Departamento de Justicia apoya a negocios que desafían restricciones de Michigan por pandemia

Por Janita Kan
30 de Mayo de 2020
Actualizado: 30 de Mayo de 2020

El Departamento de Justicia ha expresado su apoyo a las empresas que están desafiando las medidas por la pandemia de la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, argumentando que muchas de las órdenes podrían violar la Constitución.

El Departamento presentó una declaración de interés el viernes en una demanda presentada por varias empresas que alegan que las órdenes ejecutivas de Whitmer podrían estar violando la Cláusula de Comercio y la Cláusula de Igualdad de Protección de la Constitución de Estados Unidos. La demanda fue presentada por varias empresas, incluyendo un corredor de bienes raíces, una compañía de mantenimiento de césped y propiedades, un exportador de vidrios para automóviles, un distribuidor de aceite de motor y autopartes, una pequeña joyería, un consultorio dental y una asociación de auto lavados.

Las órdenes ejecutivas de Whitmer contienen “límites arbitrarios e irracionales” que discriminan a algunas empresas tratándolas de manera diferente a otras empresas comparables, argumentó el DOJ en su escrito.

“En respuesta a la pandemia de COVID-19, la gobernadora de Michigan ha emitido, en los últimos dos meses, más de 100 órdenes ejecutivas que imponen limitaciones radicales en casi todos los aspectos de la vida de los ciudadanos de Michigan, perjudicando significativamente en algunos casos su capacidad para mantener su sustento económico”, dijo el Departamento en un comunicado.

El Departamento también dijo que las órdenes plantean serias dudas sobre si el supuesto beneficio de imponer restricciones a estos negocios supera los daños al comercio interestatal.

“Como el presidente y muchos estados han reconocido, las onerosas restricciones a la libertad civil que los estadounidenses han tolerado para frenar la propagación del COVID-19 no pueden continuar para siempre, y la Constitución no les permitirá hacerlo”, escribió el Departamento de Justicia en su escrito (pdf).

Whitmer defendió sus órdenes en respuesta a la declaración de interés, diciendo que sus decisiones se basaban en “ciencia” y “expertos médicos” y se tomaron para “evitar que nuestro sistema hospitalario se derrumbe y proteger a los trabajadores de la salud de primera línea que están cuidando al pueblo de Michigan”.

“Todos sabemos la importancia de que la gente vuelva al trabajo y la economía se mueva de nuevo. El estado ya ha aflojado las restricciones en la construcción, manufactura, bienes raíces y venta al por menor, y se espera que haya más en los próximos días. Pero lo peor que podemos hacer es abrirnos de tal manera que provoque una segunda ola de infecciones y muertes, ponga en riesgo a los trabajadores de la salud y acabe con todo el progreso que hemos hecho”, dijo en una declaración.

Añadió que tiene “absoluta confianza” en la autoridad legal que ha ejercido en su intento de proteger a los residentes de Michigan.

El 22 de mayo, Whitmer extendió la orden de permanecer en casa del estado hasta el 12 de junio, mientras el estado comienza a reabrir lentamente. La extensión mantiene cerrados ciertos lugares de alojamiento público como teatros, gimnasios, barberías y peluquerías, sedes deportivas y casinos hasta al menos el 12 de junio.

La gobernadora también ha comenzado a suavizar ciertas restricciones en el estado como permitir reuniones de hasta 10 personas con distanciamiento social, y la apertura de negocios minoristas y concesionarios de automóviles con restricciones en el número de personas dentro a la vez y por cita.

Matthew Schneider, fiscal del Distrito Este de Michigan, dijo en una declaración que no tiene “ninguna duda” sobre las buenas intenciones de la gobernadora, pero argumenta que sus órdenes “discriminan arbitrariamente al permitir que algunos negocios operen mientras que otros similares deben cerrar o limitar sus operaciones”.

Puso el ejemplo de que según las órdenes sería permisible comprar una chaqueta en una ferretería pero que sería un delito comprar la misma chaqueta en una tienda de ropa sin concertar una cita.

“Eso es arbitrario. Por más importante que sea que nos mantengamos seguros en estos tiempos difíciles, también es importante recordar que no abandonamos nuestras libertades y nuestra dedicación al estado de derecho en tiempos de emergencia”, dijo Schneider.

Lo anterior el mismo día en que el Departamento de Justicia presentó declaraciones de interés en otros dos casos en los que las medidas de bloqueo parecen aplicarse de manera discriminatoria. El Departamento argumentó que la orden del estado de Maine que exige a los residentes de fuera del estado que se pongan en autocuarentena antes de entrar en los campamentos, un requisito que no se aplica a los residentes del estado, es discriminatoria y viola los derechos constitucionales.

Mientras tanto, el Departamento de Justicia argumentó que las órdenes del gobernador de Colorado y del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado que restringen los servicios religiosos en un lugar de culto son significativamente más restrictivas que las órdenes que se hacen en el servicio interior de los restaurantes. El estado anunció esta semana que permitiría que hasta 50 personas se reúnan dentro de un restaurante siempre y cuando sigan los protocolos de distanciamiento social y de higiene, mientras que bajo la orientación del Departamento de salud del estado, las reuniones religiosas solo se permiten “si se observa un distanciamiento físico y las reuniones son de 10 o menos personas en cada habitación”.

“Ese trato discriminatorio desencadena una revisión de escrutinio estricta en virtud de los precedentes del Tribunal Supremo, y corresponde al estado demostrar que tiene razones de peso para tratar las reuniones propuestas por los demandantes de manera diferente a las reuniones seculares similares, y que ha perseguido sus objetivos a través de los medios menos restrictivos”, dijo el Departamento en su escrito en ese caso (pdf).

“Colorado no ha ofrecido ninguna buena razón para no confiar en los feligreses que prometen tener cuidado en la devoción de la misma manera que confía en los comensales dentro de un restaurante, o en los contadores, agentes inmobiliarios o abogados para hacer lo mismo”, dijo el asistente del fiscal general Eric Dreiband de la División de Derechos Civiles en un comunicado.

La declaración de demanda se presentó como parte de los esfuerzos para garantizar que las medidas estatales y locales no atenten contra los derechos constitucionales y las libertades civiles de los ciudadanos.

El fiscal general William Barr ordenó a los fiscales federales el 27 de abril que estuvieran atentos a las medidas de confinamiento destinadas a controlar la propagación del virus del PCCh que pudiera estar infringiendo la constitución.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación
Hong Kong se preocupa por su futuro tras aprobación de ley china

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS