DeSantis está furioso por la decisión de revocación del uso de emergencia de anticuerpos monoclonales

Por Jannis Falkenstern
25 de Enero de 2022 7:46 PM Actualizado: 25 de Enero de 2022 7:46 PM

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, está “furioso” por la decisión de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) de retirar la autorización de uso de emergencia de los tratamientos con anticuerpos monoclonales y prometió “responder”.

El 25 de enero, más de 2000 floridanos se despertaron con correos electrónicos y mensajes de texto informándoles que sus citas para recibir terapias monoclonales fueron canceladas debido a la decisión de la FDA, informó la oficina del gobernador.

Esto provocó la ira del gobernador y lo motivó a hablar.

“Sin una pizca de datos clínicos que respalden esta acción, [el presidente Joe] Biden ha obligado a profesionales médicos capacitados a elegir entre tratar a sus pacientes o infringir la ley”, dijo DeSantis en un comunicado de prensa.

“Hay implicaciones en el mundo real para el autoritarismo médico de Biden—el acceso de los estadounidenses a los tratamientos ahora está sujeto a los caprichos de un presidente fracasado”.

Dijo en una conferencia de prensa el 25 de enero que “así no es como se ayuda a la gente”.

“El gobierno está yendo más allá de negar el acceso a las personas”, continuó DeSantis. “Ahora [a los pacientes] se les dice que sería ilegal que un proveedor se lo diera, todo basado en un estudio observacional no revisado por pares”.

En su declaración, exigió a la administración Biden que revierta su “decisión imprudente” de revocar la autorización de uso de emergencia para los tratamientos con anticuerpos monoclonales de Regeneron y Eli Lilly.

Sede de la de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en White Oak, Maryland, en una imagen del 20 de julio de 2020. (Sarah Silbiger/Getty Images)

La FDA describe los anticuerpos monoclonales como “proteínas fabricadas en laboratorio que imitan la capacidad del sistema inmunológico para combatir patógenos dañinos como virus, como el SARS-CoV-2”.

La FDA también dijo que el SARS-CoV-2 puede “mutar con el tiempo y puede suprimir ciertos tratamientos contra variantes como ómicron”.

El gobierno federal había contratado la compra de los tratamientos monoclonales. En el contrato, se prohíbe que otras entidades, como hospitales y consultorios médicos, así como los estados, compren en lo que DeSantis ha llamado el “monopolio del mercado” del tratamiento por parte del gobierno.

En el presupuesto estatal de 2021, DeSantis reservó USD 1 mil millones para comprar tratamientos contra COVID-19, EPP (equipos de protección personal) y cualquier otro gasto relacionado con la pandemia.

El anuncio de la FDA incluyó datos estimados de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de que la variante ómicron es responsable de más del 99 % de los casos en Estados Unidos.

“Por lo tanto, es muy poco probable que los pacientes con COVID-19 que buscan atención en EE. UU. en este momento estén infectados con una variante que no sea ómicron y estos tratamientos no están autorizados para usarse en este momento”, dijo la declaración de la FDA.

La declaración continuó diciendo que retirar los tratamientos evitaría “exponer a los pacientes a efectos secundarios, tales como reacciones en el lugar de la inyección o reacciones alérgicas, que pueden ser posiblemente graves, procedentes de agentes de tratamiento específicos que no se espera que proporcionen beneficios a los pacientes que han sido infectados o expuestos a la variante ómicron”.

El gobernador Ron DeSantis (izq.) anunció al nuevo director de Salud Pública de Florida, el Dr. Joseph Ladapo, el 21 de septiembre de 2021. (Cortesía de la Oficina de Prensa del Gobernador)

La FDA sugirió otras terapias como Paxlovid, Sotrovimab, Veklury (Remdesivir) y Molnupiravir.

Según la administración de medicamentos, estos tratamientos están autorizados y aprobados para tratar pacientes con síntomas de leves a moderados de COVID-19 que tienen un alto riesgo de “progresión a enfermedad grave” y que pueden acabar en la hospitalización o fallecimiento.

También advierte que “los tratamientos autorizados no sustituyen a la vacunación” y que se “recomiendan” los refuerzos.

“Los datos han demostrado claramente que las vacunas disponibles, seguras y efectivas pueden reducir el riesgo de desarrollar COVID-19 y experimentar la posible progresión de la enfermedad grave asociada, incluida la hospitalización y la muerte”, continuó el sitio web de la FDA.

Sin embargo, DeSantis dijo que la mayoría de las personas infectadas con la variante ómicron están vacunadas.

“Sin embargo, todavía se siguen contagiando y muchos de ellos son de alto riesgo: Retiraron todo el apoyo de forma repentina a las personas con un solo estudio no clínico, no revisado por pares”.

El director de salud pública del estado, el Dr. Joe Ladapo, dijo que la acción de la FDA ocurrió “sin previo aviso”.

“En nuestro campo de la medicina, cuando alguien acude a usted en busca de un tratamiento que podría salvarle la vida, es esencial contar con opciones de tratamiento para garantizar que los proveedores del servicio médico puedan tomar las mejores decisiones para sus pacientes”, dijo Ladapo en un comunicado de prensa.

Ladapo continuó diciendo que la FDA “no ha proporcionado adecuadamente a Estados Unidos opciones de tratamiento apropiadas contra el COVID-19″.

“Ahora se afanan por encubrir el incumplimiento de la promesa de ‘acabar con el virus'”, dijo.

Pacientes esperan su tratamiento dentro de la Clínica Regeneron en un sitio de tratamiento con anticuerpos monoclonales, en Pembroke Pines, Florida, el 19 de agosto de 2021. (CHANDAN KHANNA/AFP a través de Getty Images)

La oficina del gobernador dijo que creía que la decisión “abrupta” de la administración Biden se tomó con datos clínicos no respaldados para apoyar “tal decisión”.

DeSantis cree que la decisión tomada por la administración fue “deliberada”, ya que el anuncio se hizo a través de un comunicado de prensa.

“Tuvieron meses y meses y meses para abastecerse de esto, y optaron por no hacerlo”, dijo DeSantis en la conferencia de prensa. “Creo que parte de esto es que hay política en el asunto”.

Agregó: “(…) parte de esto es que no tienen suficientes tratamientos para todos; se dan cuenta de que se vería muy mal que lo admitieran, así que en lugar de eso dicen que se revoca”.

“Esto impide que los estados y los proveedores de servicio médico tomen decisiones operativas en tiempo real para salvar vidas”, dijo DeSantis.

El gobernador continuó diciendo que durante la pandemia, científicos e investigadores de todo Estados Unidos han “trabajado arduamente para brindar tratamientos que sean seguros y eficaces”.

“Uno de estos tratamientos han sido los anticuerpos monoclonales”, dijo. “Este tratamiento ha salvado miles de vidas en Florida y en todo el país”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.