Denunciante de USAID al que se le negó protección legal, busca compensación por despido

Por Cynthia Cai
14 de Febrero de 2020
Actualizado: 14 de Febrero de 2020

Mark Moyar esperaba con interés unirse a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) como designado del Presidente Donald Trump para hacer que el gobierno fuera más honesto y eficiente, pero nunca soñó que hacerlo le costaría su trabajo y posiblemente hasta su carrera.

Desde febrero de 2018 a agosto de 2019, trabajó como director de la Oficina de Cooperación Civil-Militar de la USAID, durante el cual reportó a múltiples personas por despilfarro, fraude y abuso en el curso de varios meses.

En lugar de recibir protección, Moyar se enfrentó a acusaciones por revelar información clasificada, una suspensión de la autorización de seguridad y al despido. Moyar explicó en una carta al Congreso que cree que también se le negó el debido proceso después de ser obligado a abandonar su puesto.

Los nombramientos políticos como Moyar pueden ser despedidos sin el debido proceso. Este caso, sin embargo, involucra su autorización de seguridad, y las regulaciones de USAID establecen que los individuos que enfrentan acciones en contra de la autorización de seguridad deben recibir el debido proceso. Moyar dijo que se le negó el acceso al proceso de apelación de la autorización de seguridad.

El Director de Seguridad de USAID, John Voorhees, en una declaración a la administradora de USAID, Bonnie Glick, amenazó con revocar la autorización de seguridad de Moyar si Glick no lo despedía.

En su carta a los miembros del Congreso, Moyar explicó que ha estado luchando por encontrar empleo debido a su repentino despido y a la suspensión de su autorización de seguridad, y que le preocupa que su “situación financiera haya ido de mal en peor”.

Mark Moyar. (USAID)

Alegatos sobre el libro de Moyar

A través de una fuente del Congreso, The Epoch Times obtuvo una copia de la correspondencia y documentos relacionados con el caso.

Según los documentos, la decisión de la USAID de suspender la autorización de seguridad de Moyar se debió a las acusaciones hechas en junio de 2019 por una persona no identificada del Departamento de Defensa que afirmó que el libro de Moyar, “Oppose Any Foe: The Rise of America’s Special Operations Forces”, contenía información clasificada.

Publicado en 2017, el libro cubre el surgimiento de las Fuerzas de Operaciones Especiales de los Estados Unidos y su papel en los esfuerzos de seguridad de los Estados Unidos contra las amenazas externas. Actualmente el libro sigue en la lista de libros de la Agencia Central de Inteligencia para estudios de inteligencia.

Moyar argumentó en su declaración jurada a la USAID que su libro era de naturaleza académica y basado en información pública.

Los documentos obtenidos del Congreso detallan la situación que rodea la publicación del libro. El 10 de abril de 2016, Moyar se había puesto en contacto con la Oficina de Prepublicación y Revisión de Seguridad del Departamento de Defensa (DOPSR, por sus siglas en inglés) para presentar el manuscrito de su libro para su revisión de pre-publicación. Recibió una confirmación unos días después de que sus materiales fueron recibidos.

Según las directrices del DOPSR para la revisión de pre-publicación, los libros y manuscritos deben “ser presentados al DOPSR por lo menos 30 días hábiles antes de la fecha necesaria y antes de la presentación a una editorial”. Después de presentar sus materiales, Moyar estuvo en contacto con el DOPSR y había asignado 145 días hábiles para que el DOPSR aprobara el manuscrito de su libro.

En el curso de cuatro meses, el DOPSR siguió retrasando su examen del manuscrito del libro, informando a Moyar de que aún no habían terminado su análisis y, por lo tanto, no podían dar su aprobación.

El DOPSR finalmente escribió a Moyar que “no podemos prohibirle que publique antes de que completemos nuestra revisión”, pero si el libro contiene información clasificada, el autor tendría responsabilidades.

El DOPSR terminó la comunicación con Moyar después de noviembre de 2016. Debido a que el DOPSR no objetó el contenido del manuscrito del libro y se le dio más de los 60 días requeridos para las revisiones de  pre-publicación, Moyar y su editor decidieron seguir adelante con la publicación del libro en 2017.

Moyar argumentó en su declaración jurada que cree que “si el Departamento de Defensa tuviera preocupaciones genuinas, estarían obligados a transmitirlas rápidamente a mi editor y a mí si lo consideraran necesario para evitar una divulgación perjudicial”.

Una captura de pantalla de un video de una presentación dada por Mark Moyar en la Escuela de Graduados de Seguridad Nacional Daniel Morgan en Washington el 31 de octubre de 2017. (Captura de pantalla/Escuela de Graduados Daniel Morgan)

Otras apelaciones

Las acusaciones del Departamento de Defensa sobre el libro, que se produjeron dos años después de su publicación y durante el nombramiento de Moyar en la USAID, provocaron la decisión de la USAID de suspender la autorización de seguridad de Moyar.

La USAID le aseguró a Moyar que investigarían las acusaciones del Departamento de Defensa. La USAID inició una investigación de seis semanas de duración, que no logró descubrir ninguna prueba de divulgación no autorizada de información clasificada. El Departamento de Defensa también se negó a proporcionar a la USAID pruebas concretas que apoyaran sus acusaciones de que Moyar supuestamente había revelado información clasificada.

Sin embargo, Voorhees siguió pidiendo el cese de Moyar a pesar de la falta de pruebas.

En septiembre de 2019, Moyar presentó una denuncia por represalias a la Oficina del Inspector General de la USAID, calificando la decisión de Voorhees como una instancia de “doble moral del Estado Profundo”.

Moyar explicó en la correspondencia con los funcionarios de la USAID que envió al Congreso que cree que su despido y la suspensión de la autorización de seguridad fueron por represalias de las personas a las que denunció por fraude, despilfarro y abuso durante su nombramiento en la USAID.

Aunque los nombramientos políticos, como el de Moyar, no están amparados por la Ley de protección de denunciantes, sí lo están por la Directiva Presidencial de Personal 19 (PPD-19, por sus siglas en inglés). Según la PPD-19, los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos tienen prohibido tomar o amenazar con tomar “cualquier medida que afecte a la elegibilidad de un empleado para acceder a información clasificada como represalia por una divulgación protegida”.

La inspectora general de USAID, Ann Calvaresi Barr, accedió a dirigir una investigación sobre la denuncia de Moyar. El 19 de diciembre de 2019, la Oficina del Inspector General de USAID le proporcionó a Moyar una copia del informe de la investigación, que le negaba la protección bajo la PPD-19.

Moyar expresó en su carta al Congreso que el informe era un “documento notablemente inexacto, superficial y sesgado”.

Por ello, la Oficina del Inspector General de la USAID le envió una notificación el 10 de enero de 2020, en la que se afirma que la agencia no cometió ningún delito y mantiene su decisión de despedirlo.

Actualmente, Moyar planea presentar una apelación al Inspector General de la Comunidad de Inteligencia (ICIG) en algún momento de febrero. El ICIG puede decidir si escucha o no la apelación. Si es escuchada, la apelación requeriría una investigación de seis meses.

Además, el administrador de la USAID, que tiene autoridad para revertir las decisiones, puede optar por revertir la terminación y la suspensión de la autorización de seguridad de Moyar.

Moyar instó a los congresistas, en su carta, a “contactar a la dirección de la USAID, la Casa Blanca, el Departamento de Justicia, y cualquier otra persona que pueda ayudar a rectificar este asunto”.

The Epoch Times se contactó con USAID para un comentario. La Oficina del Inspector General se negó a comentar el caso y la Oficina de Seguridad no respondió.

Descubra

Cambio climático: una campaña de desinformación magistral

TE RECOMENDAMOS