Descubre a recién nacida abandonada a un lado de la calle en Tailandia y la lleva de prisa al hospital

Por Louise Bevan
01 de Junio de 2020
Actualizado: 01 de Junio de 2020

Después de que vio su manta, un residente de Chiang Mai, Tailandia, encontró milagrosamente viva a una recién nacida con el cordón umbilical todavía unido a su cuerpo, que fue abandonada a la orilla del camino. Cuando la foto de la niña se divulgó en los medios de comunicación, la madre biológica se presentó para reclamarla.

Eric Ransdell, un estadounidense residente en Tailandia, regresó a principios de mayo de 2020 a su casa, cuando vio el bulto bajo un arbusto al borde de la carretera. “Me acerqué y tuve miedo de que estuviera muerta, pero estaba moviendo las manos”, explicó Ransdell junto a las imágenes de la escena compartidas por Viral Press online.

Ransdell encontró a la niña de horas de vida envuelta en una manta de algodón negro y rojo cerca de una pila de neumáticos viejos. Luego pidió ayuda a su vecina que llamó a su madre y a los servicios de emergencia.

“Afortunadamente la bebé está bien”, dijo Ransdell. La menor fue trasladada al cercano Hospital Nakornping, donde se le tomó la temperatura -una medida de precaución durante la actual pandemia del virus- y fue recibida por los médicos de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

“Todos hicieron un gran trabajo”, elogió Ransdell. “La policía hizo un gran trabajo, los técnicos de emergencia hicieron un gran trabajo, estuvieron aquí súper rápido(…)increíblemente profesionales”.

El 14 de mayo, Ransdell envió una actualización sobre el estado de la bebé a Instagram: “Algunas buenas noticias para estos días oscuros”, escribió. “Vi a la bebé en el Hospital Nakornping esta tarde”.

“No me iban a dejar entrar por lo del COVID-19”, continuó, “pero una enfermera había visto la historia en las noticias locales y por eso hicieron una excepción. Feliz de informar que la bebé está en la UCI de los niños y está bien”.

El personal estaba tratando a la niña con un plan de antibióticos, pero por lo demás confiaban en que estaba sana. “Todavía no saben su edad exacta”, escribió a continuación, “aunque la enfermera jefe de la UCI me dijo que está bastante segura de que ella era una recién nacida o tenía menos de 48 horas”.

Antes de salir del hospital, él se reunió con una mujer de los servicios sociales de Chiang Mai, quien le explicó que la bebé sería transferida en breve a un centro de atención infantil junto al hospital por un mes.

“Después de eso, hay un hogar para bebés dirigido por el gobierno donde ella se quedará mientras la policía trata de localizar a la madre”, relató.

Las autoridades locales especularon que la madre podría ser difícil de encontrar, según Mirror. “Sospechamos que el incentivo de la madre para abandonar a su bebé podría ser que está en la pobreza y luchando por pagar sus cuentas debido a la pandemia”, dijo el teniente de policía Thanchanok Phromraj, “o, fue un bebé inesperado y ella no quería que nadie lo supiera”.

Ransdell sostuvo que era una “bebé muy afortunada” por haber sido en el último momento encontrada y cuidada.

El 26 de mayo, el residente estadounidense fue a Instagram con otra actualización. Esta vez, la noticia implicaba un reencuentro conmovedor.

“Estoy feliz de informar que la bebé, cuyo nombre (por el momento) es ‘Nong Nong’, y su madre se han reunido”, comenzó Ransdell, añadiendo que la historia era “extraña”.

La madre de Nong Nong, una joven de 21 años, del estado de Shan, en el vecino Myanmar, tuvo la bebé por su cuenta y perdió el conocimiento durante el parto. Cuando se despertó, dijo que su hija no respiraba y temía que la bebé hubiera muerto.

“Estaba angustiada”, continuó Ransdell, “y decidió llevar a su bebé al templo budista local para que incineraran su cuerpo, cuando se encontró con una recolectora de basura que se ofreció a ayudar. Lo que sucedió después de eso aún no está claro”.

Horas más tarde, Ransdell encontró a Nong Nong abandonada al lado del camino cerca de su casa. Una foto de la niña llegó a un periódico local en línea; la madre de la niña vio la foto y reconoció su manta de algodón negro y rojo.

Al darse cuenta de que su bebé había sobrevivido, escribió Ransdell, la madre de Nong Nong “fue inmediatamente al Hospital Nakornping y reclamó a su hija”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

Descubra a continuación

“Aún estaba vivo”: el estremecedor relato de un médico que sustrajo órganos en China

TE RECOMENDAMOS