Detienen a cuatro “altos miembros” del MS-13 en Nueva York

Por Pachi Valencia
18 de Octubre de 2019
Actualizado: 18 de Octubre de 2019

La Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) de Nueva York detuvo esta semana a cuatro altos miembros de la Mara Salvatrucha, también conocidos como MS-13.

“El miércoles se desveló una acusación formal que incluía a un miembro de alto rango de la “Mesa” Gobernante del Programa Los Ángeles de MS-13 de Nueva York, California, Virginia y Tennessee después de una investigación (…) en coordinación con las oficinas locales de HSI en Los Ángeles, Nashville, DC/Virginia y Charlotte”, anunció la agencia el miércoles.

La fiscalía de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York (SDNY) acusó a Amilcar Romero, alias “Soldado”, Jaime Santana, alias “Smiley”, José García, alias “Tricky”, y Alexander Rivera, alias “Extraño” por los delitos de narcotráfico, crimen organizado y delito con armas.

“Los acusados ​​en este caso incluyen presuntos líderes del Programa de Los Ángeles de MS-13, que opera en los Estados Unidos”, dijo el fiscal federal de Manhattan, Geoffrey S. Berman.

Foto de archivo de un miembro de la pandilla MS-13 en la prisión de Chalatenango, al norte de San Salvador, El Salvador, el 29 de marzo de 2019. (Marvin Recinos/AFP/Getty Images)

Según el comunicado, “la MS-13 está organizada en capítulos llamados ‘camarillas’, quienes a su vez, están alineados como ‘programas’. Cada programa está gobernado por un grupo de líderes de pandillas conocidos como la ‘mesa’”. Romero, Santana y García son miembros de la “mesa” de Los Ángeles.

La MS-13, conocida como Mara Salvatrucha, se formó a mediados de los años 80 en Los Ángeles y ha estado activa desde entonces. MS-13 es ahora una pandilla transnacional con operaciones en al menos diez estados como Nueva York, California, Texas, Virginia, Tennessee y Carolina del Norte; México; y en Centroamérica en países como El Salvador, Honduras y Guatemala.

Peter C. Fitzhugh, agente especial de la HSI, dijo que los criminales “utilizaron la violencia y la intimidación para promover su empresa criminal”, y que las agencias del HSI “continuarán trabajando con nuestros socios locales de aplicación de la ley para combatir la MS-13”.

El pasado mes de julio, la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en Los Ángeles arrestó y acusó a 22 miembros de la pandilla MS-13 por delitos como asesinato, asalto, robo, tráfico de narcóticos y posesión de armas peligrosas, incluidos machetes y armas de fuego.

La Gran Época tuvo la oportunidad de hablar con Thom Mrozek, portavoz de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en Los Ángeles, sobre la acusación y el problema continuo de la actividad de pandillas relacionadas con Centroamérica.

“En el caso federal que presentamos este mes, hay 22 acusados. Diecinueve de esos acusados ​​son extranjeros ilegales, casi todos los cuales llegaron aquí hace aproximadamente tres o cuatro años, por lo que recién llegan a Estados Unidos y la mayoría son extranjeros ilegales. La violencia y los asesinatos que se discuten en la acusación pueden ser atribuidos a la gran cantidad de inmigrantes que entraron recientemente a los Estados Unidos”, dijo.

Mrozek continuó describiendo la acusación en sí misma y cómo reflejaba un cambio de táctica para la pandilla transnacional.

“Lo que hemos documentado en la acusación es una serie de asesinatos, siete de ellos aproximadamente en los últimos dos años, la mayoría de los cuales son niveles extremos de violencia, es decir, cuerpos cortados en pedazos, cometidos por jóvenes”, dijo.

Mrozek también reveló que el gobierno salvadoreño presuntamente llegó a un acuerdo con la pandilla para tratar de frenar la violencia. En este acuerdo, la MS-13 acordó sacar a sus víctimas de las calles y salir a las montañas para ser asesinadas para evitar atraer demasiada atención. Mrozek dijo que cuando los miembros más jóvenes escucharon sobre ello, respondieron con aún más violencia.

En otros estados como Maryland, también se han producido una avalancha de inmigrantes ilegales y de delitos violentos cometidos por MS-13.

Jennifer Rivera López, una mujer de 21 años de Annapolis, fue descubierta enterrada en una tumba secreta en un parque de Crownsville en septiembre de 2017.

Brenda Argueta, de 20 años y Ronald Méndez-Sosa, de 21, se declararon culpables de estar involucrados en asesinatos cometidos por la pandilla MS-13 que involucraban decapitaciones. (Departamento de Policía de Anne Arundel)

Según el acuerdo, uno de los cuatro que se declararon culpables, Ronald Méndez Sosa, de 21 años, se puso en contacto con Rivera López a través de las redes sociales. Se conocieron bajo el pretexto de una cita.

Pero el plan era que MS-13 matara a Rivera López “debido a su asociación con la pandilla rival Calle 18”, según el convenio, reportó el Capital Gazette.

Brenda Argueta, 20 años, atrajo a Rivera López a un auto. Poco después, varios otros miembros de la MS-13 obligaron a Rivera López a subir a otro vehículo y la llevaron al parque, donde fue atacada por pandilleros con machetes y cuchillos que finalmente la decapitaron.

“MS-13 es una de las pandillas más violentas y despiadadas de las calles hoy en día. Trabajando con nuestros socios estatales y locales, y usando las herramientas de nuestros Grupos de Trabajo para el Control de Drogas del Crimen Organizado, estamos decididos a desmantelar esta organización para hacer que nuestras comunidades en Maryland sean más seguras”, dijo el Fiscal General de Estados Unidos Robert Hur en una declaración en ese momento.

“La MS-13 está asolando comunidades en todo Estados Unidos con violencia brutal, reclutando niños para sus filas asesinas, destruyendo familias y dejando atrás innumerables víctimas”, dijo el Asistente del Procurador General en funciones, John Cronan.
Así mismo, Mrozek agregó que la MS-13 históricamente ha podido cruzar fácilmente la frontera entre Estados Unidos y México para beneficiar sus actividades de pandillas en el sur de California y más allá.

“La MS-13 es una organización criminal transnacional con recursos y contactos. A lo largo de los años, han demostrado la capacidad de cruzar la frontera internacional e ingresar a los Estados Unidos, o en algunos casos regresar a Centroamérica, impunemente, sin importar el nivel de seguridad que los Estados Unidos estén planteando”, dijo.

Zachary Stieber e Ian Henderson contribuyeron con el informe

Descubre

El complot entre carteles mexicanos, migrantes ilegales y antifacistas en la frontera México-EEUU

TE RECOMENDAMOS