Destino del máximo tribunal de la OMC se sella efectivamente tras la estrategia de bloqueo de EE.UU.

Por Bowen Xiao
09 de Diciembre de 2019 Actualizado: 09 de Diciembre de 2019

Estados Unidos dijo el 9 de diciembre que no apoyaría una propuesta para permitir que continúe operando el máximo tribunal de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El presidente Donald Trump ha sido durante mucho tiempo un crítico de la organización. Durante dos años, su administración ha estado bloqueando los nombramientos para el Órgano de Apelación de la OMC, integrado por siete miembros, que dictamina sobre las disputas comerciales, y funcionarios estadounidenses han dicho que el tribunal ha ido más allá de sus atribuciones.

El Órgano de Apelación necesita un mínimo de tres jueces para funcionar, pero los mandatos de dos de los tres miembros restantes del panel de apelaciones expiran el martes y no hay reemplazos a la vista debido a la estrategia de bloqueo de Estados Unidos.

El 9 de diciembre se intentó de nuevo llegar a un consenso para establecer los arreglos para llenar las vacantes, así como para obligar al panel de apelaciones a emitir sus fallos en un plazo de 90 días. La OMC es el único grupo internacional que se ocupa de las reglas del comercio entre cada país, a través de los acuerdos de la OMC.

El embajador de Estados Unidos ante la OMC, Dennis Shea, dijo que otros miembros no habían abordado las preocupaciones de Washington sobre lo que él calificó de “exceso” y “desconocimiento” de las normas de la OMC por parte del tribunal. Shea dijo que Estados Unidos no apoyó la propuesta de comenzar a llenar las posiciones del Órgano de Apelación.

La OMC no respondió inmediatamente a una petición de comentarios de The Epoch Times.

China

Gran parte de las críticas de Trump contra la OMC se centraron en la forma en que la organización trata a China. En fallos vinculantes, los jueces de la OMC han dado a Beijing el beneficio de la duda sobre las subvenciones y han rechazado el tratamiento del dumping por parte de Washington.

En junio Trump dijo que la organización estaba “rota” y añadió que los países más ricos del mundo “dicen ser países en vías de desarrollo para evitar las reglas de la OMC y recibir un trato especial (…) ¡a expensas de los EE.UU.!”

Trump presionó a la OMC sobre China en julio para que dejara de permitir que Beijing y otras economías recibieran un trato indulgente al reivindicarse como países “en desarrollo”. En ese momento, Trump ordenó al representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, que “utilizara todos los medios disponibles” para que la OMC impidiera que los países utilizaran dicha reivindicación.

Los países en desarrollo tienen más tiempo para abrir sus economías, más margen para subvencionar sus exportaciones y ventajas procesales en las disputas de la OMC. Los países pueden elegir su propio estatus, y otros países pueden desafiarlos.

Trump dijo que la designación permite que China y otros países se aprovechen “injustamente” de las reglas comerciales. Si Estados Unidos decide que la OMC no ha hecho “progresos sustanciales” después de 90 días, intentará unilateralmente dejar de tratar a esos países como economías en desarrollo.

“China, que es una gran potencia económica, es considerada una nación en desarrollo dentro de la Organización Mundial del Comercio”, dijo Trump en Twitter a principios de este año. “Por lo tanto, obtienen enormes beneficios y ventajas, especialmente sobre los EE.UU. ¿Alguien piensa que esto es justo? Estábamos mal representados. La OMC es injusta con los EE.UU.”

El embajador de comercio de China, Zhang Xiangchen, reaccionó a las acciones de Estados Unidos el 9 de diciembre, diciendo: “Este es sin duda el golpe más severo al sistema multilateral de comercio desde su establecimiento”.

David Walker, embajador de Nueva Zelanda que preside el Comité de Solución de Diferencias de la OMC, propuso la semana pasada que al menos se les permitiera concluir cuatro casos que ya han tenido audiencias.

Diez apelaciones pendientes quedarían en el limbo, junto con otras 100.

En la Asamblea General anual de las Naciones Unidas de este año, el 74º período de sesiones, Trump dijo que fue un error permitir la admisión de China en la OMC en 2001.

“China no solo se ha negado a adoptar las reformas prometidas, sino que ha adoptado un modelo económico que depende de las barreras masivas del mercado, las fuertes subvenciones estatales, la manipulación de divisas, el dumping de productos, las transferencias forzadas de tecnología y el robo de la propiedad intelectual, así como de los secretos comerciales a gran escala”, dijo.

“Estados Unidos perdió 60,000 fábricas tras la entrada de China en la OMC. Esto está sucediendo en otros países de todo el mundo”, dijo.

Reuters y The Associated Press contribuyeron a este artículo.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao3

TE RECOMENDAMOS