Depresión crónica puede aumentar el riesgo de muerte en pacientes de ataque cardíaco, dice estudio

Por Isabel Valencia - La Gran Época
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

Un estudio publicado recientemente, sugiere que las personas que han sobrevivido a ataques cardíacos y tienen trastornos crónicos del estado de ánimo, como la depresión por ejemplo, pueden tener un mayor riesgo de muerte prematura.

Los pacientes que han sufrido un ataque cardíaco y muestran también signos de trastornos en el estado de ánimo, han sido relacionados con estadías hospitalarias más prolongadas y un pronóstico peor, en comparación con aquellos que no sufren trastornos del estado de ánimo.

Estudios anteriores han relacionado los trastornos del estado de ánimo crónicos con un mayor riesgo de muerte después de un ataque cardíaco, pero no ha habido un vínculo aparente con respecto a si los pacientes con tipos específicos de estrés emocional podrían tener un mayor riesgo de complicaciones graves o muerte prematura. El estudio que fue publicado en European Journal of Preventive Cardiology, evaluó a casi 58,000 pacientes en busca de estrés emocional dos meses después de un ataque cardíaco, y nuevamente a los 12 meses después del ataque. El 21% de todos los pacientes informaron problemas psicológicos persistentes en ambas evaluaciones.

Los investigadores hicieron seguimiento a la mayoría de los pacientes durante al menos cuatro años. Los resultados mostraron que, en comparación con aquellos que no sufrieron ningún estrés emocional, los pacientes que se sintieron deprimidos o ansiosos en ambas evaluaciones tenían un 46 % más de probabilidades de morir por causas cardiovasculares durante este periodo. También se demostró que el 54% tenía más probabilidades de morir por otras causas.

El autor principal del estudio, Erik Olsson, de la Universidad de Uppsala en Suecia, dijo: “Los cambios de humor temporales, si no son demasiado frecuentes o dramáticos, son una parte normal de la vida”.

“Sentirse un poco deprimido después de un ataque cardíaco podría incluso ser algo bueno si hace que se retire un poco y descanse”, agregó Olsson. “Los estados emocionales nos ayudan a regular nuestros comportamientos”.

Alrededor del 15% de los pacientes en el estudio que experimentaron algunos síntomas de estrés emocional dos meses después del ataque dijeron que ya no tenían síntomas después de un año. Estos pacientes mostraron las mismas probabilidades de muerte prematura que aquellos que no tenían ansiedad o depresión en ninguna de las evaluaciones.

“Es posible que las personas que informaron depresión y ansiedad en ambas evaluaciones tuvieron más dificultades para seguir las órdenes de los médicos de una recuperación ideal”, dijo Olsson.

“El  estrés emocional crónico hace que sea más difícil adoptar los cambios en el estilo de vida que mejoran el pronóstico después de un ataque cardíaco. Estos incluyen dejar de fumar, hacer actividad física, comer saludablemente, reducir el estrés y tomar los medicamentos recetados”.

Estrés emocional

Olsson señaló que el estrés emocional podría no haber estado directamente relacionada con el ataque cardíaco en algunos pacientes.

“En cambio, podrían haber experimentado depresión o ansiedad debido a otros factores de riesgo de trastornos del estado de ánimo como la pobreza, educación limitada o falta de cónyuge o trabajo”.

El Dr. Robert Carney, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington y el Hospital Barnes-Jewish en St. Louis, Missouri, quien escribió un editorial complementario, dijo que: “Tampoco está claro si el tratamiento de la depresión o la ansiedad podría afectar los resultados”.

“No sabemos con certeza si el tratamiento de la depresión o la ansiedad mejora la supervivencia, pero hay alguna evidencia de que probablemente sí”, señaló Carney. “Como mínimo, estar libre de depresión y ansiedad mejora la calidad de vida”.

Mat Lecompte es periodista de BelMarraHealth, donde este artículo fue publicado originalmente.

*****

Puede interesarte:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS