Detección temprana de cáncer no beneficia a las mujeres de 40 años

Un estudio reciente reavivó la controversia derivada de las consecuencias de la sobredetección
Por JOSEPH MERCOLA
21 de Diciembre de 2020
Actualizado: 21 de Diciembre de 2020

En un estudio publicado en The Lancet Oncology, los científicos analizaron la eficacia de la detección del cáncer de mama en Gran Bretaña. Los investigadores concluyeron que las mastografías a partir de los 40 o 41 años, en contraposición a la edad recomendada de 50 años por el NHS, estaban asociadas con una reducción relativa de la mortalidad por cáncer de mama.

Anotaron que un estudio de 2010 encontró que la evaluación temprana a los 40 o 41 a 48 años resultó en una tasa de 18.1 por ciento de falsos positivos que resultaron en citologías y biopsias quirúrgicas y no quirúrgicas en mujeres que terminaron sin tener realmente cáncer. Aún así, informaron que su propio estudio mostró una reducción estadística de la mortalidad en los primeros 10 años.

Otros expertos encontraron que los datos de este estudio no mostraban diferencias estadísticas, e incluso los investigadores del mismo observaron que “la reducción absoluta se mantuvo constante”. También admitieron que “después de más de 10 años de seguimiento, no se observó ninguna reducción significativa” y que “en general, no hubo ninguna diferencia significativa” en las muertes por cáncer de mama, tal como dijeron sus críticos.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, el 73 por ciento de las mujeres mayores de 45 años se hizo una mastografía de exploración en los últimos dos años. En los Estados Unidos, estos porcentajes suman un número abrumador de mujeres. En julio de 2019 había 61.91 millones de mujeres de 40 a 70 años.

Suponiendo que una mujer deja de hacerse mastografías a los 70 años, puede haber 45.19 millones de mujeres que se hicieron una mastografía en los últimos dos años. Si se considera que el costo promedio de una mastografía es de USD 100, el total de ingresos generados puede ser cercano a los USD 4.5 mil millones. Aunque el gasto de su bolsillo puede no ser de USD 100 por prueba, alguien está pagando los cargos.

Esta puede ser una explicación de por qué las mujeres siguen recibiendo recomendaciones para hacerse mastografías de detección, a pesar de la falta de información sobre cómo estas pruebas pueden reducir la mortalidad y la creciente evidencia de que de hecho pueden causar daño.

No hay respuestas de un nuevo estudio sobre las mastografías tempranas

El ensayo británico Age fue diseñado para comparar las mastografías anuales en mujeres que comienzan a hacerse la prueba a los 40 años con las que comienzan a los 50 años, contra la mortalidad por cáncer. Los primeros resultados del ensayo se publicaron en The Lancet en 2015 después de 17 años de seguimiento.

En el estudio participaron 160,921 mujeres desde octubre de 1990 hasta septiembre de 1997. De estas mujeres, 53,883 se sumaron al grupo de intervención en el que se les realizó una mastografía casi todos los años hasta los 48 años. Otras 106,953 mujeres estaban en un grupo de control que recibía la atención médica habitual, en el que no recibieron su primera mastografía hasta por lo menos los 50 años.

Los resultados publicados después de un seguimiento promedio de 17 años fueron similares a los publicados cinco años después en los resultados finales. Aunque las participantes fueron asignadas al azar al grupo de intervención o al grupo de control, los investigadores eligieron incluir el 33.5 por ciento en el grupo de intervención y el 66.5 por ciento en el grupo de control.

Desde el inicio del estudio hasta el 28 de febrero de 2017, se dio seguimiento a las mujeres durante una promedio de 22.8 años. Durante este tiempo, los investigadores creen que sus estadísticas mostraron una reducción en la mortalidad por cáncer de mama a los diez años de seguimiento, pero ninguna reducción significativa después de los 50 años.

Sin embargo, no todos los expertos interpretaron los resultados de la misma manera. Un artículo, titulado “Cáncer de mama: Estudio que afirma que la evaluación de mujeres de 40 años salva vidas ‘encontró lo opuesto’, dicen los críticos”, fue publicado en la BMJ. Una segunda opinión fue publicada en The Lancet, en la cual el autor dijo:

“No se encontró ninguna diferencia en la mortalidad por cáncer de mama entre el grupo que comenzó el examen anual de mastografía a la edad de 39-41 años hasta que entraron en el Programa de Examen de Senos del Servicio Nacional de Salud (NHS) a la edad de 50-52 años y un grupo que no comenzó el examen de mastografía hasta que entraron en el Programa de Examen de Senos del NHS”.

“… en general no hubo reducción de la mortalidad en el grupo de intervención en comparación con el grupo de control al final del seguimiento”.

“Un aspecto sorprendente del informe de Duffy y sus colegas es la conclusión de que no hubo sobrediagnóstico de cáncer de mama en ninguno de los dos grupos, más allá de lo que ocurriría en el examen de los mayores de 50 años. Debido a que el sobrediagnóstico parece aumentar con la edad, es posible que este ocurriera en ambos grupos después de la edad de 50 años, pero no pudo ser detectado debido al diseño del ensayo”.

Los datos muestran que la valoración de las mujeres asintomáticas no está salvando vidas

La tercera respuesta a este trabajo de investigación, también publicado en el BMJ, fue escrita por Hazel Thornton, miembro visitante honorario del departamento de ciencias de la salud de la Universidad de Leicester. En este, ella también encuentra que las estadísticas no apoyan la conclusión a la que se llegó. Ella ha sido una crítica a largo plazo de la sobreprotección y explicó por qué en su testimonio ante el Comité de Salud de la Cámara de los Comunes del Reino Unido sobre los servicios de cáncer de mama como testigo en 1995.

Le preguntaron por qué pensaba que el Programa de detección de senos del NHS era “una costosa red de arrastre de un grupo público asintomático… creando una enorme y costosa morbilidad psicológica y física”. A lo que parte de su respuesta fue debido a que “se centra en las mujeres que se benefician, en otras palabras, la única vida que se salva, y pasa por alto los cientos de mujeres que pasan por el proceso y en algunos casos sufren daño psicológico por eso. Es desequilibrado y desproporcionado y debería ser revisado, en mi opinión, en este momento”.

Hay críticos que sostienen que argumentos como el de Thornton sobreestiman el daño potencial asociado a la sobreexploración del cáncer de mama. Sin embargo, sus argumentos no tienen respuesta para los numerosos estudios que demuestran que la sobreexaminación y el sobrediagnóstico del cáncer de mama es una cuestión emocional y financiera importante.

En 2014, el BMJ publicó un seguimiento de 25 años del Estudio Nacional Canadiense de Detección de Seno en el que los investigadores encontraron que el 22 por ciento de los cánceres invasivos de seno detectados por medio de pruebas de detección fueron sobrediagnosticados.

“La mastografía anual en mujeres de 40 a 59 años no reduce la mortalidad por cáncer de mama más allá del examen físico o la atención habitual cuando la terapia coadyuvante para el cáncer de mama está disponible de forma gratuita”, concluyeron.

En una revisión de Cochrane sobre la literatura para analizar la eficacia de las mastografías de detección, los investigadores encontraron ocho ensayos que cumplían con los criterios de la revisión, los cuales incluyeron 600,000 mujeres de 39 a 74 años de edad. Después de un análisis de los datos, descubrieron que -como testificó Thornton- por cada 2000 mujeres evaluadas durante 10 años, una evita morir de cáncer de mama, y 10 serán tratadas innecesariamente.

Además, más de 200 mujeres sufrirán angustia psicológica e incertidumbre durante años después de recibir resultados falsos positivos. Un estudio de grupo publicado en los Anales de Medicina Interna involucró a participantes en Dinamarca desde 1980 hasta 2010.

También encontraron que el examen no disminuyó la incidencia de tumores avanzados y concluyeron que era probable “que 1 de cada 3 tumores invasivos y casos de DCIS [carcinoma ductal in situ] diagnosticados en mujeres a las que se les ofreció el examen representen un sobrediagnóstico (aumento de la incidencia de 48.3 por ciento)”.

Sobrediagnóstico, sobretratamiento y sobreexposición

En 2012, The New England Journal of Medicine publicó un artículo de investigación de dos científicos que examinaron más de 30 años de tendencias de datos sobre la incidencia del cáncer de mama en etapas tempranas y tardías en mujeres de 40 años o más. Lo que encontraron causó cierta controversia, lo que llevó a uno de los autores a producir un breve video que explicaba los resultados.

