DeSantis combate la difamación, pero podría perjudicar la libertad de prensa

Por Anders Corr
13 de Marzo de 2023 5:15 PM Actualizado: 13 de Marzo de 2023 5:15 PM

Opinión

El aspirante presidencial Ron DeSantis se presenta como una alternativa seria, favorable a los negocios, antiwoke y conservadora tanto para el expresidente Donald Trump como para el actual presidente, Joe Biden.

De manera controvertida, DeSantis estaría siendo pro-gran gobierno conservadorbuscando formas de proteger al pequeño individuo de las élites institucionales que suelen estar más preocupadas por hacer dinero en China, por ejemplo, que por el futuro de la democracia aquí en casa.

El uso conservador del gobierno para fines conservadores molesta a algunos conservadores tradicionales de gobierno pequeño. Pero el movimiento conservador ha cambiado desde 2016, cuando Trump ganó su nominación republicana decisiva, y el “bebé Trump” se está subiendo en esa ola—y probablemente en las próximas primarias republicanas.

Una de las nuevas iniciativas conservadoras de DeSantis gira en torno a una mayor protección para las personas contra la difamación por parte de lo que él llama los “mercaderes de calumnias” de los grandes medios de comunicación. DeSantis se opone a las afirmaciones de que apoya el gran gobierno, por ejemplo, presentando su iniciativa contra la difamación como una forma de permitir a los individuos buscar reparación por los agravios a través del derecho privado de acción en lugar de la regulación gubernamental.

El mes pasado, DeSantis organizó una mesa redonda sobre “prácticas de difamación de los grandes medios de comunicación”. Durante una hora con presuntas víctimas, expertos y un autodenominado “periodista libertario molesto” que trabajó para “varias organizaciones de noticias de izquierdas”, DeSantis demostró respeto por las opiniones alternativas, matización de los argumentos jurídicos y consideración tanto de los derechos de las víctimas como de la divulgación de la “verdad”—palabra blasonada detrás del panel de forma engañosamente orwelliana.

Al intentar encontrar el equilibrio adecuado entre las protecciones contra la difamación y la libertad, DeSantis debía haber sabido que la prensa lo atacaría y, de hecho, la prensa de tendencia izquierdista, incluidos The New York Times y Washington Press, así lo hizo. Si bien Fox ha abordado ambos lados del problema, en parte porque es el acusado en un caso de difamación relacionado, es probable que The Wall Street Journal haya mostrado su desaprobación de la iniciativa de DeSantis al permanecer en gran medida en silencio.

Así pues, sacar a relucir la cuestión de la difamación no está precisamente orientado a beneficiar políticamente a DeSantis. Por el contrario, parece nacer de una preocupación sincera y un coraje político, por lo que la prensa debería tomárselo en serio en lugar de desestimarlo de forma estridente e interesada.

En la mesa redonda, el gobernador destacó tres casos que supuestamente ilustran cómo la prensa dominante victimiza a las personas.

El exestudiante de la Escuela Secundaria Católica de Covington, Nicholas Sandmann, habla en la transmisión en vivo de la Convención Nacional Republicana de 2020, el 25 de agosto de 2020, captura de pantalla. (Cortesía del Comité de Arreglos para el Comité Nacional Republicano 2020 a través de Getty Images)

Nicholas Sandmann era un estudiante de secundaria de 16 años en 2019 cuando la prensa habría informado un lado de una historia que se volvió viral, lo que perjudicó la reputación del estudiante y sus perspectivas universitarias, dijo. Sandman presentó una demanda en contra de varios medios, y CNN, NBC y The Washington Post llegaron a un acuerdo extrajudicial. Sin embargo, un juez federal luego desestimó su caso contra The New York Times, ABC, CBS, Gannett y Rolling Stone. Sus reportajes fueron una “opinión protegida“, dictaminó.

Otro caso involucró a varias personas pro-Segunda Enmienda de la Liga de Defensa de Ciudadanos de Virginia, quienes afirmaron que la periodista y presentadora Katie Couric editó sus respuestas a una pregunta difícil—dando así la impresión de que los participantes de la VCDL no pudieron formular una respuesta. De hecho, los participantes respondieron la pregunta, pero sus respuestas habrían sido editadas y reemplazadas con imágenes de ellos sentados en silencio antes de que comenzaran las preguntas. Según un miembro de VCDL en la mesa redonda, el caso de difamación de la Liga no prosperó porque la Corte dictaminó que la edición no era ni falsa ni engañosa.

Un tercer caso apuntaba a la CNN por afirmar que Zachary Young era parte de un “mercado negro” dispuesto a “aprovecharse” de los afganos desesperados por abandonar el país tras la caída de Kabul. Sin embargo, su abogado argumenta que Young ayudó legalmente a corporaciones y organizaciones benéficas—incluidas Audible y Bloomberg—a sacar a los afganos a los que habían patrocinado. La CNN emitió una corrección en la que decía que su uso del término “mercado negro” era un error. Sin embargo, el daño ya estaba hecho para la actividad de Young, argumenta su abogado.

Los tres casos encajan en una tendencia moderna de los medios de comunicación de sesgar sutilmente (o no tan sutilmente) los hechos para confirmar y exaltar los sesgos conocidos de los telespectadores. Rachel Maddow, de MSNBC, y Tucker Carlson, de Fox News, son sin duda los maestros más hábiles de esta técnica entretenida pero polarizadora. Como resultado, sus audiencias son masivas.

DeSantis estaría apoyando dos proyectos de ley en la legislatura de Florida que facilitarían las demandas de las víctimas de difamación. La versión del Senado implica menos cambios en las leyes existentes, pero la mayoría de los comentaristas siguen considerándola peligrosa para la libertad de prensa.

Foto de la época
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, firma proyectos de ley ante la mirada de la estudiante de segundo grado Fiona LaShells, el 18 de noviembre de 2021. (Jann Falkenstern, The Epoch Times)

Los proyectos de ley podrían obligar a los bloggers, por ejemplo, a registrarse con el gobierno—como hacen los cabilderos. La ley trataría la información de fuentes anónimas como presuntamente falsa y facilitaría las demandas permitiendo a los demandantes recuperar los honorarios de los abogados.

Con las leyes actuales, demandar por difamación es mucho más fácil para las personas ricas que pueden pagar abogados que para las personas menos favorecidas. Sin embargo, desde el fallo de la Corte Suprema de 1964 en New York Times Company vs. Sullivan, la criterio más alto de “malicia real” requerida para probar la difamación en el caso de una figura pública ha protegido a los periodistas que cometen errores honestos—en lugar de intencionales.

El juez de la Corte Suprema Neil Gorsuch argumentó en 2021 que la decisión de 1964 permitía errores ocasionales para proteger a una prensa libre, pero “ha evolucionado hasta convertirse en un subsidio férreo para la publicación de falsedades por cualquier medio y en una escala antes inimaginable”.

Es probable que los nuevos proyectos de ley de Florida sean impugnados y lleguen a la Corte Suprema de EE. UU., donde podrían ser utilizados por la nueva mayoría conservadora para anular el caso New York Times Co. vs. Sullivan, al igual que anuló el caso Roe vs. Wade.

Si bien algunos comentaristas han calificado los proyectos de ley de Florida como “inconstitucionales”, Carson Holloway, miembro del Instituto Claremont, dijo en el comité que los fundadores de la nación tenían una comprensión más simple de la calumnia y la difamación que era más “moralmente sólida” que la práctica resultante de la corte de Warren de la década de 1960.

“No tenían ninguna teoría de que los personajes públicos tuvieran que demostrar algo diferente a los demás”, dijo. “No tenían una teoría de la malicia real. Tenían una teoría simple que era que la calumnia o la difamación no forman parte de la libertad de prensa”.

Antes de 1964, la ley de difamación de EE. UU. se aproximaba más al derecho consuetudinario que Estados Unidos heredó de Inglaterra. Eso ponía mayores barreras a lo que la prensa podía afirmar como verdad para conseguir nuevos lectores y mayores beneficios.

Hoy la prensa “piensa con signos de dólar”, dijo Libby Locke, una abogada especializada en difamación que participó en el comité. Las consecuencias económicas a través de la acción privada por “mentir sobre los objetivos de la información… para obtener índices de audiencia y vender anuncios” harán que la prensa sea responsable ante sus accionistas y aseguradoras, afirmó. “El dinero habla”.

La debilidad de la legislación sobre difamación en Estados Unidos, en comparación con Gran Bretaña y Europa, podría estar contribuyendo al mayor partidismo político de la prensa estadounidense. Las entidades mediáticas de Estados Unidos tienen más margen para afirmar que han cometido un error honesto cuando, en realidad, están aprovechando un resquicio legal para amplificar afirmaciones partidistas más allá de la verdad de forma que entusiasman a sus espectadores y confirman sus sesgos políticos. Cuando ambos bandos se presentan de esta manera a espectadores ya partidistas, atraen más atención a través del valor de impacto y el click-bait pero, al mismo tiempo, aumentan la polarización.

Por otra parte, Seth Stern, Director de Advocacy de la Freedom of the Press Foundation, ensambla los argumentos conservadores en contra de los proyectos de ley de Florida. Él escribe que “ampliar la responsabilidad por difamación […] causaría el mayor daño no a los principales medios de comunicación que pueden permitirse abogados, sino a los medios de noticias independientes y a las personas de opinión, incluidos los conservadores, que no pueden”.

Cualquiera que sea el lado del debate al que uno se adhiera, los proyectos de ley de Florida podrían tener enormes consecuencias para el equilibrio entre proteger a las víctimas de la difamación y proteger la libertad de prensa. El pueblo estadounidense merece una discusión no partidista de ambos lados del problema. No espere encontrarlos en este entorno mediático.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.