Demócratas “acuerdan” subir límite de Biden de USD 600 en transacciones que se deben informar al IRS

Por Katabella Roberts
27 de Septiembre de 2021 9:20 AM Actualizado: 27 de Septiembre de 2021 3:24 PM

Los demócratas estadounidenses indicaron que planean elevar el umbral de una radical propuesta del presidente Joe Biden, que todas las transacciones bancarias de más de 600 dólares se reporten al Servicio de Impuestos Internos (IRS).

La propuesta inicial (pdf) —que, según Biden, tiene por objeto frenar la evasión fiscal— exige a los bancos y a otras instituciones financieras que informen al Servicio de Impuestos Internos de cualquier depósito o retiro que supere los 600 dólares anuales en todas las cuentas empresariales y personales.

El nuevo requisito de información entraría en vigor en 2022 y se aplicaría tanto a las cuentas de particulares como a las de empresas comerciales que sean propiedad de un contribuyente.

Sin embargo, el presidente de la Cámara de Representantes, Richard Neal, dijo el jueves que él y otros líderes demócratas están planeando eliminar la cifra de 600 dólares anuales y establecer un umbral más alto, cuyos detalles aún se están elaborando.

“Hemos llegado a un acuerdo para no establecer 600 dólares”, dijo Neal a Bloomberg. Un asesor demócrata señaló que se están centrando en aumentar dicho umbral que actualmente es de 10,000 dólares, por lo que esta cifra bien podría cambiar.

En virtud de la Ley de Secreto Bancario, las instituciones financieras estadounidenses están actualmente obligadas a informar al gobierno de todas las transferencias electrónicas que superen los 10,000 dólares, así como de las transacciones sospechosas en efectivo, para evitar actividades delictivas como el lavado de dinero.

Sin embargo, Biden y sus aliados demócratas en el Congreso afirman que es necesario reducir el umbral para cerrar la “brecha fiscal”, lo cual sería la diferencia entre lo que la actual ley federal exige que recaude el gobierno y lo que realmente ingresa en el Tesoro.

El presidente sostiene que la nueva norma de declaración significa que “los ricos ya no podrían ocultar lo que ganan y podrán por fin empezar a pagar su parte justa de lo que deben”.

“No se trata de subirles los impuestos. Se trata de que los súper ricos comiencen por fin a pagar lo que deben —lo que exige el código fiscal vigente— igual que hacen los estadounidenses trabajadores en todo el país para cada día de impuestos”, dijo Biden en una rueda de prensa el 16 de septiembre.

En esa misma conferencia, el presidente señaló que 55 de las empresas más grandes y rentables de Estados Unidos no pagaron impuestos federales sobre la renta en 2020, lo que supuso 40,000 millones de dólares de beneficios.

“Eso no está bien y mi plan económico cambiará eso. No castigaré a nadie, solo haré que paguen su parte justa”, añadió.

El senador John Boozman (R-Ark.), junto con otros senadores republicanos, habla sobre una propuesta de plan fiscal demócrata, en el Capitolio de Estados Unidos en Washington el 4 de agosto de 2021. (Kevin Dietsch/Getty Images)

A pesar de sus palabras tranquilizadoras, la nueva propuesta de Biden se enfrenta a una fuerte oposición por parte de los bancos, así como de los republicanos y de algunos demócratas, a quienes les preocupa que la medida pueda hacer que el Servicio de Impuestos Internos tenga acceso a demasiados datos personales de los contribuyentes.

A principios de este mes, la Asociación Americana de Banqueros (ABA), junto con más de 40 grupos empresariales y financieros, envió una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.) y al líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy (R-Calif.), en la que se oponen a la “desacertada” propuesta, citando la preocupación por la privacidad financiera.

“Esta propuesta crearía importantes retos operativos y de reputación para las instituciones financieras, aumentaría los costes de preparación de impuestos para los individuos y las pequeñas empresas y crearía graves problemas de privacidad financiera”, escribió el grupo. “Instamos a los miembros a oponerse a cualquier esfuerzo para avanzar en este nuevo régimen de información mal aconsejado”.

El senador John Boozman (R-Ark.) dijo a The Epoch Times el 23 de septiembre, que la medida efectivamente “militarizaría al IRS” y dijo que cree que el aumento sin precedentes del gasto federal de la administración Biden es la motivación detrás de la expansión de los poderes del Servicio de Impuestos Internos (IRS).

“Lo que han hecho es que están militarizando el IRS, están invirtiendo muchos, muchos miles de millones de dólares en ello y van a contratar a decenas de miles de nuevos agentes”, dijo Boozman. “Así que todo esto se trata de mirar las transacciones de todo el mundo y luego esperar que tal vez encuentren algo que no está siendo reportado para que puedan venir detrás de usted y obtener esos ingresos”.

“Ellos quieren que esta nueva autoridad mire las transacciones de 600 dólares o más, en lugar de 10,000 dólares o más, porque tienen una factura de 3.5 billones de dólares o algunos dicen que de hasta 5 billones de dólares, dependiendo de cómo lo califiquen, así que necesitan desesperadamente los pagos. Esto demuestra lo desesperados que están”, añadió Boozman.

Boozman copatrocina junto con el senador Mike Crapo (R-Idaho) una ley conocida como Ley de Reforma de la Brecha Fiscal y Aplicación del IRS (pdf) que establecería “barreras” para evitar el abuso de los registros fiscales por parte de los empleados del IRS. El representante Kevin Brady (R-Texas) presentó la propuesta en la Cámara.

Con información de Mark Tapscott


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.