Descubren que los ruidos molestos en un edificio eran de un oso que tenían de mascota

Por Jesús de León – La Gran Época
13 de Junio de 2019 Actualizado: 13 de Junio de 2019

Los vecinos de un condominio en Malasia descubrieron que los ruidos extraños que venían sintiendo se debían a que una inquilina tenía un oso como mascota.

Un vecino que estaba en el patio del edificio comenzó a escuchar rugidos que provenían de un departamento ubicado más arriba, en su unidad de condominio en Desa Pandan, en Kuala Lumpur, la capital de Malasia.

Tras grabar la escena alertó a la policía cuando se dio cuenta de que se trataba de un pequeño oso.

Las autoridades rescataron al animal -un cachorro- que estaba encerrado mientras la dueña de la propiedad se había tomado unas vacaciones.

La dueña del apartamento fue identificada como Zarith Sofia Yasin, una cantante de 27 años.

Al ser detenida, la mujer contó que se encontró al ejemplar en plena calle y que se lo llevó a casa porque pensó que estaba sin hogar, según el medio Bernama.

Los medios locales locales también indicaron que la dueña del departamento afirmó que tenía intención de quedarse con el animal hasta que mejorara porque estaba lesionado, a su parecer. Luego quería llevarlo a un zoológico.

“Sé que no se puede tener un oso en una casa como si fuera una mascota. Quería salvarlo, mi intención no era explotar al animal”, sostuvo.

Las autoridades, sin embargo, no dieron crédito a la explicación de la mujer y avanzaron con la acusación por violar la Ley de Vida Silvestre.

Según la primera acusación, Zarith Sofia fue acusado de haber mantenido, sin un permiso especial, a un cachorro de oso solar (Helarctos Malayanus), que es una especie protegida bajo el Segundo Programa de la Ley de Conservación de la Vida Silvestre de 2010, según el medio Bernama.

Zarith sólo asintió con la cabeza para decir que entendía la acusación cuando los cargos fueron leídos ante el juez Manira Mohd Nor.

La acusación se formuló en base al artículo 69 1) de la Ley de conservación de la fauna y flora silvestres de 2010, que castiga con una multa de hasta 200.000 Malaysian Ringgit (MYR), equivalente a 47.969 dolares, o con una pena de prisión de hasta 10 años, o ambas en caso de una condena firme.

También se acusó a la joven de confinar al pequeño oso en un entorno que no es propicio para su comodidad y salud, y se le acusó en virtud del apartado c) del párrafo 1 del artículo 86 de la misma ley que prevé una multa no superior a 50.000 ringgit, (unos 11.992 dólares), o una pena de prisión no superior a un año, o ambas en caso de condena firme.

Anteriormente, el fiscal adjunto Munirah Zainal Abidin le negó la libertad bajo fianza por considerar que los delitos relacionados con la fauna silvestre protegida constituían un delito grave.

Sin embargo, dijo que, si el tribunal quería permitir una fianza ésta debería fijarse en 30.000 RM, (unos 7195 dólares).

Mientras tanto, Zarith Sofia, representada por el abogado Datuk Mohd Haaziq Pillay Abdullah, solicitó una fianza más baja alegando que estaba siendo mantenida por su familia.

El tribunal permitió a la acusada una fianza de 10.000 RM (unos 2398 dólares) en un monto por ambos cargos, con condiciones adicionales ya que debe presentarse en la comisaría de policía una vez al mes.

Tampoco podrá interferir con los testigos de cargo y deberá entregar su pasaporte al tribunal hasta que se resuelva el caso.

El tribunal fijó la audiencia para el 19 de julio.

********************************

A continuación:

Miles de personas de todo el mundo se reunieron en Taipei para hacer una asombrosa forma humana por una causa increíble.

TE RECOMENDAMOS