Demanda busca la libertad de músicos callejeros en Houston

Por Matthew Robertson
22 de Enero de 2020
Actualizado: 22 de Enero de 2020

Un músico está demandando a Houston en la corte federal por sus regulaciones extraordinariamente estrictas que rigen las presentaciones al aire libre en la ciudad, alegando que sus derechos de la Primera Enmienda están siendo violados.

La demanda que cuestiona la ordenanza de la ciudad que prohíbe a los músicos tocar al aire libre, es decir, tocar en lugares públicos para obtener propinas, fue presentada en un Tribunal de Houston el 15 de enero.

Anthony “Tony” Barilla es un consumado acordeonista que toca en un trío y ha escrito y grabado música para el podcast sindicado a nivel nacional de NPR, “This American Life”, según la Pacific Legal Foundation (PLF), un bufete de abogados de interés público con sede en Sacramento, California, que lo representa en el proceso legal.

Barilla, que también escribe, compone y produce música para teatro, cortometrajes, danza y radio, quiere trabajar en las calles de Houston, pero la ciudad prohíbe actuar por propinas, excepto en el distrito teatral de ocho cuadras.

Barilla tiene un sentido del humor irónico y autodespreciativo al defender sus esfuerzos artísticos.

“Y estoy muy consciente de que cualquier progreso que haya alentado aquí en nombre de los músicos callejeros tal vez solo asegure que probablemente se escuchen muchas más interpretaciones de ‘Wish You Were Here’ de Pink Floyd en las calles de nuestra ciudad, y no necesariamente es una ganancia para la ciudadanos”, escribe Barilla en un artículo de opinión en The Houston Press.

“El activismo en cualquier forma puede ser un arma de doble filo. Cuando trabajas por el bien de los demás, no hay garantía de que aquellos para los que trabajas sean buenos”.

PLF dice que la ley viola la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, la cual le da a Barilla el derecho de ganar ingresos adicionales mientras se dedica a la libre expresión. La Primera Enmienda prohíbe las restricciones a la expresión basadas en el contenido, lo que significa que un gobierno no puede clausurar la expresión en una propiedad pública solo porque pueda ser desagradable para algunos.

“Al desterrar a los músicos callejeros de la gran mayoría de las calles públicas, Houston ha perjudicado no solo los derechos de Tony en virtud de la Primera Enmienda, sino también su sustento al restringir su capacidad de practicar el oficio que le gusta”, dijo en una declaración Mollie Williams, abogada del PLF.

“Debido a que la Primera Enmienda prohíbe este tipo de censura, la ley debería ser anulada”.

La ciudad de Houston tiene 665 millas cuadradas(1722 km2) y el distrito de los teatros abarca una pequeña parte de ella, excluyendo “muchos de los dinámicos centros culturales de Houston que se prestan para músicos callejeros”, según la demanda legal.

El distrito de los teatros “es una porción absurdamente pequeña de Houston, y deja fuera partes de la ciudad que podrían ser consideradas ideales para los músicos callejeros”: Main Street y Montrose, así como esas otras calles raras que invitan al tráfico peatonal casual, como la calle 19 en Heights”, escribe Barilla.

Los artistas deben obtener un permiso ya sea que actúen solos o en una banda o como grupo, y sin importar cuánta gente tengan la intención de atraer o si la hacen de forma esporádica. Para obtener un permiso, un artista debe presentar una solicitud y pagar una cuota: 10 dólares por 30 días y 50 dólares por un año, dice la denuncia.

Houston hace la vida difícil a los músicos callejeros, escribe Barilla.

“Los permisos para los artistas callejeros en otras ciudades pueden ser sorprendentemente asequibles, razonablemente regulados y fáciles de gestionar. Un músico callejero en el metro de Chicago gastará unos 60 dólares al año para la documentación necesaria. Los artistas callejeros sin amplificación pueden actuar legalmente en gran parte de la ciudad de Nueva York sin ningún tipo de permiso. Y los músicos callejeros de ambos lugares pueden averiguarlo en menos de 30 segundos en línea”.

Cuando se otorga, un permiso en Houston cubre solo un sitio dentro del distrito. Al solicitar un permiso, los artistas también tienen que obtener un permiso escrito de los dueños de la propiedad contigua al sitio donde pretenden tocar. Esto significa que el artista está sujeto a un “veto del abucheador”, según la demanda legal.

“Esta limitación, como todas las restricciones de exteriores, no se aplica a otros oradores, como los manifestantes o los mendigos”.

La demanda agrega que la música callejera fuera del distrito o sin permiso dentro del distrito, lleva a una multa máxima de USD 500 por día por cada violación.

A continuación

Corrección política: el control sobre el discurso y el pensamiento en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS