Denunciantes dicen que vieron problemas graves en centro de niños migrantes de Texas

Por Zachary Stieber
08 de Julio de 2021
Actualizado: 08 de Julio de 2021

Los trabajadores que ayudaron a cuidar a los niños migrantes en una base militar en Texas, Estados Unidos, dicen que fueron testigos de “mala gestión y casos específicos de peligro para la salud y la seguridad pública”.

Laurie Elkin y Justin Mulaire fueron asignados temporalmente a mediados de mayo por el Departamento de Salud y Servicios Humanos para ayudar a cuidar a los jóvenes inmigrantes ilegales en un sitio de emergencia en Fort Bliss, una base militar en las afueras de El Paso.

Miles de jóvenes inmigrantes fueron alojados allí en grandes tiendas de campaña en medio del continuo aumento de la inmigración ilegal de la era Biden. El lugar comenzó a aceptar niños a finales de marzo. A finales de junio quedaban unos 800.

En una denuncia presentada esta semana, Elkin y Mulaire afirman que vieron problemas graves pero que se les disuadió de denunciar lo que veían, incluso se les dijo que no dieran su opinión durante sus primeros 10 días de trabajo.

Los dos, que son abogados de la Oficina de Distrito de Chicago, de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de EE.UU., ignoraron las advertencias y presentaron quejas ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). Sin embargo, ellos dijeron que las preocupaciones fueron ignoradas y no se tomaron medidas correctivas.

Entre los problemas denunciados está el hacinamiento de los niños en las tiendas, lo que hacía difícil o imposible ver o ayudar a los niños en apuros; el ruido era a “un volumen intolerable”; y las tiendas estaban sucias y a menudo tenían “un olor nauseabundo como el de un depósito”.

“El polvo y la arena estaban por todas partes. Cuando se producían tormentas de arena (como ocurre periódicamente en El Paso), el aire del interior de las tiendas se enturbiaba visiblemente con el polvo, que se introducía en los ojos, los oídos y los pulmones de todos”, dijeron los denunciantes.

“No se proporcionaba regularmente ropa de cama y de vestir limpia. Aunque muchos niños estuvieron alojados en estas tiendas hasta dos meses (o más), parecía que su ropa de cama nunca se lavaba; muchas camas estaban visiblemente sucias. Los niños también informaron de que no tenían suficiente ropa interior y calcetines limpios, lo que a su vez les hacía ser reacios a hacer ejercicio o a bañarse porque sabían que no tenían ropa limpia para cambiarse. En la tienda de las niñas, por ejemplo, no era raro que las menores suplicaran que les dieran ropa interior limpia para poder ducharse y tener algo limpio con lo que cambiarse”.

Los abogados dijeron que el mayor problema era el empleo de personal que consideraban inadecuado para el trabajo. Los contratistas de Servpro, cuyo sitio web afirma que es un líder nacional en servicios de limpieza y restauración de incendios, agua y moho, fueron puestos a cargo de algunos de los niños.

“El cuidado de los jóvenes no está en su cartera. El personal del contratista dijo a la Sra. Elkin y al Sr. Mulaire que no habían recibido ninguna formación antes de empezar a trabajar y tenían poca orientación sobre cuál era su papel”, según la denuncia, que fue enviada el miércoles a los miembros del Congreso y a la oficina del inspector general del HHS por el Proyecto de Responsabilidad Gubernamental, que representa a los denunciantes.

“Después de ser testigos de las terribles condiciones de Fort Bliss, sentimos que es nuestra obligación hablar. Independientemente de las opiniones de cada uno sobre la política de inmigración, la realidad es que estos niños no acompañados están aquí ahora y están bajo la custodia de Estados Unidos. El HHS debe actuar ahora para garantizar que los niños sean tratados de manera segura y humana”, dijeron Elkin y Mulwaire en una declaración.

“El tiempo que nuestros clientes pasaron en Fort Bliss fue alarmante. Cada día parecían aparecer nuevos ejemplos de deficiencias en el cuidado de los niños y los consiguientes riesgos para su salud. Los casos de mala gestión eran omnipresentes”, añadió David Seide, abogado principal del proyecto.

El HHS y Servpro no respondieron a las solicitudes de comentarios realizadas a primera hora de la mañana.

Entrada a Fort Bliss, Texas. (Joe Raedle / Getty Images)

Los niños alojados en Fort Bliss y otros refugios de emergencia dijeron en declaraciones escritas el mes pasado que estaban alojados en zonas abarrotadas, que no se les proporcionaba ropa limpia y que tenían que hacer frente a condiciones preocupantes, como que no se les permitiera realizar llamadas telefónicas regulares a sus familias.

Una joven de 17 años de Guatemala declaró que estuvo en el centro de emergencia de Fort Bliss durante dos meses, a partir del 4 de abril. Durante ese tiempo, experimentó un aumento de la presión arterial debido a la ansiedad provocada por las luces brillantes que dificultaban el sueño y por no tener ningún lugar donde estar sola o tener privacidad.

“Paso la mayor parte del tiempo aquí tumbada en mi litera, y a veces llorando. Solo me levanto para ir a comer o al baño”, escribió en un documento presentado ante el tribunal federal.

La mayoría de los niños cuando hablaron con un experto especializado en ayudar a vigilar las instalaciones del HHS, el Dr. Paul Wise, “fueron positivos cuando describieron las condiciones básicas” del sitio de Fort Bliss, según una declaración aparte de la misma causa. Aun así, los menores se quejaron de la falta de privacidad, de los importantes retrasos en las llamadas a los familiares y de tener que esperar semanas entre las citas con el personal de gestión de casos.

Después de que la vicepresidenta Kamala Harris visitara El Paso el mes pasado, su portavoz dijo a los periodistas que ella dio instrucciones a altos funcionarios para que investiguen las condiciones en el centro de Fort Bliss.

“La administración se está tomando esto muy en serio. Extremadamente en serio”, dijo Symone Sanders.

El número de niños migrantes bajo custodia en el HHS se elevó por encima de los 20,000 a principios de este año después de que la administración del presidente Joe Biden flexibilizara una serie de restricciones fronterizas de la era Trump. Hasta el 5 de julio, había 14,539 de estos niños bajo la custodia del HHS y 928 bajo la custodia de Aduanas y Protección Fronteriza.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber
Siga a Zachary en Parler: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS