Doctor del condado de Orange cita resultados positivos al usar hidroxicloroquina

Por JAMIE JOSEPH
29 de Mayo de 2020
Actualizado: 29 de Mayo de 2020

El Dr. Gregg DeNicola es uno de los primeros médicos del sur de California en desarrollar un plan de tratamiento cohesivo para COVID-19 que incluye la ampliamente debatida droga hidroxicloroquina, y le dijo a The Epoch Times que él solo ha visto resultados positivos.

“Un par de [pacientes] te miran a los ojos y dicen, ‘Creo que voy a morir'”, dijo DeNicola. Pero ninguno de los 95 pacientes de COVID-19 del médico de Laguna Beach ha muerto todavía, y él atribuye a la hidroxicloroquina el haberlos salvado.

El uso de hidroxicloroquina para tratar el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, ha dividido la opinión desde que se sugirió por primera vez. El 18 de mayo, el presidente Donald Trump anunció que había estado tomando el medicamento contra la malaria durante más de una semana, como medida preventiva.

Pero el 27 de mayo, el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, dijo que la hidroxicloroquina no es un tratamiento efectivo para COVID-19. La Organización Mundial de la Salud detuvo las pruebas clínicas de la droga el 25 de mayo, citando preocupaciones de seguridad. Y algunos países europeos, entre ellos Francia, han comenzado a prohibir su uso para el tratamiento de la enfermedad.

El 22 de mayo, la revista médica The Lancet publicó un estudio observacional de 96,000 pacientes que no confirmó ningún beneficio del uso de la droga. Encontró que los regímenes de medicamentos de hidroxicloroquina estaban asociados con una disminución de la supervivencia en el hospital y un aumento de las arritmias ventriculares (latidos anormales del corazón).

Sin embargo, el estándar de oro para probar nuevos tratamientos médicos son los ensayos aleatorios y controlados. Los resultados de estos ensayos aún no se han publicado.

Y aunque DeNicola conoce el estudio, cree que tiene algunos defectos, y confía en los resultados que ha visto de primera mano con el fármaco, tanto en el tratamiento de COVID-19 como en el tratamiento de otras condiciones antes de la pandemia.

Tratando a pacientes con hidroxicloroquina

DeNicola dijo que la controversia que rodea a la droga “no tiene sentido”. La droga se ha usado desde el siglo XX para tratar enfermedades del tejido conectivo, dijo, y prescribirla ha sido una “segunda naturaleza” para él.

“Simplemente no puedo explicar toda la negatividad que hay en ello… todo lo que puedo hacer es informar de lo que vi”, dijo, citando una tasa de recuperación del 100 por ciento.

El Dr. Gregg DeNicola cita los resultados positivos del uso de hidroxicloroquina para tratar a los pacientes de COVID-19 en Laguna Beach, California. (Cortesía del Dr. Gregg DeNicola)

La Administración de Drogas y Alimentos aprobó la hidroxicloroquina para uso de emergencia el 28 de marzo. DeNicola comenzó inmediatamente a tratar a sus pacientes con ella, junto con zinc y el antibiótico azitromicina (también conocido como Z-pak).

Dijo que utiliza “la edad del paciente, su estado de salud, el grado de la enfermedad y si la infección está mejorando o no” para determinar si se debe prescribir el medicamento.

DeNicola dijo que ha prescrito la droga a 18 pacientes “gravemente enfermos”. En tres días, todos se sintieron mucho mejor.

En algunos casos, los pulmones de los pacientes se llenan de cantidades “abundantes” de líquido o de moco, dijo DeNicola, haciéndolos sentir como si se estuvieran ahogando. Pero después de tomar hidroxicloroquina, comenzaron a sentir que sus pulmones se limpiaban y su energía se restauraba en dos o tres días.

DeNicola comenzó a hacer pruebas en la acera de pacientes en Laguna Beach el 10 de marzo. Desde entonces, su compañía, Caduceus Medical Group, ha realizado pruebas a más de 2000 personas para detectar la enfermedad.

De los 95 pacientes confirmados que DeNicola ha tratado hasta ahora, el 40 por ciento son menores de 40 años, dijo. El diez por ciento tiene más de 65 años, y el resto entre 40 y 65. Hombres y mujeres se ven afectados por igual. Unos pocos tienen condiciones de salud subyacentes.

“Tienen entre 40 y 50 años, no son geriátricos”, dijo DeNicola. “Todos los pacientes están en realidad bastante sanos”.

DeNicola dijo que el 90 por ciento de sus pacientes citan la fatiga como el mayor síntoma. “Solo el 80 por ciento tiene fiebre y casi la mitad tiene parageusia (pérdida del gusto y del olfato)”, afirma su blog.

Uno de sus pacientes, un hombre de 60 años con diabetes, sufrió durante 28 días antes de recuperarse. Otros se recuperaron después de aproximadamente dos semanas.

DeNicola ha estado prescribiendo hidroxicloroquina durante años, para combatir el lupus, la malaria y otras enfermedades del tejido conectivo. Él comenzó a administrar la droga al principio de la pandemia cuando notó su efectividad contra un caso severo de COVID-19.

“A un caso grave en marzo se le administró Plaquenil [hidroxicloroquina] casi como último recurso”, según su blog. “Hubo una mejora inmediata, así que lo usamos de nuevo. Y de nuevo. Todos los casos mejoraron”.

El blog añadió que no ha habido “ningún problema cardíaco”.

Estudio “pobremente estructurado”

DeNicola comentó el estudio de Lancet, diciendo que estaba “muy pobremente estructurado”.

“Todos fueron retrospectivos y ninguno de ellos es prospectivo”, dijo sobre los casos. “Y realmente no documentaron problemas cardíacos definitivos, fue más bien el miedo a un problema cardíaco”.

DeNicola es consciente de que su uso exitoso de la droga “no coincide con los escenarios de otros centros, incluso con los CDC [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades]”, según su blog.

“No he tenido problemas con ello. Nunca he tenido un paciente que se haya ido por los efectos secundarios”, dijo.

“Probablemente he escrito entre 500 y 800 recetas [de hidroxicloroquina] en mi carrera. Así que no es como una droga nueva y normalmente es una droga muy segura”.

“Como dicen en los deportes, ‘tenemos que llamarlos como los vemos'”, añade el blog.

Pruebas de inmunidad colectiva

A principios de mayo, la práctica de DeNicola comenzó a administrar 50-100 pruebas de anticuerpos cada día, para comprobar la inmunidad colectiva. Hasta ahora, han hecho alrededor de 2000 pruebas en total, buscando inmunoglobulinas que protejan a las personas contra las infecciones.

De acuerdo con sus hallazgos, “en nuestra experiencia solo tenemos alrededor del 3 por ciento de la población inmune a COVID en este momento”, dijo.

“Lo que significa que, o bien tenemos que tener una enorme segunda ola que afectará… a millones de personas más para que aumente el número, o necesitamos una vacuna, una u otra”.

DeNicola dijo que está viendo un fuerte aumento en los casos de COVID-19 a medida que los negocios del condado de Orange se reabren.

“No puedo llevar la cuenta, porque tenemos unos cuantos nuevos cada día”, dijo.

“Todo el mundo tenía mascarillas” durante el cierre, añadió y nadie iba a los restaurantes o a la playa. “Y luego vimos una especie de debilitamiento de eso, las últimas dos o tres semanas”.

Al 28 de mayo, el condado había registrado un total de 5744 casos confirmados y 142 muertes. Catorce muertes fueron reportadas el 21 de mayo, la mayor cantidad por día desde el comienzo del brote.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo protegernos del virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS