Desde la salud hasta Hollywood: cómo el régimen chino intenta controlar a Estados Unidos

Por John Mac Ghlionn
25 de Julio de 2021
Actualizado: 25 de Julio de 2021

Comentario

Ya casi se cumplen dos meses de la disculpa de John Cena. Para los no familiarizados, en una entrevista para Fast and Furious 9, una película que protagonizaba, el luchador profesional y actor cometió el “error” de llamar a Taiwán un país.

Aparentemente, Cena se estaba disculpando con el pueblo de China. En realidad, sin embargo, se estaba disculpando con el régimen chino, que esencialmente controla Hollywood.

Como señala la profesora Aynne Kokas, autora de “Hollywood Made in China“, los “estudios de producción chinos como Alibaba Pictures y Tencent Pictures” desempeñan ahora “un papel importante en la financiación de películas en Hollywood”.

En la actualidad, las “plataformas de entretenimiento” estadounidenses están tan “desesperadas por acceder al mercado chino” que ahora están dispuestas a “trabajar en contra de sus propios intereses a largo plazo”. Por ejemplo, Netflix, el mayor servicio de streaming del mundo. Según Kokas, la empresa “concedió licencias de su contenido a la plataforma china iQiyi, lo que a su vez reforzó la popularidad de iQiyi”. Hollywood ha hecho un trato fáustico con Beijing. A cambio de su alma, se compromete a seguir produciendo películas poco entusiastas y llenas de franquicias.

Aunque la disculpa servil de Cena fue realmente inquietante, es importante ponerla en contexto. Cena responde a los ejecutivos de Hollywood, y estos ejecutivos responden a China. El hecho de que la disculpa de Cena se haya pronunciado en un mandarín fluido lo dice todo. El multimillonario no aprendió el idioma por diversión; lo aprendió porque es un requisito laboral.

Lo más preocupante es que la influencia china se extiende mucho más allá de Hollywood. Un número cada vez mayor de empresas respaldadas por Beijing han invertido miles de millones en tierras estadounidenses. Como escribe la autora y agricultora Deborah J. Comstock, el objetivo del régimen chino es sencillo: “invertir en la agricultura en el extranjero y obtener un mayor control sobre los productos de semillas oleaginosas y cereales, crear políticas de apoyo a las instalaciones, equipos e insumos para la producción agrícola, y crear grandes conglomerados multinacionales de comercio de cereales”. Los ingresos obtenidos eluden “los mercados estadounidenses de productos básicos” y “pasan por los propios canales de distribución de las entidades extranjeras, directamente al país de origen”.

La influencia no termina ahí, tampoco. Un informe condenatorio de Fox News esboza las muchas formas en que Estados Unidos se ha vuelto dependiente de China. Por ejemplo, los suministros médicos. Según el informe, China ahora “produce el 97 por ciento de los antibióticos estadounidenses” y “el 80 por ciento de los ingredientes farmacéuticos activos utilizados en los medicamentos estadounidenses”. En otras palabras, el Partido Comunista Chino (PCCh) tiene “control absoluto” sobre “medicamentos vitales”.

Además, “empresas e inversores respaldados por Beijing poseen la mayor parte de control” en cerca de 2400 empresas estadounidenses.

Entre ellas se encuentran “AMC Entertainment (entretenimiento), Complete Genomics (salud), First International Oil (energía), G.E. Appliances (tecnología), IBM-P.C. division (tecnología), Legendary Entertainment Group (entretenimiento), Motorola Mobility (tecnología), Nexteer Automotive (automoción), Riot Games (entretenimiento), Smithfield Foods (alimentación)”, por nombrar solo algunas.

Un cartel fuera de la planta de procesamiento de carne de cerdo de Smithfield Foods en Dakota del Sur, el 21 de abril de 2020 en Sioux Falls, Dakota del Sur. (KEREM YUCEL/AFP vía Getty Images)

Las empresas que posee son tan variadas como numerosas. Por ejemplo, Smithfield Foods, el mayor productor mundial de carne de cerdo. En 2013, fue comprada por Shuanghui International Holdings por 5000 millones de dólares, bastante más que el valor de mercado de la empresa. La adquisición, así como el precio pagado, provocó el asombro. El régimen chino estaba claramente implicado en la compra. Como dijo entonces la senadora Debbie Stabenow, “esto no es solo una adquisición de una empresa”. No, advirtió, el régimen chino acababa de comprar el “25 por ciento” de la “industria porcina” de Estados Unidos.

Hay más

Tanto MSNBC como NBC, dos de los mayores proveedores de noticias en Estados Unidos, son propiedad de NBC Universal, que parece tener estrechos vínculos con Xinhua, un medio de propaganda dirigido por el PCCh. Otros medios como ABC y ESPN también parecen tener vínculos con el régimen chino. En 2019, a los empleados de ESPN se les dijo directamente que evitaran hablar de la política china a toda costa. Las advertencias llegaron cuando las protestas en Hong Kong comenzaron a volverse violentas.

Dos años después, uno se pregunta si la influencia de Beijing explica por qué el virus, que muy probablemente se originó en un laboratorio chino, ha sido cubierto tan mal —más específicamente, tan ciegamente. Malcolm X llamó una vez a los medios de comunicación “la entidad más poderosa de la tierra”. “Tienen el poder”, argumentó, “de hacer culpable al inocente y de hacer inocente al culpable”. Todo porque “controlan las mentes de las masas”. Ciertamente lo hacen, y eso es porque controlan el discurso. El discurso no solo es tendencioso es, en general, incorrecto.

¿No es de extrañar que la confianza en los medios de comunicación tradicionales esté en su punto más bajo? O que cuando el cómico Jon Stewart tuvo la audacia de decir que tal vez, solo tal vez, el virus procedía de un laboratorio de Wuhan —ya saben, un laboratorio que investiga nuevos coronavirus— fue ignorado, tratado con condescendencia o muy criticado por los medios de comunicación de izquierda afines a China. Stewart hablaba en nombre de las masas, pero fue tratado como un loco de la conspiración. Esto es enloquecer mediante engaños en su forma más pura, en la que el manipulador o manipuladores logran que el objetivo o los objetivos cuestionen su propia memoria y percepciones, y en algunos casos, su cordura. Con el PCCh ocupado en oponerse a nuevas investigaciones sobre los orígenes del virus, los medios de comunicación estadounidenses, y no solo los de propaganda china, han desempeñado un papel decisivo para impedir que la verdad salga a la luz.

Este año, la revista Time publicó un artículo sobre por qué Estados Unidos está tan dividido hoy en día. La incapacidad de tantos medios de comunicación para reportar de forma objetiva es, sin duda, un factor que contribuye a ello. Lo que estamos presenciando hoy es la guerra de la información, que está íntimamente asociada a la guerra psicológica, en su forma más pura, y el régimen chino ha desempeñado un papel fundamental en la siembra de innumerables semillas de la duda.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué se puede hacer? Son preguntas importantes, incluso existenciales, que deben plantearse. Y lo que es más importante, hay que responderlas.

En una reciente entrevista con Guancha news, otro medio de propaganda chino, el viceministro de Asuntos Exteriores de China, Le Yucheng, advirtió a Estados Unidos que “el mundo ha cambiado”. El país, dijo, “necesita ver estos cambios, adaptarse a ellos y reflexionar y corregir sus errores del pasado”. Para ver cómo son la reflexión y la corrección aprobadas por Beijing, no dude en volver a ver esa disculpa de John Cena. Si el PCCh se sale con la suya, todos nos arrastraremos ante él en mandarín.

John Mac Ghlionn es investigador y ensayista. Su trabajo ha sido publicado por medios de comunicación como The New York Post, Sydney Morning Herald, The American Conservative, National Review, The Public Discourse y otros medios importantes. También es columnista en Cointelegraph.

Siga a John en Twitter: @@ghlionn


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS