Divididos: Florida y Texas se dirigen por un sentido, mientras que California y NY van por el opuesto

Por Mark Tapscott
28 de Mayo de 2020
Actualizado: 28 de Mayo de 2020

Análisis de noticia

En su larga e inútil búsqueda de razones por las que perdió las elecciones de 2016, la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton se las arregló para encontrar algo de consuelo en las áreas en las que ganó contra el presidente, Donald Trump.

“Bueno, yo gané en los lugares que son optimistas, diversos, dinámicos, que avanzan”, dijo Clinton a una audiencia durante un discurso en 2018 en la India “Y toda su campaña, ‘Make America Great Again’, estuvo mirando hacia atrás”.

Clinton tenía razón al menos en que los lugares que ella ganó eran profundamente diferentes de los que ganó Trump, pero no en la forma en que ella los caracterizó.

Las diferencias se ven claramente al comparar California y Nueva York, donde ganó Clinton, con Texas y Florida, donde ganó Trump, sobre la base de una serie de factores políticos, económicos, demográficos y otros.

Para comprender, por ejemplo, lo inexacta que fue la descripción que Clinton hizo de sí misma, considere que los estados rojos de Florida y Texas ganaron millones de nuevos residentes en la última década, mostrando aumentos del 11.88 por ciento y del 7.29 por ciento respectivamente. Nueva York perdió un 2.7 por ciento y California ganó solo un 0.89 por ciento.

“El flujo de residentes de los estados azules a los rojos casi ha sido uno de los mayores historiales demográficos de la historia de Estados Unidos, con un promedio de mil personas que se mudan cada día”, comentó el economista, Stephen Moore, luego de que Clinton habló.

Las cifras de migración anteriores son están de acuerdo con los datos compilados por Truth-in-Accounting’s de Data-Z. Data-Z clasifica datos de cientos de fuentes gubernamentales y comerciales, y los presenta en un formato práctico y fácil de usar que permite comparaciones entre uno o dos, o los 50 estados, usando múltiples factores. Todos los datos citados en esta historia son del año más reciente disponible.

Polos opuestos

Los cuatro estados comparten algunas características, pero en su mayor parte constituyen dos polos opuestos, con California y Nueva York representando a un Estados Unidos demócrata próspero pero altamente regulado y cada vez más problemático, y Florida y Texas liderando un Estados Unidos republicano cada vez más próspero y orientado a las oportunidades.

En cuanto a la población, California ocupa el primer lugar con 39.5 millones, seguida de Texas con 29 millones, Florida con 21.4 millones y Nueva York con 19.4 millones.

Las tasas de propiedad de vivienda están relativamente cerca, siendo Florida la más alta con un 65.9 por ciento, Texas con un 61.7 por ciento, seguido de Nueva York con un 54.8 por ciento y California con un 53.7 por ciento.

Pero ahí es donde terminan las similitudes. El costo de una casa de valor medio en California es de USD 549,671 y de USD 323,797 en Nueva York. Comprar una casa de este tipo es mucho más fácil en Florida (USD 243,527) y Texas (USD 205,943).

Los ingresos personales per cápita no son tan divergentes como el valor medio de las casas, pero aún así están a distancia, con Florida a USD 51,989 y Texas a USD 52,504. La cifra de California es de USD 66,600 y la de Nueva York es la más alta con USD 71,440.

Política

Las diferencias son aún más marcadas en la política, donde la división entre republicanos y demócratas es brutal. La última vez que Texas eligió un gobernador demócrata fue en 1990 y ningún contendiente presidencial demócrata ha ganado el estado desde Jimmy Carter en 1976. Los demócratas solo obtuvieron el 47 por ciento del voto de Texas para los escaños en el Congreso en 2018.

El último gobernador demócrata electo de Florida fue Lawton Chiles en 1996, y los aspirantes presidenciales demócratas han ganado el Estado del Sol solo dos veces desde 2000. Los aspirantes demócratas a escaños en la Cámara de Representantes recibieron el 47.1 por ciento del voto de Florida en 2018.

Por el contrario, los republicanos se están volviendo raros en California y Nueva York, estados profundamente demócratas. La última vez que los republicanos controlaron al menos una cámara de la legislatura de California fue en 1994, el mismo año que vio por última vez el control republicano en la Asamblea de Nueva York.

El último candidato presidencial republicano que ganó en California fue George H.W. Bush en 1988, mientras que en 1984 Ronald Reagan fue el último republicano que ganó en Nueva York.

Impuestos, gastos y salud

Las diferencias entre estos cuatro estados se extienden mucho más allá de la política. California y Nueva York son estados con una alta carga tributaria, ocupando el primer y el 11º lugar respectivamente, en comparación con Texas (33) y Florida (47).

Esta división también se refleja en la forma en que los funcionarios estatales gastan los impuestos recaudados. En 2018, por ejemplo, California gastó USD 141,000 millones en bienestar público, mientras que Nueva York gastó USD 71,600 millones.

Florida gastó solo USD 27,800 millones y Texas USD 39,400 millones en bienestar público, un total combinado que es menos que el de Nueva York y apenas más de una cuarta parte de los gastos de California en la categoría.

Un patrón similar se encuentra en el gasto en educación, con California gastando USD 102,300 millones y Nueva York USD 46,900 millones en la educación pública. Texas gastó USD 56,400 millones y Florida USD 28,600 millones.

En el cuidado de la salud, California gasta USD 6600 millones y Nueva York USD 9800 millones. Florida, con USD 3900 millones de dólares, y Texas, con USD 3000 millones, juntos gastan menos en salud que Nueva York y apenas la mitad que California.

Sin embargo, en cuanto al acceso general y la calidad de la atención médica, Florida (24) y Texas (19) se clasifican notablemente mejor que California (39) y Nueva York (49).

Los respectivos enfoques de la justicia penal de los Estados son diametralmente opuestos. En Texas, 549 de cada 100,000 personas van a la cárcel, mientras que la tasa per cápita de Florida es de 454. La cifra de California es de 321 y la de Nueva York de 239 per cápita.

Las tasas de crímenes violentos per cápita no están tan separadas. California tiene la cifra más alta con 447, pero Texas está en segundo lugar con 410, seguida de Florida con 385 y Nueva York con 350. California y Texas también tienen las edades medias más bajas en años, con 36.7 y 34.9 años, lo cual puede explicar sus mayores índices de delitos violentos.

Otras diferencias se destacan. La famosa cultura litigiosa de Nueva York se refleja en la cifra de 93.2 abogados per cápita, superior a la de California de 43.01. Florida llega a 36.8 y Texas a 31.8.

Una medida de lo paternalista que son los diversos gobiernos estatales encuentra a Nueva York en la parte superior de la lista y a California muy por detrás con 47. Florida con 34 y Texas con 32 son algo menos paternalistas.

Del mismo modo, una medida del grado de restricción normativa de cada estado (medida por la frecuencia de palabras como “debe”, “deberá” y “requiere”) descubre a California con la mayor cantidad de palabras (395,503), le sigue Nueva York con 307,636, seguido de Texas (226,89) y Florida como la menos restrictiva con 170,890 palabras.

Por último, cuando Kiplinger midió los 10 principales estados en cuanto a crecimiento del empleo, Florida quedó en tercer lugar y Texas en séptimo lugar. Ni California ni Nueva York estuvieron entre los 10 primeros.

Contacte a Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

Si te importan los hispanos, apoya el muro fronterizo

TE RECOMENDAMOS