Demócratas y republicanos reclutan nuevos ciudadanos preparándose para las elecciones de 2020

Por NATHAN SU
08 de Diciembre de 2019 Actualizado: 08 de Diciembre de 2019

Asistir a una ceremonia de naturalización es un gran evento para los nuevos ciudadanos. Obtienen más derechos, incluido uno crítico: el derecho a votar. La ceremonia también es una excelente oportunidad para que los partidos políticos recluten a sus nuevos miembros.

El Heritage Theatre en Campbell, California, ha sido un lugar para las ceremonias de naturalización mensuales en el condado de Santa Clara. Los nuevos ciudadanos toman su juramento de lealtad a Estados Unidos y pasan el primer día de sus vidas como ciudadanos estadounidenses en este teatro.

Las ceremonias de naturalización tienen lugar el cuarto martes de cada mes. Debido a la temporada navideña, las ceremonias de noviembre suelen ser las más concurridas cada año. José Posadas, un especialista en elecciones de la oficina de relaciones comunitarias del condado, dijo a The Epoch Times que el 26 de noviembre asistieron unos 1200 nuevos ciudadanos a cuatro ceremonias.

Los días de las ceremonias de naturalización son también los días en que las agencias públicas locales pueden solicitar nuevas inscripciones de votantes. Posadas dijo que al final del día, su oficina probablemente podría lograr que la mitad de los nuevos ciudadanos se registren para votar. Además, dijo que los nuevos ciudadanos son libres de elegir a los partidos políticos con los que desean asociarse, o de registrarse como votantes no partidistas.

En estos días de ceremonias de naturalización tanto los republicanos como los demócratas tienen sus stands instalados afuera del teatro.

Los nuevos ciudadanos se inscriben para convertirse en miembros del Partido Demócrata el 26 de noviembre en la Ceremonia de Naturalización en el Condado de Santa Clara. (Nathan Su/La Gran Época)

En el stand demócrata, había una imagen de la Estatua de la Libertad del tamaño de una persona, mientras que en el stand republicano había un recorte de tamaño real del presidente Trump. Algunos nuevos ciudadanos que salían de la ceremonia se detuvieron, se tomaron una foto en estos puestos y se inscribieron en el partido político de su elección.

Teng Chun es china, pero vino de Filipinas. Se inscribió para convertirse en demócrata minutos después de salir de la ceremonia. Chun ha estado en Estados Unidos por 16 años.

Chun se sintió emocionada y orgullosa de poder votar. Dijo que había pagado demasiados impuestos durante todos estos años, y finalmente puede ejercer su derecho al voto. Ella cree que votar es un privilegio solo para los ciudadanos.

El condado de Santa Clara es parte del área de la bahía de San Francisco, una zona de color azul profundo muy poblada por demócratas. “La gente simplemente vino y se inscribió”, dijo Judy Gilford, una voluntaria que trabaja en el stand de los demócratas. Dijo que no necesitaba convencer a la gente para que se inscribiera en su partido.

Gilford viene como voluntaria cada mes para ayudar a su partido político. Sus abuelos eran judíos y llegaron a Estados Unidos desde los países de Europa del Este antes de que los comunistas tomaran el control de su país.

Matheeswaran Tharmarathinan es de Sri Lanka y ha estado en Estados Unidos durante seis años. Él y su familia se unieron junto al recorte de Trump y se tomaron su primera foto familiar después de convertirse en ciudadano estadounidense.

“Voy a votar el año que viene, y nunca he votado en mi vida”, dijo Tharmarathinan. Dijo que votaría por Trump porque Trump “habla todo con franqueza. Hablar francamente es importante para un líder”.

Rosa Cruz se unió a la ceremonia de octubre y es de América del Sur. Está en Estados Unidos hace 18 años. Cruz se sintió muy feliz de que finalmente es ciudadana y puede votar. Dijo que le gustaban los partidos republicano y demócrata, y que solo estaba de acuerdo con la mitad de las políticas de Trump. Sin embargo, dijo que apoyaría al presidente Trump porque la economía de Estados Unidos es buena.

Gary Debling y su esposa Sarah son de Inglaterra. También se unieron a la ceremonia en octubre. Gary trabaja en la industria de alta tecnología. Están orgullosos de Inglaterra, pero decidieron convertirse en ciudadanos estadounidenses porque tuvieron una “experiencia fantástica” en el increíble mundo tecnológico de Silicon Valley.

Se tomaron sus fotos junto al recorte del presidente en el stand republicano, pero dijeron que no habían decidido a qué partido se unirían.

Anna Kramer es la voluntaria que atendió el stand republicano con el recorte de Trump frente al Heritage Theatre. También es miembro del Comité Central Republicano del Condado de San Mateo. Ella ha estado haciendo eventos similares en los condados de Santa Clara y San Mateo desde julio.

Ella criticó a los medios de comunicación por ser “siempre negativos” contra el presidente Trump. “No dirán nada bueno sobre el presidente Trump. Si hubieran estado un poco más equilibrados con respecto al presidente Trump, no me sentiría tan amenazada”, afirmó Kramer, y agregó que “debido a que son tan parciales, siento que necesito salir y defender realmente lo que creo”.

Cliff Kramer, el esposo de Anna, dijo que había sido demócrata durante 25 años antes de que “el partido me dejara” y se fuera a la extrema izquierda. Dijo que los demócratas solían creer en la libertad de expresión, y no eran tan radicales como ahora. Finalmente se convirtió en republicano después que “Antifa se convirtió en una fuerza dominante que encerró a la gente”, dijo.

“Nuestro país tendrá un problema muy profundo sin inmigrantes”, afirmó Kramer.

Video relacionado

Si te importan los hispanos, apoya el muro fronterizo

TE RECOMENDAMOS