Diferentes puntos de vista sobre la protesta de los camioneros en Ottawa

Por Richard Moore
13 de Febrero de 2022 1:37 PM Actualizado: 13 de Febrero de 2022 1:37 PM

OTTAWA. El 11 de febrero era un día frío y una activista contra las protestas en Ottawa tomó una medida probablemente un poco provocativa.

No, realmente fue muy provocadora ya que estaba en un sitio de protesta contra los mandatos y restricciones de COVID-19. Tenía un letrero que decía “Váyanse a casa, terroristas”.

Particularmente le podría disgustar a la multitud de conductores y simpatizantes de la protesta con 400 camiones que ha bloqueado calles en el santuario interior de la capital de Canadá, Ottawa.

Pero eso no iba a impedir que Deana Sherif de Ottawa, una activista confesa, se pusiera de pie con un cartel izquierdista para demostrar su punto.

Sherif estaba enojada y esta no era su primera visita al área de la manifestación para asegurarse de que la gente supiera sus preocupaciones sobre la protesta.

La activista Deana Sherif les hizo saber a los manifestantes lo que pensaba sobre el comportamiento de algunos de ellos, en Ottawa, Canadá, el 11 de febrero de 2022. (Richard Moore/The Epoch Times)

Le preocupaba la organización Shepherds of Good Hope, que ayuda a las personas sin hogar e informó que algunos manifestantes acosaron al personal del refugio el primer día de las protestas, el 29 de enero, exigiendo comida.

“Cuando estaba hablando con [los manifestantes], no parecían entender el impacto que estaban teniendo en los residentes de Ottawa”, dijo.

“Pensaron que era solo un inconveniente leve”.

Durante su entrevista con The Epoch Times, los partidarios del bloqueo de la protesta se acercaron ruidosamente a Sherif, y ella les dijo que no tenía ningún problema en hablar con ellos o en dar su punto de vista a que no se vacunaran o no quisieran llevar mascarilla.

“Tenemos un problema con el hecho de que hay abusos contra los residentes de nuestra ciudad y un problema con ustedes deteniendo o ralentizando los viajes desde países que nos traen alimentos o suministros y permiten que los canadienses trabajen”, dijo, aparentemente refiriéndose a protestas separadas que bloquean cruces fronterizos entre Canadá y Estados Unidos.

Los reporteros de The Epoch Times en el terreno desde el comienzo de la protesta no han visto ningún signo visible de abuso o violencia. La queja más común sobre las protestas en los primeros días fue el sonido de bocinas durante todo el día. El 7 de febrero, un tribunal impuso una orden judicial de 10 días para detener los bocinazos.

Justo entre los manifestantes, la vida era más tranquila: Marie Eye, una participe de las protestas, estaba cortando cebollas para poder hacer sopa.

Marie Eye de Quebec está feliz preparando sopa para quien la quiera durante la protesta en Ottawa, el 11 de febrero de 2022. (Richard Moore/The Epoch Times)

“Estoy cocinando para todos. Estamos todos juntos en esto y todos somos canadienses y todos necesitamos comer y todos necesitamos respirar y todos necesitamos vivir”.

Eye es de Quebec y vino a apoyar la protesta.

“Vine desde la primera mañana y esto fue evolucionando; y ahora tengo este pequeño y bonito proyecto de sopa”, dijo.

“Nunca me gustó tanto hacer sopa. Simplemente une a la gente”.

Ella dijo que “era como una poción mágica”.

Por su parte, el residente local Bobby Smith también se había dirigido a Wellington St. E, pero no estaba contento con el efecto que la protesta estaba teniendo en la gente de Ottawa.

El residente local Bobby Smith les pidió a los manifestantes que abandonaran el sitio, en Ottawa, Canadá, el 11 de febrero de 2022. (Richard Moore/The Epoch Times)

“Hay muchos residentes que han experimentado un comportamiento amenazante: amenazas verbales, agresiones verbales, incluso agresiones físicas por parte de la gente que se ha pegado al convoy [de la protesta]”, dijo Smith.

“Hay mucha gente por aquí que se siente temerosa. Ha habido vandalismo”.

Las acusaciones se encuentran entre varias que se han hecho contra los manifestantes, incluso por parte de políticos. Los organizadores de la protesta insisten en que las protestas son pacíficas.

Una de las acusaciones más destacadas involucró un supuesto incendio provocado en un edificio en el área, por el que las publicaciones en las redes sociales culparon a los manifestantes. El alcalde de Ottawa y el parlamentario federal que representa a la zona también mencionaron el incidente y pidieron a los manifestantes que se fueran. Hubo muchas peculiaridades sobre el incidente, incluido el hecho de que la policía solo respondió después de que alguien lo publicara en las redes sociales el día después de que supuestamente ocurrió, y no se proporcionó evidencia de que los manifestantes estuvieran involucrados en el incidente.

Smith dijo que entendía la frustración de la gente por la pandemia y los cambios de “boomerang” en las políticas.

“Aquí hay una frustración legítima pero, desafortunadamente, un mal comportamiento que se ha extendido a los vecindarios hace que la gente se sienta amenazada”, dijo.

“Eso es lo que vine a decir y a pedirle respetuosamente al convoy que se vaya”.

La reacción en la ciudad se ha manifestado en su mayoría con conversaciones respetuosas, dijo.

“Algunas personas me han gritado, pero ninguna amenaza”.

No muy lejos, se estaba tocando un mini festival de música desde la parte trasera de un escenario montado en un gran remolque y una estructura conocida como The Shed.

La multitud disfrutaba de los sonidos y muchos ondeaban banderas canadienses, de todos los tamaños, al unísono con la música.

Cuando se tocó “Footloose”, la multitud se soltó.

Lejos de los eventos principales dentro de la protesta, los camioneros se relajaban en sus vehículos.

Howard Spencer, de 44 años y de una población cercana a Vancouver, llegó hace dos semanas.

Howard Spencer se unió al bloqueo buscando recuperar las libertades de la Declaración de Derechos, libertades que dice que los canadienses han perdido, en Ottawa, Canadá, el 11 de febrero de 2022. (Richard Moore/The Epoch Times)

“Estoy aquí para defender los derechos y libertades de todos.

“No soy un antivacunas. Tenemos una Declaración de Derechos y creo que los poderes fácticos la han ignorado y tenemos que volver a eso y recuperar nuestras libertades. Creo que [las libertades] se están erosionando”.

Spencer dijo que se quedaría todo el tiempo que fuera necesario.

Dijo que estaba perdiendo dinero, pero eso no era motivo de preocupación. Spencer dijo que todo se trataba de principios. “Siento que esto es lo correcto”.

Su objetivo era que los políticos “desmotaran todos los mandatos e hicieran que nuestras vidas retornaran a lo que estamos acostumbrados”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.