Denuncias de estudiantes encadenados y violaciones en grupo en los campos de detención en China

Por Agencia de noticias
19 de Febrero de 2021
Actualizado: 19 de Febrero de 2021

El primer día de su nuevo trabajo como profesora en un centro de detención del régimen chino en Xinjiang, Qelbinur Sidik dijo que vio a dos soldados sacar a una joven uigur del edificio en una camilla.

“No había ninguna chispa de vida en su rostro. Sus mejillas estaban sin color, no respiraba”, dijo Sidik, una exmaestra de escuela primaria que dice que fue obligada a pasar varios meses enseñando en dos centros de detención en Xinjiang en 2017.

Una mujer policía que trabajaba en el campo le dijo más tarde que la mujer había muerto por una fuerte hemorragia, aunque no dijo qué la causó. Fue la primera de las muchas historias que la mujer policía le contaría a Sidik durante los tres meses de trabajo de la profesora en el edificio fuertemente fortificado que albergaba a mujeres detenidas.

Según Sidik, la mujer policía afirmó que sus superiores le habían asignado la tarea de investigar las denuncias de violación en el centro, aunque la CNN no tiene pruebas de esa afirmación. Sin embargo, Sidik dijo que lo que escuchó y vio ella misma fue tan perturbador que la afectó.

Las alegaciones de Sidik son similares a las de expresos que han hablado de violaciones y agresiones sexuales sistemáticas en la vasta red de detención de China.

Su testimonio es un inusual relato de la experiencia directa de una trabajadora sobre la vida dentro de los centros de detención, donde el gobierno estadounidense alega que China está cometiendo un genocidio contra los uigures y otras minorías musulmanas mediante una campaña represiva de detenciones masivas, torturas, control de natalidad forzado y abortos.

El régimen chino ha rechazado las acusaciones de genocidio y, en una declaración a la CNN, dijo que “no existe la llamada ‘agresión y abuso sexual sistemático contra las mujeres’ en Xinjiang”.

Sin embargo, Sidik dijo que la mujer policía describió cómo sus colegas masculinos solían jactarse de ello. “Cuando (los guardias masculinos) bebían por la noche, los policías se contaban unos a otros cómo violaban y torturaban a las chicas”, dijo Sidik a la CNN desde su nuevo hogar en Holanda.

Dentro de los campos

De etnia uzbeka, Sidik creció en Xinjiang y pasó 28 años enseñando a alumnos de primaria de entre 6 y 13 años. En septiembre de 2016, dijo que fue convocada a una reunión en la Oficina de Educación del Distrito de Saybagh y le dijeron que trabajaría con “analfabetos”.

Qelbinur-Sidik
Qelbinur Sidik. (Cortesía de CNN)

En marzo de 2017, conoció a sus nuevos alumnos: unos 100 hombres y un puñado de mujeres. “Llegaron, con los pies y las manos encadenados con grilletes”, dijo.

En su primera clase, Sidik dijo que se volvió hacia la pizarra solo para escuchar a los detenidos detrás de ella llorando. “Me giré un poco y vi sus lágrimas cayendo por sus barbas, las detenidas lloraban fuertemente”, dijo.

Los jóvenes detenidos que llegaban a los centros “en forma, robustos y con los ojos brillantes” pronto enfermaban y se debilitaban, dijo. Desde su aula en el sótano de un campo, Sidik dijo que podía oír gritos. Cuando preguntó por los gritos, afirma que un policía le dijo que los detenidos estaban siendo torturados.

“Durante el tiempo que estuve enseñando allí, fui testigo de una tragedia horrible”, dijo Sidik.

La CNN no tiene forma de verificar el relato de Sidik desde el interior de los centros de detención. Sin embargo, antiguos detenidos de Xinjiang han contado a la CNN que fueron sometidos a adoctrinamiento político y a abusos, y uigures que ahora viven en el extranjero han descrito la desaparición de familiares en los centros de detención. Documentos filtrados a la CNN mostraban que los uigures podían ser enviados a los campos por algo tan sencillo como tener barba o llevar un velo.

