Detienen en Ohio a miembro mexicano de la MS-13, había sido expulsado cinco veces de EE.UU.

Por Sebastian Puerta
29 de Enero de 2020
Actualizado: 29 de Enero de 2020

Un integrante de la pandilla Mara Salvatrucha, también conocida como MS-13, fue detenido en Toledo, Ohio, el 23 de enero por la DEA e integrantes del Destacamento de Operaciones Especiales del Sector de Detroit adscritos a la Patrulla Fronteriza.

El detenido, cuyo nombre es Juan Carlos Álvarez Robles de 38 años, es un ciudadano mexicano que contaba con una orden de arresto federal y que había sido expulsado del país en 5 ocasiones, según la oficina de Aduanas y protección fronteriza de Estados Unidos.

Álvarez cuenta con un extenso prontuario criminal que data de al menos 30 años, en el que se incluyen los cargos de transporte y venta de drogas ilegales, posesión de una sustancia controlada, robo de autos y múltiples anotaciones por robo.

“Esta fue una orden de arresto perfectamente ejecutada que resultó en la eliminación, sin incidentes, de un criminal endurecido de nuestra comunidad”, dijo Alan Booth, jefe adjunto provisional de la Patrulla Fronteriza de Toledo.

El oficial también recalcó el profesionalismo de los agentes que participaron en el proceso de captura y el hecho de que sus acciones contribuyen a la seguridad de la ciudad.

En uno de sus anteriores arrestos, Álvarez intentó evadir a las autoridades dando una identidad falsa, lo que desencadenó su detención por falsificación, de acuerdo con Detroit Free Press.

Juan Carlos Alvarez-Robles, recientemente detenido por los delitos de falsificación de identidad y reingreso después de una deportación. (Servicio de Mariscales de EE.UU.)

Cuando los oficiales le preguntaron por los tatuajes que cubrían su cuerpo Álvarez Robles contestó que se había unido a los “Vatos Locos” también conocidos como Varrio Locates 13 Watts, afiliados a la MS13.

Ahora el detenido se encuentra bajo custodia del Servicio de Mariscales de Estados Unidos y la oficina del fiscal para el Distrito Norte de Ohio revisará el caso para su futuro enjuiciamiento por los delitos de falsificación de identidad y reingreso después de una deportación.

Una nueva estrategia para pasar desapercibidos

MS-13, la banda de orígenes salvadoreños fundada hace más de 40 años en la ciudad de los Ángeles, California, quiere cambiar de estrategia y apariencia para encubrir su presencia y actos delictivos en las calles.

Aunque en antaño, el rango de sus integrantes se media por el número y el tipo de tatuajes que ostentaban, en la actualidad los integrantes de esta organización delictiva buscan reflejar otro aspecto, con ropas limpias, un buen vocabulario y cero tatuajes en sus pieles. Sin embargo, para que uno de sus miembros suba de rango debe soportar 13 segundos de golpizas.

Uno de los resultados de este cambio de apariencia fue que en 2017 un grupo de integrantes de la MS-13 se infiltró en una caravana de migrantes y no pudo ser detectado por los oficiales locales que resguardaban la frontera.

Otra de las razones por las que dejaron de tatuarse es evitar ser detectados por otras pandillas que controlan sistemas de reclutamiento ilegal y el tráfico de drogas en determinadas regiones.

En la actualidad, este grupo se convirtió en una prioridad para las Fuerzas de Tarea contra el Crimen Organizado del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS