Delfín nariz de botella adopta al bebé de una ballena cabeza de melón y lo cuida como su propia cría

Por Michael Wing
28 de Agosto de 2019 Actualizado: 28 de Agosto de 2019

Muy raramente los animales salvajes adoptan crías de una especie diferente, aunque no es tan raro que los animales domésticos lo hagan, o que los animales adopten crías de su propia especie.

El primer caso de un delfín nariz de botella adoptando una cría de ballena cabeza de melón fue documentado en las aguas costeras de la Polinesia Francesa en el Pacífico Sur, y es sublime de contemplar.

Los investigadores filmaron y fotografiaron a la madre nariz de botella, con su pico delgado, y a su bebé adoptivo de 1 mes de edad, con su pico romo, juntos a lo largo de varios años a partir del 2009.

La ballena  cabeza de melón, a diferencia de lo que sugiere su nombre, no es en realidad una ballena, sino un tipo de delfín, aunque es una especie y un género completamente diferente del nariz de botella, lo que hace de la pareja que sea única.

“Estábamos muy emocionados de poder presenciar un fenómeno tan raro”, dijo Pamela Carzon, investigadora principal del Groupe d’Étude des Mammifères Marins de Polynésie, con sede en Tiputa.

“En ese momento estábamos muy, muy sorprendidos”.

Entre una comunidad de unos 30 delfines, la madre llamó la atención de los investigadores porque tenía dos crías. Las madres delfines nariz de botella normalmente amamantan a un solo bebé a la vez: una era su cría biológica de nariz de botella y la otra, la cría de ballena cabeza de melón.

Sorprendentemente, la bebé cabeza de melón parecía estar aún más unida a la madre que su propia cría. Los dos fueron vistos a menudo nadando juntos. Dos veces se le observó amamantandolo, en un combate de rivalidad entre hermanos, incluso se le vio empujando celosamente a su hermana fuera del abdomen de su madre.

Además, la cría cabeza de melón se quedó con su madre mucho después de que su hermana se hubiera ido de su lado a la edad de un año y medio. Las madres nariz de botella cuidan a sus crías durante seis años, reportó  National Geographic. La cría finalmente la dejó alrededor de abril de 2018.

El vínculo inusualmente largo de la pareja también subraya la dedicación de la madre en una especie distinta a la suya.

“En mamíferos, sintetizar la leche es muy costoso, es un recurso muy valioso”, dijo Kirsty MacLeod, ecologista del comportamiento de la Universidad de Lund en Suecia.

En cuanto a por qué la madre eligió adoptar esta cría en particular, solo se puede especular; aunque es posible que el nacimiento de su cría biológica haya desencadenado el instinto maternal, que sirvió como catalizador.

“Lo más probable es que fuera el momento perfecto para la llegada de este bebé, cuando [la madre] estaba en un período muy receptivo para formar esos lazos con su propia descendencia”, dijo Kirsty, a través de National Geographic, “y esto condujo a esta situación un poco extraña”.

También se informó que esta madre delfín exhibía rasgos particularmente amistosos hacia los buzos locales, y esos rasgos podrían haber desplazado la agresión típica que las nariz de botella tienen hacia las crías de otros animales.

Además, la cría joven cabeza de melón tuvo poca dificultad para encajar con la vaina de delfín, y eso pudo haber ayudado a facilitar el vínculo madre-hijo. El bebé cabeza de melón a veces era visto jugando con otros jóvenes y exhibiendo un comportamiento muy similar al de sus homólogos de nariz de botella. Incluso se dedicó a las mismas actividades de ocio que ellos, surfeando y saltando en las olas.

“Muestra que los delfines jóvenes tienen una flexibilidad de comportamiento sorprendente”, dijo Pamela.

En cuanto a otros mamíferos silvestres que adoptan huérfanos jóvenes de diferentes especies, solo se ha informado de otro caso científicamente documentado. En 2006, la primatóloga Patricia Izar, de la Universidad de São Paulo, observó a un grupo de capuchinos que estaban cuidando a un tití.

“En ese momento, estábamos muy, muy sorprendidos”, había dicho Patricia.

Este es el conmovedor momento en que mamá escucha el corazón de su hijo latiendo de nuevo 

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS