Director ejecutivo de Abbott se disculpa por escasez de leche infantil y expertos opinan sobre la crisis

Por Andrew Moran
23 de Mayo de 2022 8:04 PM Actualizado: 23 de Mayo de 2022 8:04 PM

El director ejecutivo de Abbott Laboratories, Robert Ford, se disculpó por la escasez de fórmulas para bebés en todo el país en un artículo de opinión publicado en el Washington Post el 21 de mayo.

“Y sí, nos sentimos muy orgullosos de fabricar la nutrición y la fórmula para alimentar a los bebés de Estados Unidos, incluidos nuestros más vulnerables”, escribió Ford. “Pero los últimos meses nos han angustiado como a ustedes, y por eso quiero decir: Perdón a todas las familias que hemos defraudado ya que nuestra retirada voluntaria agravó la escasez de leche de fórmula para bebés en nuestro país”.

Ford atribuyó la escasez generalizada a la retirada de la compañía de la leche de fórmula fabricada en la planta de Abbott Nutrition en Michigan. A principios de este año, las autoridades sanitarias federales descubrieron una bacteria potencialmente mortal en la planta, que produce hasta una cuarta parte de la leche de fórmula para bebés del país. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) reveló posteriormente que las cepas bacterianas de los bebés no coincidían con las que encontraron en la fábrica de Abbott.

Cuatro niños que consumieron la fórmula fueron hospitalizados con infecciones bacterianas, y dos de ellos murieron.

Aun así, Ford señaló que la retirada voluntaria era necesaria y “lo correcto”.

“[L]a investigación de la FDA descubrió una bacteria en nuestra planta que no toleraremos. Tengo grandes expectativas en esta empresa y no las hemos cumplido”, escribió.

El director ejecutivo explicó que Abbott realizará importantes inversiones para evitar que vuelva a ocurrir lo mismo. Mientras tanto, Abbott ha dado prioridad a la producción de fórmulas líquidas para lactantes listas para su uso, convirtiendo las líneas de producción de sus productos de nutrición para adultos. La empresa también ha hecho de EleCare, una fórmula hipoalergénica, su máxima prioridad cuando se reanude la fabricación. Abbott ha creado un fondo de 5 millones de dólares para ayudar a sufragar los gastos de manutención y atención médica de las familias que se han visto afectadas por la escasez de EleCare.

Washington también se ha apresurado a abordar este problema.

El presidente Joe Biden firmó la Ley de Acceso a Fórmulas para Bebés, que facilita a las familias el acceso al Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños para hogares con bajos ingresos.

Biden también promulgó la Ley de Producción de Defensa (DPA). Esta medida exige a los proveedores que envíen los ingredientes a los fabricantes de fórmulas para bebés antes que a cualquier otra empresa que pudiera haber comprado los mismos productos.

Además, el 22 de mayo llegaron a Indiana 132 pálets de fórmulas infantiles procedentes de Alemania. Se espera que esta semana lleguen a Estados Unidos más pálets.

El presidente ha permitido el aumento de las importaciones procedentes de mercados extranjeros. La FDA está agilizando el proceso de revisión para garantizar que los fabricantes extranjeros puedan enviar fórmulas a Estados Unidos lo antes posible. Se dará prioridad a las empresas que puedan ofrecer los mayores envíos y demostrar que sus productos son compatibles con las normas de nutrición estadounidenses.

“Fórmula para la vergüenza”

Pero la administración y la FDA deberían haber hecho esto desde el principio, dice Peter Pitts, excomisionado asociado de la FDA.

“Lo que la FDA no hizo, y lo que debería haber hecho, fue poner en marcha planes para la importación de fórmulas infantiles extranjeras”, dijo Pitts a The Epoch Times. “Y no lo hicieron. Lo hicieron básicamente la semana pasada. Así que podrían haberlo hecho más rápido”.

Desde que la historia de la escasez de leche de fórmula para bebés llegó a los titulares nacionales, se ha producido un debate en torno a cuatro empresas que controlan alrededor del 90% del suministro del país. En este entorno, señaló Pitts, la FDA necesita planificar para cuando una planta no funcione, ya sea por cuestiones de seguridad o por desastres naturales que desencadenen la escasez.

“La FDA podría identificar todos los productos que regula, cuya fabricación está consolidada, y crear una estrategia y un plan para lo que ocurre cuando una planta no funciona”, declaró, y añadió que esto puede garantizar que la cadena de suministro se mantenga estable.

Una solución rápida para evitar problemas en el futuro es realizar “más inspecciones y más sólidas”, instó Pitts.

Mientras tanto, no cree que invocar la DPA para la fórmula infantil logre mucho éxito, y la califica en cambio de “fórmula para la vergüenza”.

“Los principales ingredientes de los preparados para bebés (proteínas derivadas de la leche de vaca, almidón de arroz y jarabe de maíz) son productos básicos. Ni una sola ración de leche de fórmula se ha retrasado debido a la escasez de ingredientes”, dijo Pitts. “Estas declaraciones de humo son un teatro político y un insulto a los padres estadounidenses. Además, ¿un transporte aéreo militar de leche de fórmula? ¿De dónde? ¿Adónde? ¿Cómo se distribuirá?”.

¿Falta de competencia?

Los economistas también han opinado sobre la escasa competencia en el mercado estadounidense de fórmulas para bebés.

Algunos han señalado cómo el programa WIC del Departamento de Agricultura ha contribuido a este problema. Cuando los estados firman un contrato de exclusividad con uno de los fabricantes de leche de fórmula, el gobierno recibe un descuento y la empresa obtiene una mayor cuota de mercado. Por lo tanto, como el programa WIC es un cliente masivo, el fabricante que gane un contrato tendrá más presencia en los estantes de los supermercados y recomendaciones de los pediatras locales.

“Como el programa WIC es un comprador tan grande, compra aproximadamente la mitad de la leche de fórmula del mercado”, dijo Claire Kelloway, economista del Open Markets Institute, a NPR. “Una vez que una empresa tiene un acuerdo exclusivo para dar servicio a un estado, los competidores no tienen un incentivo financiero para competir en ese estado”.

Otros argumentan también que las barreras normativas y los mayores impuestos dificultan la importación de fórmulas infantiles. El objetivo es garantizar la seguridad de los niños, pero los economistas dicen que beneficia a los proveedores estadounidenses con menos competencia.

Dicho esto, el pánico que se vive en Estados Unidos ha provocado escasez al norte de la frontera.

Health Canada emitió una alerta de escasez el 19 de mayo, anunciando que los suministros de fórmulas extensamente hidrolizadas están disminuyendo. Esto está mermando las ya limitadas existencias de productos a base de aminoácidos, destinados a bebés con riesgo de sufrir reacciones alérgicas graves.

“Esta puede ser una situación angustiosa para los padres, y el Ministerio de Sanidad de Canadá está haciendo todo lo posible para mitigar la situación y ofrecer a los padres alternativas seguras y saludables”, dijo la agencia en un comunicado.

Aunque las empresas más pequeñas están tratando de dar un paso adelante, los expertos afirman que se trata de una llamada de atención a la industria.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.