Dicho chino: perder un solo pelo de las espaldas de nueve bueyes (九牛一毛)

Por JEAN GUO, LA GRAN ÉPOCA
11 de Febrero de 2020
Actualizado: 11 de Febrero de 2020

Durante el reinado del emperador Wu de la dinastía Han, había un general llamado Li Ling que era famoso por su valentía y destreza en la batalla.

El General Li Ling fue designado para dirigir un ejército contra los Xiongnu, enemigos del norte de China. Batalla tras batalla, derrotó a los Xiongnu y ganó la victoria para los Han.

De regreso, ya en la capital, el emperador Wu aplaudió a Li Ling por su servicio y los señores y funcionarios de la corte estuvieron de acuerdo, alabando al emperador por su gran ojo en la selección de tan brillante general.

Sin embargo, en el año 99 a. C., se corrió la voz de que el general Li había sido derrotado y se había rendido a los Xiongnu.

El emperador Wu se enfureció mucho y maldijo al general Li como traidor. La corte nuevamente estuvo de acuerdo con el emperador, denunciándolo como un general desleal y descuidado.

Retrato tradicional del emperador Wu de la dinastía Han. (DominioPúblico/WikimediaCommons).

Sima Qian (司馬遷), el historiador imperial, fue el único que no dijo nada. Al darse cuenta de esto, el emperador Wu pidió a Sima Qian su opinión sobre el general Li.

“Emperador”, dijo Sima Qian, “el general Li se enfrentaba a enormes dificultades. Mientras que solo tenía unos 5000 soldados, los Xiongnu tenían alrededor de 80,000 hombres a caballo. Sin embargo, a pesar de estas dificultades, él luchó con gran valor durante más de 10 días antes de la entrega. En el proceso, se las arregló para herir alrededor de 10,000 soldados Xiongnu. Esta es una gran valentía, no descuido”.

De hecho, el general Li solo se rindió cuando vio que los Xiongnu habían dejado a sus soldados sin vía de escape y sus tropas se estaban quedando sin provisiones. Él se había rendido a esperar una mejor oportunidad para atacar de nuevo.

Sima Qian añadió que el general Li Ling era un general mucho más talentoso que el general Li Guangli, uno de los parientes del emperador. Al oír esto y darse cuenta de que Sima Qian estaba en desacuerdo con él, el emperador Wu se enojó tanto que envió a Sima Qian a la cárcel en espera de su ejecución.

Un año más tarde, el tribunal escuchó rumores de que el general Li estaba ayudando a los Xiongnu e incluso entrenando sus tropas. Al oír esto, sin investigar los rumores, el emperador Wu ejecutó a la madre y esposa del general Li.

El talentoso General Li Ling. Imagen Ilustrativa (Dominio Público / Wikimedia Commons)

Sima Qian también fue implicado por supuestamente hablar mal del emperador en respuesta a este incidente, y fue condenado a la castración.

La mayoría de los hombres en ese tiempo se suicidarían antes de sufrir la humillación de la castración, pero Sima Qian había prometido a su padre que iba a terminar de escribir un libro que abarcaría toda la historia de China.

Esta promesa y la idea de que, al ser solo un hombre entre muchos, el suicidio sería como nueve bueyes que pierden un cabello y no un gran incidente en absoluto, hicieron a Sima Qian decidir soportar la humillación de la castración y continuar para terminar Shi Ji (史記), o “Actas del Gran Historiador”.

九牛一毛 (jiǔ Niu yī MAO), o nueve bueyes que pierden un pelo, se usa para describir una situación que no es un gran problema en absoluto. Es similar al dicho inglés “una gota en el cubo”.

Esta historia también enseña a las personas a valorar la imagen más amplia en lugar de las pequeñas cosas en la vida, como se dice en el dicho 豹死留皮, 人死留名 (bào sǐ liú pí, rén sǐ liú míng), y significa que cuando un leopardo muere, deja de su piel, pero cuando un hombre muere, deja su reputación.

****

Le puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

TE RECOMENDAMOS