Documentando la persecución: Videos inéditos de víctimas de tortura en una prisión china

Por Jennifer Zeng - La Gran Época
21 de Mayo de 2019 Actualizado: 22 de Mayo de 2019

Advertencia: este artículo contiene imágenes gráficas de una víctima de tortura.

Desde que comenzó la persecución a Falun Dafa en 1999, se han reportado alarmantes relatos de torturas dentro de los campos de trabajo, centros de detención y cárceles de China, pero nunca fue posible tomar fotos o grabar videos en estos lugares, mucho menos sacar de contrabando ese material.

Un practicante de Falun Dafa llamado Yu Ming cambió esto.

Él grabó imágenes dentro del campo de trabajo de Masanjia y la prisión de Benxi, y también logró sacar el video clandestinamente.

En la prisión de Benxi, Yu documentó con sus cámaras ocultas la muerte de dos practicantes a causa de tortura. Esta es su historia.

La prisión de Benxi filmada con una cámara oculta desde adentro por Yu Ming en 2017:

La muerte de Hu Guojian

En 2017, Yu fue detenido en el hospital de la prisión de Benxi en la provincia de Liaoning por practicar Falun Dafa. Este era su cuarto encarcelamiento. Allí conocería a su compañero practicante Hu Guojian, ambos arrestados por la persecución.

La prisión de Benxi filmada con una cámara oculta desde adentro por Yu Ming en 2017:

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, se introdujo al público por primera vez en China en 1992 y se difundió rápidamente de boca en boca. Falun Dafa, una práctica espiritual tradicional, implica vivir de acuerdo con los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, y practicar cinco series de ejercicios de meditación.

El entonces jefe del Partido Comunista Chino (PCCh), Jiang Zemin, temía a la popularidad de Falun Dafa y, en particular, a cómo sus enseñanzas morales tradicionales podrían resultar más atractivas para el pueblo chino que la ideología ateísta y materialista del PCCh.

En julio de 1999, Jiang ordenó una campaña para erradicar la práctica.

Un video de Yu Ming filmando a Hu Guojian en su cama de hospital:

Hu Guojian, un practicante de Falun Gong de 45 años de la ciudad de Fushun, en la provincia de Liaoning, noreste de China, fue arrestado el 7 de julio de 2015, cinco años después de haber sido liberado de un encarcelamiento de diez años. Esta vez fue condenado a cuatro años de prisión.

El 4 de mayo de 2016, Hu fue trasladado a la prisión de Benxi, donde fue sometido a trabajos forzados, depravación de sueño y falta de alimentos. Cuando su esposa lo visitó 19 días después, se alarmó al descubrir que había perdido un tercio de su peso, de más de 91 kilos a menos de 50 kilos.

Video filmado en 2017 en el hospital de la prisión de Benxi que muestra a Hu en su cama de hospital:

El 26 de mayo, Hu fue llevado al baño por el oficial a cargo Wang Xingang y los presos Yuan Dejia y Yu Changlong. Se despojaron de la ropa de Hu, vertieron agua helada sobre su cabeza repetidamente, luego lo obligaron a sentarse en un pequeño banco y no le permitieron dormir.

Alrededor de las 10:00 pm, Hu perdió el conocimiento y cayó al suelo. Los presos le patearon la cabeza y lo reprendieron con dureza.

Video filmado en 2017 en el hospital de la prisión de Benxi que muestra a Hu en coma:

Cuando esto no lo revivió, fue llevado al hospital, donde se le diagnosticó una hemorragia cerebral grave que requería neurocirugía.

Hu entró en coma, solo 22 días después de su traslado a la prisión de Benxi. Nunca recuperó la conciencia.

Después de ocho meses en el hospital, a pesar de su estado vegetativo, Hu fue dado de alta y regresó a la prisión para terminar su período.

Video filmado en 2016 en el Hospital Central de Benxi mostrando a Hu Guojian esposado en la cama mientras estaba en coma:

Fue en ese período que Yu pudo filmar en secreto algunos videos de Hu acostado en una cama.

Después de cumplir su condena de 4 años, Yu fue puesto en libertad el 31 de octubre de 2017. Comenzó a comunicarse con la familia de Hu y trató de buscar justicia para Hu.

Video filmado el 14 de mayo de 2018 con una cámara oculta dentro del Hospital Central de Benxi, mostrando a la familia de Hu llorando en el hospital:

En la madrugada del 14 de mayo de 2018, las autoridades de la prisión notificaron repentinamente a la familia que Hu se encontraba en una condición crítica y que había sido enviado de regreso al Hospital Central de Benxi.

Ya era mediodía cuando la familia de Hu llegó al hospital, junto con Yu. Yu comenzó a grabar en secreto tan pronto como llegaron. Comprendió la importancia de documentar todo en video.

Había más de una docena de policías en la escena. Eventualmente, descubrieron que Yu estaba grabando un video.

Estaban enojados e inmediatamente quisieron confiscar la cámara oculta de Yu. Cuando Yu se esforzó en sostener la cámara, sus manos empezaron a sangrar cuando el forcejeo se volvió demasiado agresivo. Al final tuvo que soltarlo.

Video filmado el 14 de mayo de 2018 con una cámara oculta dentro del Hospital Central de Benxi, que muestra el llanto de la familia de Hu Guojian:

Sin embargo, lo que la policía no sabía era que Yu tenía dos cámaras ocultas. La policía solo vio y le quitó la que tenía puesta en la camisa. Pero no vio que tenía otra en su cintura.

Horas después de la llegada de su familia al hospital, Hu murió a la edad de 48 años.

Hasta el día de hoy su cuerpo todavía sigue congelado y almacenado en el depósito de cadáveres. Su familia se ha negado a incinerar el cuerpo, ya que cree que esto debe quedar como evidencia para demostrar que su muerte fue causada por los golpes en la prisión de Benxi. Ellos quieren buscar justicia.

En un momento, las autoridades ofrecieron pagar a la familia de Hu 100.000 yuanes (USD 14.866) para “resolver” el asunto y cremar el cuerpo de Hu. Pero su familia se negó.

Yu dijo que la familia de Hu ha estado sufriendo enormemente desde su muerte. Su madre estuvo tan triste que su enfermedad cerebrovascular empeoró y se volvió parapléjica. Su hijo está estudiando en la universidad. Su esposa no tiene un trabajo de tiempo completo y le ha resultado muy difícil mantener a toda la familia.

La madre de Hu tuvo que ser enviada a un asilo de ancianos, y con frecuencia quería suicidarse, ya que no quería ser una carga para la esposa de Hu.

La muerte de Lu Yuanfeng

Yu también documentó la muerte de Lu Yuanfeng inducida por la tortura.

Yu conoció a Lu, un agricultor de 62 años de la aldea de Daxing en la ciudad de Shenyang, provincia de Liaoning, también en el hospital de la prisión de Benxi hacia fines de 2016.

Tarjeta de identificación, una carta escrita a mano y una foto de Lu Yuanfeng:

Lu acababa de ser torturado muy severamente. La tortura incluyó descargas eléctricas de alto voltaje durante 45 minutos y ser puesto en régimen de aislamiento. Después de que el médico descubrió que tenía una presión arterial peligrosamente alta, fue enviado al hospital.

Después de enterarse de la situación de Lu, Yu sugirió que Lu escribiera el proceso de su tortura y presentara una queja formal contra sus torturadores, lo cual hizo.

En su queja escrita a mano contra Jia Changhai (Número de identificación policial: 2151227), jefe de la Brigada de Educación y Disciplina del Barrio Nº 2 de la prisión de Benxi, Lu escribió:

“A las 10:00 am del 9 de noviembre de 2016, el acusado Jia Changhai ordenó al recluso Wang Kebin que me trajera a la Oficina de Educación y Disciplina del Distrito No. 2. Después de entrar a la oficina, Jia Changhai me preguntó si aún creía en Falun Gong. Dije si. Luego, Jia Changhai y otro guardia de la policía, Niu Dai, esposaron mis manos por atrás de mi espalda, me apretaron contra el suelo y me dieron descargas eléctricas en la espalda, el pecho, la cabeza y las manos durante más de diez minutos hasta que la batería se agotó. Sufrí de dolor de corazón continuo; mi espalda estaba lastimada. Durante todo el proceso, Niu me pisaba la cabeza”.

Luego de escribir la carta de queja, Lu rompió el bolígrafo, sacudió su tinta, presionó su pulgar sobre la tinta y puso sus huellas dactilares en la carta para que fuera “legal” y la firmó oficialmente, según la tradición china.

De hecho, Lu recibió descargas eléctricas por otros 35 minutos hasta que la batería del tercer bastón se acabara ese día. Después de que finalmente aceptó renunciar a Falun Dafa, Jia detuvo la tortura. Niu nunca levantó el pie de la cabeza de Lu durante los 45 minutos de la dura prueba.

Lu permaneció en el hospital de la prisión solo 10 días antes que lo llevaran de vuelta y continuara siendo torturado y obligado a realizar trabajos forzados.

El 26 de agosto de 2017, Lu tuvo un derrame cerebral y se cayó, rompiéndose las piernas. La prisión lo envió a un hospital externo para que le realizaran una radiografía, pero lo regresaron sin buscar otro tratamiento médico.

Cuando Lu fue liberado el 19 de noviembre de 2017, su estado era tan malo que prácticamente quedó paralizado con las piernas rotas y la vista opaca. Además, ya no podía hablar correctamente.

Lu murió en su casa 21 días después, a la edad de 63 años.

Prisión de Benxi filmada con una cámara oculta por Yu Ming:

Yu logró que la carta de queja de Lu saliera de la cárcel mientras seguía en prisión, ya que no era seguro guardarla allí. Después de que Yu fue liberado, 20 días antes de la liberación de Lu, logró recuperar la carta escrita por Lu. Luego trató de ponerse en contacto con la familia de Lu para ver si se podía hacer algo al respecto y llevar a la justicia a los guardias de la policía que torturaron a Lu.

Como no tenía la información del contacto de Lu, le tomó bastante tiempo averiguar su dirección.

Sin embargo, llegó a la casa de Lu solo para descubrir que Lu acababa de morir.

“Apenas puedo describir cómo me sentí en ese momento”, dijo Yu. “Aparte de estas dos muertes que había logrado documentar con videos, había más de una docena de practicantes de Falun Dafa a mi alrededor que habían sido torturados hasta la muerte durante la persecución. ¿Cuántas vidas más tenemos que perder antes de detener este crimen?”

TE RECOMENDAMOS