Detector de mentiras revela que plantas tienen sentimientos y leen la mente: Enlace cuántico lo explica

Por BEN BENDIG
06 de Septiembre de 2022 4:54 PM Actualizado: 06 de Septiembre de 2022 4:54 PM

Publicado originalmente como una serie de dos partes, este artículo lo recopiló en una sola con algunas actualizaciones.

Parte 1.

Existe un conjunto de investigaciones que están a punto de romper nuestros paradigmas modernos, revelando la conciencia en lugares donde no la esperábamos y las conexiones entre formas de vida que podrían parecer sorprendentes e imposibles.

Imagínese que entra en un laboratorio con un amigo y el experimentador le dice que simplemente inicie una conversación. Al cabo de un rato, el experimentador lo detiene y le muestra una grabación que se hizo de la conversación. El audio es de la conversación, pero el vídeo es de una línea que se parece a un sismógrafo, que en realidad es una medida de la actividad eléctrica que estaba teniendo lugar en una planta que había estado sentada en la esquina de la habitación todo el tiempo.

Observa, quizás para su asombro, que con cada momento emocional entre usted y su amigo, la planta muestra una reacción correspondiente a la aparición de, por ejemplo, sorpresa, asco o vergüenza.

Y resulta que la reacción se parece mucho a la de una persona ante el mismo tipo de acontecimiento.

Esta es una variedad de experimento que demuestra el fenómeno de lo que fue denominado “percepción primaria” por el difunto investigador Cleve Backster, que hizo un increíble descubrimiento en 1966 en una serie de experimentos con plantas y otras formas de vida. Su investigación sugiere que existe una forma básica de comunicación entre todos los seres vivos, hasta las bacterias y las células constituyentes de organismos más grandes, y que, por tanto, podría considerarse “primaria”, en comparación con las formas de percepción comúnmente reconocidas, como la visión o el tacto.

(Cortesía de Cleve Backster)
(Cortesía de Cleve Backster)

Backster, que falleció a los 89 años, es un antiguo especialista en detectores de mentiras de la CIA que estuvo muy involucrado en la investigación científica de la comunidad poligráfica, donde gozaba de gran prestigio. Desarrolló la prueba de “comparación de zonas de Backster” a finales de la década de 1950, una técnica que todavía se utiliza de forma generalizada en las agencias militares y gubernamentales para la lectura de polígrafos, y dirigió la Escuela Backster de Detección de Mentiras en el centro de San Diego, California, durante varias décadas.

El trabajo de Backster se popularizó en su libro “La vida secreta de las plantas”, publicado en 1973, aunque sus primeros hallazgos se publicaron en 1968. Después de la publicación de “La vida secreta de las plantas”, apareció en programas de descubrimiento y en otros medios de comunicación, presentando sus plantas superperceptivas. También impartió numerosas conferencias científicas. Fueron sus investigaciones las que hicieron que la gente hablara con sus plantas e impulsaron el fenómeno de la “planta de interior”.

Más allá de las plantas

“Lo fascinante de todo esto”, me dice, “es que pudo empezar con las plantas, pero acabó con las células humanas. Al tomar una muestra de célula humana en un tubo de ensayo y probarla a distancia, esas células se sintonizan con el donante, y esto para mí es asombroso; quiero decir que esto tiene todo tipo de implicaciones”.

Efectivamente, Backster descubrió que nuestras células responden a nuestras emociones cuando están fuera de nuestro cuerpo, incluso a una distancia de más de 160 kilómetros. Cuando el donante experimenta un cambio emocional, se produce una reacción acoplada en las células, que se manifiesta eléctricamente.

“Las plantas fueron realmente un trampolín que me permitió tropezar con el fenómeno”, dijo, “y luego seguí persiguiéndolo por todo lo que parecía causar una reacción en las plantas, ya sea bacterias en el yogur, o huevos, y así sucesivamente”.

Backster descubrió que romper un huevo o verterlo en agua hirviendo provoca una reacción en las plantas, como si fueran sensibles a los organismos cercanos que sufren daños. Aunque no se piense que los huevos tienen vida, parece que pueden tener algún tipo de actividad biológica.

Curiosamente, también descubrió que las plantas reaccionaban cuando la gente utilizaba el cuarto de baño de al lado de su oficina, lo cual se debe a que la orina entraba en contacto con el desinfectante de los urinarios.

“Me dije: si puede causar una reacción, debería reaccionar por sí misma; déjeme averiguar cómo conectarla”, dice riendo. “Así que esto es lo que me llevó hasta la línea”.

Backster pasó a controlar las bacterias, encontrando reacciones similares a las de las plantas. También midió la actividad eléctrica de los huevos y descubrió que también parecían responder al entorno. Finalmente, midió la actividad de las células humanas, como los glóbulos blancos.

Parte 2.

Cleve Backster publicó un libro titulado “Primary Perception: Biocommunication with Plants, Living Foods, and Human Cells” en 2003, el primer relato completo de su trabajo del que es autor. En él detalla todas las cosas diferentes que monitorizó, desde plantas, bacterias y huevos hasta células animales, como la sangre del bistec, y células humanas.

“Hay tantas implicaciones aquí, que me sorprende que la gente no se encienda en la comunidad científica”, dice mientras ríe.

Se enfrentó a décadas de respuestas frías por parte de la comunidad académica, a pesar de haber presentado sus pruebas en muchas conferencias y de que varios científicos de todo el mundo replicaron sus resultados. Su ánimo no decae: es un hombre convencido de haber encontrado algo importante y no deja que la capacidad tan frágil que tienen los seres humanos para aceptar nuevas ideas lo desanime.

“Además, todo lo que dije en el libro es cierto”, dice. “Tuve mucho cuidado con eso, con que todo lo que aparece en el libro se establezca sobre hechos. No quería que la gente encontrara un pequeño tecnicismo que no fuera exacto y luego dijera, bueno, el resto de su obra no es exacta”.

También siguió el mismo enfoque cuando se trata de las razones por las que existe este fenómeno. Al no dedicarse a teorizar sobre lo que podría demostrarse que es incorrecto, evitó los escenarios en los que la gente desecha sus datos con sus especulaciones.

Posibles explicaciones de la física cuántica

Aunque Backster no publica especulaciones sobre una explicación de la percepción primaria, una de las pistas más prometedoras para entender la percepción primaria en términos de las teorías existentes tiene que ver con un fenómeno de la física cuántica conocido como no localidad.

La no localidad es algo que predice la física cuántica y que Einstein denominó “acción fantasmal a distancia”, es decir, la idea de que las partículas pueden estar conectadas entre sí a través del espacio.

Se demostró en experimentos que cuando un par de fotones (paquetes de luz) se emiten desde un átomo excitado, cuando los experimentadores cambian la polaridad de un fotón (haciéndolo pasar por una especie de filtro), la polaridad del otro también se ve afectada, y el cambio se produce en menos tiempo del que tardaría la luz en viajar de una partícula a la otra.

Cuando los fotones muestran esta relación, se dice que están enredados. Así que cabe preguntarse hasta dónde llega la no localidad. ¿Es solo para las partículas pequeñas, o es posible que sistemas más grandes también estén enredados? Y si las formas de vida pudieran estar entrelazadas entre sí, ¿qué aspecto tendría?

Si la no localidad se extiende al nivel de la vida y la mente, lo que se llama percepción primaria puede ser una prueba de ello: Los hallazgos de Backster muestran una señal que parece no verse afectada por la distancia o el material intermedio que bloquearía las ondas electromagnéticas.

Fracaso en la replicación

Aunque los resultados de Backster suscitaron un gran interés popular en la década de 1970, la comunidad científica aún no acepta la idea. Una de las razones más evidentes fue el intento fallido de replicar el primer experimento publicado por Backster por parte de otro grupo de científicos, que se publicó en la prestigiosa revista Science en 1975.

Pero según Backster en su libro, los científicos (y otros que lo intentaron pero fracasaron) no observaron todos los controles científicos adecuados.

Un control especialmente importante que Backster descubrió que era necesario, es que no se podía mirar la salida de la planta (o cualquier otra cosa que se estuviera controlando) mientras se producía, ya que observarla en curso bloquea las respuestas.

Con un fenómeno inusual como la percepción primaria, no observar todos los controles que el investigador original descubrió que eran necesarios para provocar el efecto equivale a una ciencia negligente.

Sin embargo, la posibilidad de que la observación de la salida afecte a los resultados no tiene sentido dentro de los paradigmas modernos de la ciencia, por lo que los que llevaron a cabo las réplicas probablemente no pensaron que dichos controles marcarían ninguna diferencia.

Se dice que los biólogos de plantas tienden a ser un grupo

particularmente conservador, y algunos científicos prominentes de la época rechazaron la posibilidad de que las plantas pudieran exhibir cualquier tipo de actividad eléctrica, y mucho menos tener alguna capacidad de percepción.

(Cortesía de Cleve Backster)
(Cortesía de Cleve Backster)

“Cuando habla con esos individuos [los escépticos], las implicaciones son profundas y realmente les pone a prueba si quieren ser verdaderos científicos y explorarlo o si quieren mantenerse al margen”, dice Backster.

“No tiene ese problema [el escepticismo resuelto] con alguien que no está en posición de tener que defender el cuerpo de conocimientos científicos”.

Hoy, sin embargo, la presencia de actividad eléctrica en las plantas está cada vez más aceptada. Los científicos del campo de la neurobiología vegetal descubrieron que las plantas presentan señales muy parecidas a la actividad neuronal de los animales. Sin embargo, no son las mismas señales que investigó Backster.

Aunque Backster no tiene un doctorado, su actitud y sus investigaciones demostraron estar mucho más en el espíritu de la verdadera ciencia que aquellos que rechazaron su trabajo de plano.

Los hallazgos fueron replicados por otros, como el científico ruso Alexander Dubrov y Marcel Vogel, que estaba en IBM en el momento de sus estudios, como se informa en “La vida secreta de las plantas”. El autor de este artículo también realizó su tesis de licenciatura sobre el tema, mostrando resultados significativos que apuntan a la sensibilidad de las plantas a la interacción humana.

Conseguir que otros investiguen

En todo momento, Backster estuvo abierto a ayudar a la gente a investigar por su cuenta. Y siempre que se observen los controles, estas señales aparecen: este autor las observó de primera mano, en el laboratorio de Backster en San Diego y en sus propias investigaciones, así como en vídeos de experimentos realizados por Backster.

“Para la gente que quiera involucrarse o familiarizarse con la posibilidad de que este fenómeno exista, tienen que mantener la espontaneidad”, explica.

Backster recomienda grabar lo que ocurre en la sala con una cámara y, con otra, captar la salida del aparato de medición.

“Después, reprodúzcalo y se sorprenderán al ver la sincronización de las cosas que ocurren, siempre que se mantenga la espontaneidad”, dice.

Después de describir la percepción primaria, Backster esperaba que la curiosidad de la gente les llevara a investigarla honestamente.

“Esto debería ser un buen indicio fuerte de que hay algo; luego depende de ellos estructurar algún tipo de experimento repetible”, explica.

“De nuevo hay un gran conflicto entre la espontaneidad y la repetibilidad”, añade.

La mayor parte de la ciencia confirma la existencia de un nuevo fenómeno tratando de provocarlo repetidamente en las mismas condiciones. Pero las cosas relacionadas con la conciencia y los fenómenos mentales pueden no encajar en ese enfoque. Por ejemplo, el hecho de que alguien no se ría de un chiste la cuarta vez que lo escucha no significa que el chiste no sea gracioso. Es solo que el fenómeno no se presta a ese tipo particular de repetibilidad.

“Así que, de un modo u otro, tienen que sortear eso, pero no utilizarlo como excusa como algo que no se puede demostrar”, dice.

El futuro

Ahora mismo, Backster está buscando a otra persona que lleve la antorcha de la investigación de la percepción primaria, o al menos que le ayude en futuras investigaciones.

“Lo que quiero decir ahora es que mantuve un centro de investigación aquí durante unos 27 años”, dice, “pero está en un punto en el que no puedo hacerlo todo yo mismo”.

“Tengo que tratar de conseguir la financiación suficiente para tener al menos un miembro del personal que pueda ayudar, porque tener que tratar de pensar en estas cosas y encontrar la manera de financiarlas”, dice riendo, “y llevar a cabo la investigación y a través de todas las secuelas posteriores, es demasiado para una sola persona”.

Después de 40 años sin mucho apoyo concreto a sus esfuerzos de investigación, Backster dice que “a veces tiene la sensación de que muchos de los grupos científicos más establecidos simplemente esperan que se quede sin fuerzas, que se desgaste y se quede sin dinero o algo así y se vaya. Pero yo no soy propenso a hacer eso”, dice.

“No quiero desaparecer. Simplemente me ofende la idea de que algo tan obvio y tan fácil de observar como esto, pueda ser, si es que lo es, deliberadamente pasado por alto por gente que dice ser científica; eso simplemente no encaja con la definición de lo que es un científico”.

Backster creó la Backster Research Foundation Inc. en 1965 como una fundación de investigación sin ánimo de lucro para ayudar a financiar su trabajo. Está en regla y las donaciones son deducibles de impuestos. Pero la financiación no fue muy abundante a lo largo de las décadas.

“Es algo muy competitivo, en lo que respecta al dinero”, explica. “Di conferencias ante muchos grupos científicos; [la importancia de esto] debería ser tan evidente que la gente al menos se preguntaría si necesita ayuda”.

“Creo que empiezo a pensar que eso es bastante ingenuo, porque si no pide dinero usted mismo, no lo va a conseguir”, dice. Backster y su editor intentaron conseguir subvenciones, pero puede ser difícil sin conexiones con una institución académica.

Backster también espera poder ayudar a poner a disposición de los usuarios un dispositivo portátil y barato que pueda ampliar estas señales para que más personas puedan hacer sus propias investigaciones. Espera especialmente que los estudiantes y los jóvenes puedan hacer uno.

“Creo que se descubrirían muchas cosas que les parecerían sorprendentes”, afirma.

“Todos los seres vivos emiten estas señales muy sutiles, son señales de microvoltios. Y al amplificarlas y compararlas, el rastreo, digamos, o la grabación en el ordenador de estas señales y lo que ocurre en el entorno, creo que la gente debería encontrarlo muy, muy interesante”.

“Es muy sorprendente que haya un sinfín de cosas de causa y efecto a la situación”, añade, “donde se ven reacciones enormes y cuando se puede ver lo que realmente lo causó, se sorprenderá”.

Con edición de Michael Wing


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.