Con una sola pregunta esta empleada de Starbucks salvó la vida de un veterano del ejército

Por La Gran Época
31 de Enero de 2019 Actualizado: 31 de Enero de 2019

Si no eres un cliente habitual de una cafetería, al menos conoces a alguien que sí lo es. “Lo de siempre, por favor” es la frase típica de un adicto a la cafeína.

Vince Villano era uno de esos clientes habituales en un Starbucks en DuPoint, Washington, que un día tenía un acompañamiento bastante inusual a su café matutino. Nicole McNeil era la amable camarera que le servía.

Nicole, sirviendo café con una sonrisa

Nicole, que estaba sirviendo café en modo automático, cuando Vince entró a la cafetería una mañana, empezó a hacer su bebida favorita, pero notó que Vince parecía preocupado. Convenientemente, su turno estaba terminando y así que se acercó a una silla al lado de Vince para preguntarle qué le pasaba.

“Yo le pregunté, ‘¿Qué pasa Vince?'”, dijo Nicole recordando la conversación en la sala de Starbucks. Ella había abierto las puertas. No sabía que Vince tenía una historia devastadora que contar.

A Vince le diagnosticaron enfermedad renal poliquística hace 11 años, y se las arregló para mantenerla bajo control durante mucho tiempo. Pero sin embargo, la suerte de Vince se estaba acabando. Sus riñones habían comenzado a deteriorarse a un ritmo alarmante y el hospital había insistido en que comenzara el tratamiento de diálisis.

Nicole recuerda la mañana de la revelación de Vince

Vince, le reveló a Nicole que es un sargento veterano del Ejército. Extraordinariamente, también lo es el marido de Nicole, Justin McNeil. Vince había servido ocho años como médico de emergencia.

Vince, había sido agregado a la lista de trasplantes de riñón y estaba esperando una coincidencia, pero no se hacía ilusiones sobre el tiempo que esto podría tomar. Sabía que la mayoría de los pacientes renales mueren mientras esperan un órgano sano; las posibilidades de recibir un trasplante a tiempo eran escasas.

Como padre de dos hijos, Kanton, de 18 años, y Savanna, de 20, Vince sintió el peso de su responsabilidad de recuperarse.

Nicole, Justin y sus tres hijos

Sorprendida y entristecida por las noticias de Vince, Nicole le contó la historia a su esposo, Justin, esa misma noche. Aunque Nicole solo esperaba a alguien comprensivo, la respuesta de Justin la dejó boquiabierta: “Tengo un riñón”, dijo. “Que se quede con el mío”.

Nicole, se sintió conmovida por la generosidad de su esposo y se preguntó cuántas otras personas harían lo mismo. Pero sabía que Justin tenía un corazón especialmente bondadoso: “Se preocupa por la gente casi más que nadie que haya conocido”, dijo Nicole. “Cuando dijo: ‘Le daré mi riñón’,dijo , ‘OK, seguro. Por supuesto que lo harás'”.

El siguiente paso lógico era que los dos hombres se conocieran.

“Eran como hermanos”, decían las familias.

Hubo una conexión instantánea. Ambas familias coincidieron en que Vince y Justin eran como hermanos, y no solo porque ambos habían servido en el Ejército de los Estados Unidos.

Justin, se involucró emocionalmente, y se convirtió en una tortura ver cómo la salud de su nuevo amigo se deterioraba. Las pruebas genéticas de Swift demostraron que Justin no solo era compatible, sino que era lo más parecido posible sin ser un pariente biológico. Llamarlos “hermanos” no estaba tan lejos de la verdad.

Los McNeil, los Villano y sus familias pasaron juntos un alegre día de Navidad. Los ánimos estaban animados, pero los nervios estaban desgastados, ya que ambos hombres sabían que iban a ser hospitalizados al día siguiente.

Inside Edition siguió el viaje de Vince y Justin

Con los pensamientos, la fuerza y el apoyo de ambas familias detrás de ellos, tanto Vince como Justin sobrevivieron a la cirugía sin complicaciones.

Un ultrasonido revela que el regalo de Justin, el nuevo riñón de Vince, está funcionando bien. Puede que le regale otros 20 años de salud y vitalidad.

Los lectores expresan su apoyo

¿Y si Nicole no le hubiera preguntado a Vince “¿Qué está pasando?” esa fatídica mañana, su amabilidad incitando a Vince, a contar su historia y, ¿cambiar el curso de su vida para siempre? Darse cuenta de una situación, tender la mano y escuchar son gestos que seguramente no vemos con suficiente frecuencia. Y pueden cambiar vidas , tal vez incluso salvarlos.

Vince Villano (izquierda) y Justin McNeil celebrando en la casa de McNeil en DuPont, WA, el 11 de diciembre del 2018. (Fotos cortesía de David Ryder)

¿Te acercarás la próxima vez que veas a alguien que necesite ser escuchado? Si tienes una historia propia que te levante el ánimo, ¡nos encantaría oírla!

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

200 personas ayudan económicamente a mujer sin seguro que padece de cáncer

TE RECOMENDAMOS