Destinan miles de soldados y guardias a la comunidad china más afectada por el virus: infiltrado

Por Rita Li
10 de Junio de 2021
Actualizado: 10 de Junio de 2021

Las fuerzas armadas están situadas en torno a la zona de Guangzhou más afectada por un reciente brote de COVID-19, ya que el número de contagios diarios sigue siendo elevado en la ciudad comercial del sur, según declaró un guardia nocturno a The Epoch Times.

“Las tropas patrullan por todas partes durante el día. Este es su principal campo de batalla durante el día, y durante la noche, es el nuestro”, dijo.

El 10 de junio, las autoridades de Guangzhou informaron de seis infecciones adquiridas localmente desde el día anterior.

Uno de los casos era un varón de 53 años que vivía en la comunidad de Heyuan, en el subdistrito de Baihedong—una de las dos zonas de alto riesgo.

Liu Hua, uno de los 1000 guardias de seguridad contratados para supervisar la comunidad de Heyuan, dijo que, además de cerrar las carreteras, los restaurantes y los lugares de ocio, las autoridades locales también han establecido puestos de control las 24 horas del día y han situado a los militares en las proximidades.

“Acudimos inmediatamente el día 31 de mayo”, dijo.

Liu está de servicio desde las 8 de la tarde hasta las 8 de la mañana con un traje de protección todos los días. Fuera de las horas de trabajo, tiene que permanecer en un aula del Campus Liwan de la Escuela Secundaria Experimental de Guangdong con una docena de sus colegas.

A los guardias de seguridad se suman las fuerzas armadas, añade, ya que más de 2000 soldados están situados en una escuela primaria experimental del distrito de Liwan.

“Algunas personas no pueden dormir por la noche y saldrán corriendo [de su casa], haciendo preguntas y gritando”, dijo Liu.

En la noche del 7 de junio, los residentes de Heyuan en 12 edificios se vieron obligados a trasladarse a un hotel para la cuarentena centralizada, después de que la comunidad registrara nueve nuevos casos confirmados, según informaron los medios estatales chinos.

Las dificultades

Dos días después, un vídeo que circuló por Internet muestra a los residentes atrapados en sus casas gritando por ayuda durante la visita de funcionarios de Guangzhou al distrito de Liwan, el más afectado.

“No hay comida”. “Realmente se va a morir la gente”, gritaban varios ocupantes desde el piso de arriba, según consta en el vídeo.

“Llevamos dos días y dos noches esperando. Por favor, que alguien nos envíe algo de comer”, gritó un anciano.

Un guardia de seguridad de la comunidad dijo al Epoch Times en chino que el hombre deprimido había estado aislado durante demasiado tiempo, y que esperaba crear conciencia pública.

Un internauta escribió en Weibo, el equivalente chino de Twitter, que el incidente se debía supuestamente a la dificultad que tiene la generación de ancianos para comprar en línea con sus teléfonos móviles.

En la tarde del 8 de junio, las autoridades locales informaron que Wen Guohui, alcalde de Guangzhou, y Sun Yang, subdirector de la Oficina de Emergencias de la Comisión Nacional de Salud de China, visitaron la comunidad de Heyuan.

Zhang Shun (seudónimo), ciudadano de Liwan, dijo: “Compré huevos a 13 dólares el kilo, pero me dijeron que había ganado una ganga”. Según Zhang, el precio de la panza de cerdo en el mercado local aumentó seis veces más de lo habitual.

Se enteró que muchos de los residentes eran trabajadores de otras ciudades, que no tenían refrigeradores en casa para almacenar alimentos frescos. “No tienen voz. La comunidad ni siquiera puede escucharlos”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS