Defensores del aborto han afrontado sus realidades, pero miran hacia otro lado

Por NICOLE RUSSELL
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

El debate sobre el aborto ha aumentado y disminuido por oleadas en la psique cultural y política de Estados Unidos. Aun cuando observamos lo que hace a la sociedad, a la familia y al sistema legal, parece que ambas partes nunca se pondrán de acuerdo.

Mientras Planned Parenthood realiza 300.000 abortos al año, varios estados han tratado de promulgar “proyectos de ley de latidos cardíacos” para mitigar el acceso al aborto, que es considerado un derecho de la mujer a través de Roe Vs. Wade, hace unos 50 años. Este es el estado actual del aborto, un debate polémico en un círculo sin fin.

Un lado tiene un fallo de la Corte Suprema, el otro, una foto de ultrasonido. “Es demasiado importante para rendirse”, afirman ambos. ¿Pueden tener razón los dos? ¿Se puede resolver esto alguna vez?

En su brillante ensayo, “The Things We Can’t Face”, en la edición de diciembre de The Atlantic, Caitlin Flanagan intenta añadir matices a un debate que a menudo es blanco o negro, bueno o malo.

Flanagan, una mujer que admiro y una ensayista de inigualable magnitud, fue justo a ese punto. En lugar de sumergirse profundamente en la política, las clínicas de aborto o la ley, Flanagan acaba de mostrar a los lectores cómo se siente el aborto para las tres personas involucradas: mamá, papá y bebé.

El aborto puede poner en peligro a las mujeres y siempre al bebé. Ya sea que el aborto sea exitoso o no, el padre se va un poco más vacío, aunque con más libertad, y a veces con una angustia desgarradora.

El ensayo es preciso y convincente. “El argumento a favor del aborto requiere muchas palabras, el argumento en contra no toma ni una sola palabra”, escribe Flanagan al describir las maravillas de un pequeño humano de 12 semanas de edad en una ecografía 3D/4D.

Esto es lo que los defensores pro-vida a menudo sostienen como el argumento especialmente convincente, no a favor o en contra del aborto, en realidad, sino a favor de la persona, la pura humanidad de un bebé que crece en el útero, pero que aún no respira oxígeno por completo, pero que prospera en el útero de su madre, lo que los defensores del aborto se niegan a reconocer precisamente son esas razones.

Es aquí donde la tesis del ensayo es persuasiva e irónica. Flanagan presenta, de una manera muy atlántica, que aunque el aborto es siempre un “argumento imposible de ganar”, necesitamos “enfrentar los mejores argumentos desde el otro lado”.

Pero esta premisa, que ambas partes se han negado a reconocer sobre el debate del aborto genuinamente, y con partes iguales de intelecto y empatía, es un tanto falsa, al menos para mí. Los defensores pro-vida (a menudo, conservadores políticos, pero no siempre) han estado respondiendo a estas preguntas, y presentando respuestas convincentes, durante décadas.

Por ejemplo, Flanagan se pregunta qué será de las mujeres y de su seguridad, ¿debería prohibirse el aborto y continuar en un callejón oscuro en alguna parte? Muchos legisladores demócratas se oponen a los “proyectos de ley de latidos del corazón” con la misma retórica. El aborto, ilegal o no, es más seguro ahora que nunca. El Gobernador de California, Gavin Newsom, propuso un proyecto de ley que ayudaría a las estudiantes universitarias a conseguir uno entre clases. Es un viejo argumento, y solía ser válido, pero ya no lo es.

El otro argumento más convincente es que los defensores pro-vida se han negado a reconocer a las mujeres, solo tienen suficiente empatía por el bebé nonato. Las mujeres son las que “se quedan atrás”, y a menudo son temerosas, vulnerables, solteras o casadas, sabias o insensatas, cuidadosas o descuidadas: ¿qué pasa con ellas si continúan con el embarazo?

En la década siguiente a la de Roe, este argumento podría haberse mantenido. Pero ahora, hay más clínicas para madres que ofrecen atención médica, ultrasonidos y suministros para bebés, incluyendo todo, desde toallitas húmedas hasta información sobre la adopción, que no había antes. Están aumentando a medida que se cierran las clínicas de Planned Parenthood. De hecho, fueron tan útiles en California que el estado promulgó una ley que obligó a las clínicas pro-vida a publicitar el aborto. (Esto fue tan inconstitucional que las clínicas demandaron a California hasta el final y ganaron.) Este argumento también resultó ser un argumento lógico, al menos en las últimas décadas.

Eso nos deja con una última parte del debate sobre el aborto: ¿Es un feto no nacido un ser humano pequeño? Si es así, ¿tiene como ser humano derechos legales? Si la Corte Suprema puede estar equivocada sobre Plessy Vs. Ferguson, ¿podrían estar equivocados sobre Roe Vs. Wade? Si Roe se equivoca, ¿hay todavía dos lados convincentes en este argumento?

Los defensores pro-vida han mirado todos los lados del debate sobre el aborto con honestidad, con hechos y con empatía. Son los defensores del aborto quienes han visto los ultrasonidos 3D/4D y han mirado hacia otro lado; quienes han visto las clínicas de Planned Parenthood operando en condiciones insalubres y presionado para obtener una licencia de todos modos; quienes vieron el daño que el aborto le hace a un bebé, a su madre y a su padre, y continúan ignorándolo.

El problema no es que ambos lados del debate sobre el aborto no se presenten con dinamismo y veracidad, sino que solo uno continúa ignorando los hechos.

Nicole Russell es escritora independiente y madre de cuatro hijos. Su trabajo ha aparecido en The Atlantic, The New York Times, Politico, The Daily Beast y The Federalist. Síguela en Twitter @russell_nm.

*****

Mira a continuación:

‘No hay emergencia climática’: científicos piden un debate razonado

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS