Glaciólogos descubren en la Antártida el lugar más profundo del planeta

Un nuevo mapa revela el retrato más preciso hasta ahora de los contornos de la tierra bajo la capa de hielo
Por Anastasia Gubin
16 de Diciembre de 2019 Actualizado: 17 de Diciembre de 2019

Un equipo de glaciólogos revelaron el retrato más preciso hasta ahora de los contornos de la tierra bajo la capa de hielo de la Antártida. Entre los lugares mas sorprendentes el mapa reveló el sitio más profundo de nuestro planeta.

La investigación basa en datos de 19 institutos, titulada BedMachine, está ayudando a identificar qué regiones del continente son las que van a ser más o menos vulnerables para un posible deshielo futuro, explicó el 12 de diciembre la Universidad de California en Irvine (UCI), quien lideró el estudio.

El cañón terrestre más profundo del mundo se encuentra bajo el Glaciar Denman en la Antártida Oriental. El nuevo mapa revela que alcanza los 3,500 metros bajo el nivel del mar, una distancia mayor de lo que se pensaba.

El siguiente vídeo preparado por Peter Fretwell, de British Antarctic Survey, muestra como es la topografía de la Antártida.

El siguiente vídeo en cambio muestra detalles de los diferentes glaciares:

“Los mapas más antiguos sugerían un cañón menos profundo, pero eso no era posible, faltaba algo”, explicó en el informe el autor principal del estudio, Mathieu Morlighem, profesor asociado de ciencias del sistema terrestre de la UCI.

“Con la conservación de la masa, combinando los datos existentes de levantamiento por radar y de movimiento del hielo, sabemos ahora cuánto hielo fluye a través del cañón, que, según nuestros cálculos, alcanza los 3.500 metros bajo el nivel del mar, el punto más profundo de la tierra. Como es relativamente estrecho, tiene que ser profundo para permitir que esa masa de hielo llegue a la costa”, dijo el científico.

El lugar está lleno de un hielo que fluye desde el interior de la capa hacia la costa y mide unos 100 kilómetros de largo por unos 20 kilómetros de ancho, según el estudio.

Este nuevo descubrimiento fue presentado en la reunión de otoño de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

Mapa de los contornos y profundidades de la Antártida del proyecto de investigación BedMachine liderado por la Universidad de California Irvine (UCI) – 12 de diciembre de 2019. Gentileza de UCI.(Créditos: Mathieu Morlighem /UCI)

El mapa BedMachine descubrió a su vez una serie de crestas estabilizadoras que protegen el mantenimiento del hielo que fluye a través de las Montañas Transantárticas.

También mostró una región cuya geometría forma un manto en el sector de los glaciares Thwaites y Pine Island de la Antártida Occidental, indicando que estaría en riesgo de un rápido retroceso del hielo.

“Es un lecho bajo los glaciares que sirven de fuerza de recuperación y apoyo a cientos de metros más profundo de lo que se creía, lo que hace que esas capas de hielo sean más susceptibles de retroceder”, destaca el informe de UCI.”Hubo muchas sorpresas en todo el continente, especialmente en regiones que no habían sido cartografiadas previamente con gran detalle con el radar”, dijo Morlighem, según el documento académico.

“En última instancia, BedMachine Antártida presenta un cuadro mixto: Las corrientes de hielo en algunas áreas están relativamente bien protegidas por sus características subyacentes, mientras que otras en lechos retrógrados están más expuestas al riesgo de inestabilidad potencial de la capa de hielo marino”, añade.

Los científicos publicaron las conclusiones de su estudio en la revista Nature Geoscience señalando a su vez que “la capa de hielo antártico ha estado perdiendo masa en las últimas décadas a través del flujo acelerado de sus glaciares, condicionado por la temperatura del océano y la topografía del lecho”.

“Los glaciares que se retiran a lo largo de las pendientes retrógradas, es decir, la elevación del lecho desciende hacia el interior, son potencialmente inestables, mientras que las crestas subglaciales ralentizan la retirada glacial”.

Antártida vista desde el punto de vista geológico sin hielo en un mapa de Goddard de la NASA

Usando el espesor

El nuevo mapa se construyó utilizando datos sobre el espesor del hielo de 19 institutos de investigación diferentes que datan de 1967. Esto significa alrededor de un millón de millas de líneas de sondeos de radar. Además sus creadores utilizaron mediciones batimétricas de la plataforma de hielo de las campañas de la Operación IceBridge de la NASA, así como información sísmica, cuando estaba disponible.

“Usando BedMachine para acercarse a sectores particulares de la Antártida, se encuentran detalles esenciales como baches y huecos bajo el hielo que pueden acelerar, ralentizar o incluso detener temporalmente el retroceso de los glaciares”, dijo Morlighem.

Los métodos anteriores de cartografía antártica basados en sondeos de radar tenían algunas limitaciones. Ellos utilizaron los aviones que volaban en línea recta sobre una región para que los sistemas de radar montados en sus alas emitieran su señal. La señal penetraba en el hielo y rebotaba desde el punto en el que el hielo se encontraba con tierra firme. Los glaciólogos luego utilizaron técnicas de interpolar y rellenar las áreas faltantes.

“Esto ha demostrado ser un enfoque incompleto, especialmente en el caso de los glaciares de flujo rápido”, explicó el equipo de Morlinghem.

Los investigadores utilizaron información muy detallada sobre el movimiento del flujo de hielo a partir de datos satelitales que dictan cómo se mueve el hielo alrededor de los variados contornos del lecho. Esto fue la clave para determinar la profundidad de algunos puntos como el cañón del Glaciar Denman.

***

¿Sabía?

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China


TE RECOMENDAMOS