El régimen chino ha afirmado que los campos son “centros de formación profesional”, parte de una estrategia oficial para acabar con el extremismo islámico violento y crear puestos de trabajo.

No hay ningún “acorralamiento de miles de musulmanes uigures”, dijo Xu Guixiang, portavoz del departamento de publicidad del Partido Comunista en Xinjiang, en una conferencia de prensa del gobierno el 1 de febrero.

“Lo que hemos reprimido, de acuerdo con la ley, son unos pocos líderes atroces y obstinados y las columnas vertebrales de los grupos extremistas. Lo que hemos rescatado son aquellos que se han contagiado del extremismo religioso y han cometido delitos menores”.

“Entonces me violaron en grupo”

Tursunay Ziyawudun dijo que no había cometido ningún delito cuando fue detenida por primera vez en abril de 2017, después de regresar a su casa en el condado de Xinyuan de Xinjiang para obtener documentos oficiales. Ella y su marido llevaban cinco años viviendo en el vecino Kazajistán.

Su marido, Halmirza Halik, de etnia kazaja, no fue detenido y la localizó en la escuela de formación profesional del condado de Xinyuan. “Hablamos a través de la puerta de hierro de la escuela”, dijo Halik, hablando por teléfono con la CNN desde Kazajstán. “Ella lloró después de verme. Le dije que no tuviera miedo (…) que no había infringido la ley y que no había nada de qué preocuparse”.

 Tursunay-Ziyawudun
Tursunay Ziyawudun. (Cortesía de la CNN)

Las autoridades liberaron a Ziyawudun después de un mes de detención, pero luego la citaron de nuevo en el campo en marzo de 2018, lo que según ella marcó el comienzo de una pesadilla de 9 meses.

En declaraciones a la CNN desde Estados Unidos, Ziyawudun dijo que la llevaron a una celda con otras 20 mujeres, donde les daban poca comida y agua y solo les permitían usar el baño una vez al día durante tres o cinco minutos. “A las que tardaban más tiempo las electrocutaban con bastones de descarga”, dijo.

Durante su detención, Ziyawudun afirma que los guardias la interrogaron sobre sus años en Kazajistán, preguntándole si tenía vínculos con grupos de exiliados uigures.

Durante una de estas sesiones, afirma que los policías la patearon y golpearon hasta que se desmayó. En otra ocasión, cuando todavía estaba amoratada por la paliza, Ziyawudun afirmó que dos guardias femeninas la llevaron a otra habitación donde la pusieron sobre una mesa. “Introdujeron un bastón eléctrico en mi interior y me retorcieron y electrocutaron con él. Me desmayé”, dijo.

Diez días después, dice que un grupo de guardias masculinos la sacó de su celda. “En la habitación de al lado oí a otra chica llorar y gritar. Vi a unos 5 o 6 hombres entrar en esa habitación. Pensé que la estaban torturando. Pero luego me violaron en grupo. Después me di cuenta de lo que también le hicieron a ella”, dijo Ziyawudun, entre lágrimas. Dijo que esto ocurrió varias veces mientras estuvo detenida en los campos.

“Eran extremadamente sádicos, causaban dolor y daños en el cuerpo golpeando y estrellando mi cabeza contra la pared (…) era su forma de castigarnos”.

Las acusaciones de Ziyawudun sobre violaciones y torturas fueron reportadas por primera vez por la BBC. La CNN no puede verificar de forma independiente las afirmaciones de Ziyawudun, pero son similares a los relatos de Gulbakhar Jalilova, de etnia uigur de Kazajistán.

En declaraciones a CNN en julio de 2020, Jalilova, describió que la encerraron en una habitación “similar a una prisión” con otras 20 mujeres después de que la detuvieran en mayo de 2017.

Jalilova dijo que se enfrentó a un guardia que la agredió sexualmente. “Le dije: ‘¿No te da vergüenza? ¿No tienes una madre, una hermana, cómo puedes hacerme esto así?’ Me golpeó con la picana de electroshock y me dijo: ‘No pareces un ser humano'”, dijo.

La noche del 26 de septiembre de 2019, después de que las autoridades chinas le advirtieran que no hablara de sus experiencias en la detención, Ziyawudun dijo que cruzó a pie la frontera de Kazajistán hasta llegar a su marido que la esperaba.

Pero en los días siguientes, la salud de Ziyawudun se deterioró y sufrió una hemorragia vaginal.

En 2020, Ziyawudun fue trasladada a Estados Unidos para recibir tratamiento médico. Poco después de su llegada, los médicos le extirparon quirúrgicamente el útero, y los registros médicos vistos por la CNN muestran que se le diagnosticó un absceso pélvico y una hemorragia vaginal, así como tuberculosis.

Esta foto tomada el 2 de junio de 2019 muestra la bandera china (L) y los edificios del Centro de Servicios de Formación Educativa de Habilidades Vocacionales de la ciudad de Artux, que se cree que es un campo de reeducación donde están detenidas las minorías étnicas mayoritariamente musulmanas, al norte de Kashgar, en la región noroccidental china de Xinjiang. (GREG BAKER/AFP via Getty Images)

La mujer dijo que culpaba de sus complicaciones médicas al trato que recibió en los campamentos de Xinjiang, aunque la CNN no puede verificar esta conclusión.

“(Después de salir) no me contó nada sobre sus experiencias en el campamento”, dice Halik. “A veces lloraba por la noche y yo me enfadaba mucho. Sabía que las cosas que había vivido no eran buenas, pero no me atrevía a preguntar”.

Negaciones y vergüenza

En una declaración a la CNN, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino no abordó directamente las acusaciones de las tres mujeres, sino que lo desmintió públicamente.

“Esperamos que los medios de comunicación pertinentes puedan distinguir lo correcto de lo incorrecto, y no se dejen engañar y confundir por noticias falsas e informes tendenciosos”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores, y añadió que sus centros de formación “protegen los derechos básicos de los aprendices, incluidas las mujeres, para que no sean violados, y está estrictamente prohibido insultar y abusar de los aprendices de cualquier manera”.

La administración de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang no ha respondido a las solicitudes de comentarios.

En una conferencia de prensa celebrada el 3 de febrero, los funcionarios chinos presentaron a algunas mujeres de minorías étnicas que, según dijeron, se habían “graduado” en el sistema, y “compartieron cómo se deshicieron de los pensamientos extremos”. También dijeron que los informes sobre violaciones masivas y esterilizaciones forzadas eran “puras tonterías” y  los medios de comunicación estatales han tratado de desacreditar personalmente las afirmaciones de las mujeres.

Por ejemplo, en un artículo publicado el 10 de febrero, el Global Times acusó a Gulbakhar Jalilova de ser “una actriz” y a Tursunay Ziyawudun de mentir sobre su esterilización forzada, citando a un alto funcionario que decía que “todos los miembros de su familia saben que es infértil por naturaleza”. Ziyawudun dijo a la CNN que le habían colocado un DIU a la fuerza, no una esterilización.

Ziyawudun dijo que no tenía motivos para inventar sus acusaciones. “Soy una mujer de cuarenta años. ¿Creen que esto es algo de lo que puedo estar orgullosa de compartir con el mundo?”, dijo.

“Les diría que ya no les tengo miedo, porque ya me han matado el alma”.

Por su parte, Sidik, la profesora, dijo que su marido le había contado que funcionarios del gobierno habían ido a su casa y le habían enseñado durante cuatro horas cómo filmar un breve video en el que se negaban las afirmaciones de su esposa de estar en un centro de detención.

Dijo que su marido le dijo que no volviera nunca a Xinjiang. “Me volvió a bloquear en Wechat, no sé, ¿está vivo o muerto ahora?”, dijo.

The-CNN-Wire™ & © 2020 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS