Descubre a la mantis fantasma: una especie escurridiza que puede confundirse con una hoja seca

Por Robert Jay Watson
22 de Septiembre de 2020
Actualizado: 22 de Septiembre de 2020

Al principio, parece nada más que una hoja seca arrugada, pero al observarla más de cerca, los inconfundibles ojos, las antenas y las patas lobuladas revelan una pequeña especie de mantis. Sin embargo, esta no es cualquier mantis religiosa de jardín; es la mantis fantasma, que se puede encontrar en África y Madagascar.

(Mydriatic/CC BY-SA 3.0)

La mantis fantasma es un maestro del disfraz. Con sus extremidades arrugadas y su color marrón rojizo, es indistinguible de las hojas secas que la rodean. Su nombre científico, “Phyllocrania paradox”, viene de la palabra griega para “hoja” (phyllo) y la palabra latina para “cabeza” (crania), lo que tiene mucho sentido dado su increíble mimetismo.

Dependiendo de su etapa de vida y de las condiciones meteorológicas, como los niveles de luz y humedad, los colores de la mantis pueden cambiar para adaptarse al entorno. Algunas investigaciones sugieren que las temperaturas más cálidas con menor humedad significan que la mantis Fantasma es de color marrón y tiende a parecerse a las hojas muertas, mientras que a mayor humedad y temperaturas más frías, son de color verde.

(miniformat65/Pixabay)

En su territorio nativo, la mantis fantasma se especializa en atrapar moscas, grillos y saltamontes que la confunden con una fuente de alimento; sin embargo, en cambio, son estos insectos los que son devorados por lo que pensaban que sería su comida.

Explicando su comportamiento en detalle, Keeping Insects señala que una vez que la especie ve a su presa, tiende a atacarla muy rápido, y antes de que la presa se dé cuenta, ya está firmemente atrapada entre las garras del depredador. Además, no perseguirá activamente a su presa, sino que esperará un momento de máxima importancia para atacarla.

(Mydriatic/ CC BY-SA 3.0)

La mantis Fantasma no solo se parece a una hoja, sino que se comporta como tal, moviéndose deliberadamente en el viento e incluso cayendo al suelo tanto para cazar como para escapar de la depredación.

En cuanto a engañar a los pájaros de vuelo bajo que estarían interesados en comerla, la mantis fantasma ha perfeccionado la tanatosis, también conocida como jugar a la zarigüeya. Al mantenerse increíblemente quieta en las ramas u hojas caídas, puede hacer que sea casi imposible que las aves la vean.

(Bernard DUPONT/CC BY-SA 2.0)

A pesar de su extraordinario camuflaje, la mantis fantasma es una especie pequeña y tranquila. Mide 5 centímetros en su mayor tamaño, y las diferencias entre el macho y la hembra son bastante mínimas. Como la mayoría de las mantis, las hembras son más impresionantes, tanto más pesadas como más grandes que sus homólogos masculinos.

Otra característica destacable de la mantis fantasma es que pueden tener hasta tres docenas de crías a la vez; sin embargo, sus crías no se parecen a las adultas. En su lugar, han dominado su propio camuflaje, que es la imitación de las hormigas, afirmó la Tierra Rugiente.

Debido a su apariencia única y su larga vida en comparación con otras mantis, la mantis fantasma se ha convertido en la favorita de los propietarios de terrarios.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Abogado galardonado defiende prisioneros de conciencia y un régimen brutal lo tortura en prisión

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS