Desentierran a un hombre que llevaba 9 días muerto cuando comenzó a gritar desde su tumba

Por Julián Bertone - La Gran Época
19 de Abril de 2019 Actualizado: 19 de Abril de 2019

El delicado estado de salud de un hombre junto con una hemorragia sufrida mientras era atendido en el hospital lo llevaron a la tumba, pero aparentemente no lo mataron, porque a los nueve días de sepultado comenzaron a escucharse gritos provenientes de su bóveda.

El suceso ocurrió en el cementerio de Llorente, en Tumaco (Colombia), y para muchos vecinos de la localidad se trató de un “milagro de Semana Santa”, según informó El Tiempo.

Fidel Pantoja, de 50 años, fue dado por muerto el domingo 7 de abril a las 3 de la tarde hora local en el hospital de Ipiales, al cual fue trasladado e ingresado en condición crítica.

“Tuvo dificultades pulmonares y, de un momento a otro, se murió. Todo fue un problema, pasó el velorio, toda la gente estaba triste”, cuenta Camilo Perdomo, vecino de la finca de Fidel, según El Tiempo.

Pantoja era de ascendencia indígena y su fallecimiento trajo mucho dolor a su familia. Su esposa entró en crisis nerviosa y necesito ser internada en un centro de salud, no creía que su esposo estuviera muerto. Sus diez hijos intentaban consolarla pero la mujer insistía en que su esposo iba a volver y quería esperarlo. Y eso no es todo, al parecer uno de sus hijos soñaba que su padre estaba vivo.

Sonidos en la bóveda

La noticia corrió de boca en boca por las calles de Llorente hasta llegar a los oídos de la policía de Tumaco. Personas que concurrían al cementerio comenzaron a oír gritos que provenían de una bóveda cerrada, la de Pantoja, por lo que decidieron abrirla. Allí estaba el ataúd, con la tapa destruída según la policía, y Fidel.

Personal médico se presentó en el lugar y tras examinar el cuerpo no detectaron signos vitales, pero la insistencia de los presentes hizo que remitieran el cuerpo al hospital San Andrés donde más tarde confirmaron su deceso.

Imagen ilustrativas de nichos en un cementerio. (Daniel Lobo | Wikimedia Commons)

Lo que añadió más misterio al asunto fue que el cuerpo de Pantoja no presentara ningún signo de corrupción, lo que cabría esperarse dada las condiciones de alta humedad de la región. Solo tenía quemaduras en la cara.

La familia del difunto no fue la primera en enterarse de lo ocurrido y no salió de su asombro ni encuentró explicación; aún guardan el luto.

Con todo, las autoridades competentes realizarán la necropsia del cuerpo para determinar la verdadera causa de muerte y si pudo tratarse de catalepsia.

*******************

Te puede interesar:

Palden Gyatso, un monje tibetano perseguido por su fe

En la cárcel, sufrió las formas más brutales de tortura a manos del régimen chino. Esta es la historia de un monje tibetano perseguido y su fe inquebrantable

TE RECOMENDAMOS