Disminuyen esperanzas de despertar al robot Philae posado en un cometa

28 de Diciembre de 2015 Actualizado: 28 de Diciembre de 2015

Los científicos creen que percibieron una frágil señal el día de Navidad del robot Philae de la Agencia Espacial Europea (ESA) posado en el cometa 67P, ahora las esperanzas de despertarlo disminuyen a medida que transcurre el tiempo, sin embargo continuarán intentándolo hasta fines de enero.

Philippe Gaudon, jefe del proyecto Rosetta del Centro Nacional de estudios especiales de Toulouse (Francia), indicó a la AFP que la posibilidad de contacto son cada vez menos a medida que transcurre el tiempo, aunque no se han perdido completamente, estaremos atentos hasta finalizar el siguiente mes.

Luego de 10 años de viaje interplanetario a bordo de la sonda europea Rosetta, Philae se posó el 12 de noviembre de 2014 en la superficie del cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko.

MÁS

En agosto pasado, el cuerpo celeste alcanzó su perihelio, es decir el punto más cercano al Sol de su órbita elíptica de 6,5 años, a una distancia de 186 millones de kilómetros del astro rey, antes de volver a alejarse.

Tras posarse en el cometa, antes de quedarse dormido sin energía, Philae alcanzó en 2014 a transmitir fotos y datos desde la superficie del cuerpo celeste de unos 4 kilómetros de diámetro, pero volvió a “despertar” en junio y desde entonces se intenta mantener el contacto con él a través de la sonda Rosetta.

El último contacto certero con el robot se produjo el 9 de julio y desde entonces ha permanecido sumido en preocupante silencio. Philippe Gaudon, indicó que la energía que reciben los paneles solares de Philae es cada vez menor, debido a que el cometa se aleja cada vez mas del Sol .

“Hacemos cálculos de exposición al Sol pero sin conocer de manera precisa el relieve de rocas que rodean al robot y que pueden proyectar sombras sobre sus paneles solares, impidiendo la recarga” de baterías, explicó el experto.

Los investigadores predicen que para finalizar enero la exposición solar será muy escasa y la temperatura del aparato bajará a un punto en que será muy difícil volver a funcionar. Pero al mismo tiempo, la sonda Rosetta se está acercando a la superficie del cometa y con ello mejorarían las oportunidades de hacer contacto. “Incluso recibimos dos bips éstos últimos días, el primero la noche del 21 al 22 de diciembre, y el segundo el 25”, indicó Philippe Gaudon. Aunque no tienen certeza total de que sea una señal de philae.

Encuentre también en LA GRAN ÉPOCA información sin censura sobre China

TE RECOMENDAMOS