamente que tanto los estadounidenses vacunados como los no vacunados deben ser tratados de forma idéntica con respecto al aislamiento, la cuarentena y las pruebas. Sin embargo, los CDC siguen exhortando a los estadounidenses a recibir más dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 y apoyan los mandatos de vacunación impuestos por el gobierno federal.

Esencialmente todo el mundo en nuestro país estuvo expuesto al COVID-19 a estas alturas, y casi todo el mundo fue infectado al menos una vez. Podemos anticipar que los EE.UU. seguirán enfrentándose a la evolución de las variantes de COVID-19, pero también podemos anticipar que la gravedad de COVID-19 seguirá debilitándose con el tiempo.

Sin embargo, todavía no se permite a los pacientes ni a los médicos elegir las terapias contra el COVID-19 más adecuadas para cada paciente. Los mandatos deben terminar, y los pacientes y los médicos deben reafirmar sus derechos humanos y legales para determinar la atención médica que recibe cada paciente.

Exenciones de vacunas y mascarillas

Los pacientes son individuos. Experimentan diferentes riesgos derivados de las vacunas y pueden tener problemas médicos o psicológicos que impidan un enmascaramiento seguro. Pretender que estas diferencias no existen es negar la realidad. Históricamente, los médicos podían emitir exenciones para el uso de mascarillas y vacunas, ya que se consideraba que tenían los mejores conocimientos y criterio para emitir dichas exenciones.

Aunque todos los estados aceptan por ley que los médicos puedan emitir exenciones médicas para vacunas y mascarillas, muchos departamentos de sanidad y educación empezaron a anular estas exenciones, sustituyendo la autoridad de los médicos. Los estados también estuvieron investigando y sancionando a los médicos por emitir exenciones médicas. Parece que los gobiernos federales y estatales quieren convertirse en árbitros de estas decisiones médicas. Esto no puede ser.

Derechos de los padres

Los estados deciden la edad de consentimiento, y hasta que se alcanza esa edad, los padres son totalmente responsables de sus hijos, con algunas excepciones limitadas. Pero en los dos últimos años observamos una tendencia peligrosa. En muchas jurisdicciones se está haciendo caso omiso de los requisitos estatales que obligan a los padres a dar su consentimiento para vacunar a sus hijos menores de edad. Esto ocurrió en Washington, DC, para los niños de 11 años o más por orden del alcalde y el consejo municipal. La ley que aprobaron mantenía en secreto para los padres el hecho de que sus hijos se sometieran a un procedimiento médico. Aunque el Congreso, que supervisa la ley en el Distrito de Columbia, podría haber dicho que no, en lugar de ello no actuó. En noviembre del 2021 se ganó una demanda contra esta ley, por lo que la ley ya no está en vigor en el Distrito de Columbia.

Sin embargo, en Filadelfia (Pensilvania), San Francisco (California) y el condado de Kings (Washington), los funcionarios de salud locales emitieron directrices a principios del 2021 que permitían a los proveedores médicos locales vacunar a niños a partir de los 12 años sin permiso paterno, directrices que siguen vigentes.

Se trata de una peligrosa usurpación de los derechos de los padres por parte de las autoridades locales de salud pública. También viola las leyes estatales y federales. Además, hubo una tendencia reciente de profesionales “médico-legales” a afirmar en artículos publicados en revistas que los niños de 12 años tienen la madurez para decidir sobre sus propios procedimientos médicos.

La mayoría de los estados no permiten que los niños accedan a utilizar centros de bronceado o se hagan tatuajes por debajo de la edad de consentimiento. Pasar por alto a los padres y permitir que los menores decidan lo que se les inyecta es contrario a las leyes estatales, la ética médica, el sentido común y la atención médica óptima de los niños. Hay que ponerle fin.

Libertad de expresión de los profesionales médicos

Hoy en día se está produciendo un ataque a la libertad de expresión de los médicos y científicos médicos en todo Estados Unidos. Mientras que la controversia es inherente al avance científico, y el conocimiento científico evoluciona continuamente, el desacuerdo con las recomendaciones federales de salud pública llevó a la censura draconiana y la supresión. Se investigó a médicos, que perdieron sus certificaciones de especialidad e incluso sus licencias médicas por manifestarse públicamente en contra de las directrices federales.

Sin embargo, ninguna autoridad sanitaria es infalible, y la pandemia de COVID-19 lo demostró. De hecho, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como los NIH y los CDC cambiaron sus políticas, directrices y recomendaciones sobre el COVID-19 en numerosas ocasiones a lo largo de la pandemia.

La supresión de la expresión de los profesionales médicos es ilegal, de acuerdo con la Primera Enmienda y los estatutos estatales, y debe terminar inmediatamente.

Esta carta sigue siendo firmada por profesionales médicos y científicos de todo el mundo. Vea la creciente lista de firmas.

Del Instituto Brownstone

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.