La expectativa de que los médicos encontraran un mayor número de cánceres de etapa temprana debería haber ido acompañada de una reducción comparable en el número de mujeres que presentaban cáncer avanzado. Este no fue el caso, sugiriendo que hay un número sustancial de mujeres que son sobrediagnosticadas, y que “la exploración está teniendo, en el mejor de los casos, solo un pequeño efecto en la tasa de muerte por cáncer de mama”.

En este video, el presentador señala que casi “la mitad de los cánceres de mama detectados en la pantalla representan ahora un sobrediagnóstico”. El daño del sobrediagnóstico no se detiene con la angustia psicológica que causa a una mujer y a su familia. También lleva a un tratamiento excesivo, y con frecuencia se inicia con una biopsia.

El tipo más común de biopsia para el cáncer de mama es la biopsia con aguja. El médico puede elegir entre una aspiración con aguja fina (FNA) o una biopsia con aguja gruesa del tejido mamario. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, una biopsia con aguja gruesa es el tipo preferido cuando se sospecha de cáncer de mama, ya que extrae más tejido que un AAF sin necesidad de cirugía.

Sin embargo, una investigación publicada en su revista en 2017 concluyó que las biopsias con aguja gruesa aumentan el riesgo de metástasis a distancia (la propagación del cáncer a otros órganos) entre 5 y 15 años después de que se haya diagnosticado el cáncer de mama. Esto ocurrió en mayor proporción que en las mujeres que se sometieron a un FNA. Un segundo estudio publicado anteriormente concluyó que ambos tipos de biopsias ponen a una mujer en riesgo de metástasis, concluyendo:

“La manipulación de un tumor intacto por FNA o la biopsia con aguja de gran calibre se asocia con un aumento en la incidencia de metástasis del SN [nodo centinela], quizás debido en parte a la rotura mecánica del tumor por la aguja”.

Las mastografías con resultados falsos positivos cuestan a Estados Unidos USD 4000 millones cada año cuando el tratamiento se inició después de un diagnóstico erróneo, incluyendo quimioterapia y mastectomías, solo para encontrar que el tumor es benigno. Esto supone una extraordinaria carga emocional, mental y financiera para la mujer y su familia.

La mastografía en sí misma no viene sin riesgo. Las mastografías utilizan radiación ionizante en dosis relativamente altas, lo que contribuye al desarrollo del cáncer de mama. En un estudio de 2016, los autores escriben: “La radiación ionizante, tal como se utiliza en la mastografía de rayos X de baja dosis, puede estar asociada con un riesgo de carcinogénesis inducida por la radiación”.

Según un estudio, la detección anual mediante mastografía digital o de proyección de pantalla en mujeres de 40 a 80 años de edad se asocia con un riesgo de por vida de aumento de cáncer inducido y una tasa de cáncer de mama mortal de 20 a 25 casos por cada 100,000 mastografías. En otras palabras, por cada 100,000 mujeres que se someten a una mastografía anual, habrá como resultado de 20 a 25 casos de cáncer mortal en su vida.

Tiene opciones

Aunque la mastografía se recomienda con mayor frecuencia, las mujeres tienen opciones para las pruebas de diagnóstico que no utilizan radiación. Las mujeres deben recibir información para tomar decisiones informadas y se les debe permitir hacer uso de su elección. Otras opciones potencialmente más seguras son los exámenes de mama personales y clínicos, la termografía, el ultrasonido y la resonancia magnética.

La termografía y el ultrasonido no usan radiación y pueden detectar anormalidades que las mastografías pueden pasar por alto, especialmente en mujeres con tejido mamario denso. Si bien son eficaces, estas pruebas pueden ser de difícil acceso en Estados Unidos.

También es importante comprender que los exámenes de detección no previenen el cáncer de mama. En cambio, la prevención implica opciones de estilo de vida saludable, evitar las toxinas y prestar atención a ciertos factores nutricionales. La vitamina D es un factor nutricional vital que puede reducir radicalmente el riesgo de cáncer de mama.

Es crucial que usted conozca su nivel de vitamina D, que es vital para varias condiciones de salud y se optimiza para su protección. La medicina convencional puede haber llevado a las mujeres a creer que el simple hecho de hacerse un examen anual las protegerá del cáncer de mama. Sin embargo, llevar un estilo de vida saludable e informarse de sus opciones de detección puede ayudarle a evitar este obstáculo potencialmente mortal.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a las personas un valioso recurso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com, por favor visite los enlaces del estudio.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS