Documentan joyas prehistóricas de varios milenios en el sur de España

Por EFE
30 de Octubre de 2018 Actualizado: 30 de Octubre de 2018

Arqueólogos españoles documentaron los primeros objetos de adorno personal de la prehistoria reciente, de entre 7.500 y 4.500 años de antigüedad, en el poblado de Los Castillejos, situado en el municipio de Montefrío (provincia sureña de Granada).

Los investigadores de la Universidad de Granada Claudia Pau y Juan Cámara Serrano identificaron seis categorías diferentes de adornos: colgantes, cuentas, elementos anulares y cónicos, alfileres y objetos dentados, informó hoy la institución académica.

En el estudio, publicado en la revista “Arqueología”, los expertos determinaron el uso y la antigüedad de cada una de las joyas en función de su morfología y los materiales empleados.

Pau explicó que, a lo largo del tiempo, fueron varios los tipos de objetos recurrentes en este poblado, que fue habitado desde la prehistoria hasta la Edad Media.

“Aparecen en las fases más antiguas y desaparecen y vuelven a encontrarse en las fases más recientes, mientras que otras joyas caracterizan solo algunos periodos culturales”, dijo la investigadora.

El poblado de Los Castillejos, que forma parte de un conjunto arqueológico más amplio, incluye cuevas, abrigos, poblados y necrópolis, entre la que destaca la necrópolis megalítica.

Durante el Neolítico, las poblaciones ya manejaban la piedra, y diseñaban y fabricaban joyas de diversos materiales, como las que se hallaron en esta zona.

“Los elementos anulares en piedra caracterizan el sexto milenio antes de Cristo, mientras que los brazaletes en concha son más recientes”, explicó la arqueóloga.

visita a una nueva cueva prehispánica en Telde que reproduce el mismo tipo de efectos con la luz que se cuela en su interior en determinados momentos del año ya documentados en Risco Caído, candidata de España a Patrimonio Mundial de la UNESCO. EFE/Elvira Urquijo A..

La investigadora aclaró que los brazaletes en concha aparecieron por primera vez en el Neolítico Medio (inicios del V Milenio A.C.) y continuaron en todo el Neolítico reciente (hasta el último tercio del IV Milenio A.C.).

El estudio resalta el cambio de los colgantes rectangulares: “De las formas muy irregulares en las etapas más antiguas se pasó a formas subrectangulares con los ángulos redondeados, y finalmente a formas más rectas en los ejemplares más recientes”.

Además, las formas y las trazas de uso permiten señalar que las cuentas, los colgantes y algunos elementos anulares se utilizaron para confeccionar adornos complejos como collares y pulseras, o para decorar la cabeza o las vestimentas, mientras que otros elementos anulares se usaron como adornos para las muñecas, los antebrazos o los tobillos.

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS