Documentos filtrados revelan cómo el PCCh usa sistema judicial de China para ejecutar la persecución

Por PINGPING YU
08 de Julio de 2021
Actualizado: 08 de Julio de 2021

Documentos oficiales que The Epoch Times adquirió recientemente arrojan luz sobre el modo en que el PCCh (Partido Comunista Chino) utiliza el sistema judicial del país como herramienta para llevar a cabo la persecución a nivel nacional de las personas que el Partido considera una amenaza. Los documentos obtenidos fueron emitidos internamente a las ramas judiciales por el Comité de Asuntos Políticos y Legales (CPLA) de la ciudad de Dandong y sus organizaciones afiliadas al PCCh.

En China, los CPLA son “un departamento funcional del PCCh que dirige y gestiona la rama judicial, una organización importante para hacer realidad el liderazgo del Partido sobre el sistema judicial”, según las normas oficiales del PCCh recientemente publicadas. Desde el nivel nacional hasta el municipal, los CPLA son los verdaderos líderes de las ramas judiciales, incluyendo los tribunales, la Procuraduría y la policía.

Los documentos filtrados incluyen: un resumen de trabajo y planes de mitad de año de 2019 (pdf) del CPLA de la ciudad de Donggang; su resumen de prioridades para 2020 y el Acuerdo de Responsabilidades para la Estabilidad y Seguridad Social (pdf) que el CPLA emitió para el Tribunal Intermedio de la ciudad, la Procuraduría, la Oficina de Seguridad Pública y la unidad militar local; y un resumen de documentos emitidos por el CPLA en los dos primeros trimestres de 2020 (pdf). Los documentos muestran que el CPLA se centra en gran medida en la aplicación de medidas de represión contra grupos religiosos, grupos étnicos, disidentes políticos y otros que el PCCh considera una amenaza potencial para la estabilidad. Debido a su alcance en el sistema judicial, el ejército y todos los organismos gubernamentales, puede impulsar la supresión y la persecución en todas las células de la sociedad.

El resumen de los documentos emitidos por el CPLA muestra que de los 20 documentos emitidos por el CPLA municipal de la ciudad nororiental de China, Dandong, provincia de Liaoning, en el primer semestre de 2020, seis indican un enfoque en la supresión de Falun Gong, uigures, cristianos, peticionarios del gobierno, e incluso pacientes con SIDA y enfermedades mentales. Otros cuatro documentos contienen información sobre los esfuerzos para “acabar con los gángsters”. En las dos últimas décadas, las campañas realizadas en nombre de “acabar con los gángsters” se dirigen a menudo a las empresas privadas locales, y en muchos casos terminan con el gobierno metiendo a los propietarios de las empresas en la cárcel y confiscando sus bienes personales y de la empresa.

Persiguiendo a Falun Gong

La práctica espiritual Falun Gong es uno de los principales objetivos de la represión del CPLA, según los documentos. Las cuotas exactas de persecución de Falun Gong son asignadas a y por los CPLA. En un resumen de sus logros de 2019, el CPLA de Dandong declaró su objetivo de “transformar a 20 practicantes de Falun Gong para finales de año”. En el lenguaje del PCCh, “transformar” a los practicantes de Falun Gong significa obligarlos a firmar papeles para denunciar su creencia y prometer que dejarán de practicar, según FalunInfo.net.

En sus Prioridades 2020 (pdf), el CPLA ordenó a los poderes judiciales “vaciar el inventario” de los practicantes de Falun Gong no convertidos a través de una variedad de métodos, que van desde la “vigilancia de 24 horas” de los practicantes de Falun Gong y la “estrecha vigilancia de sus pensamientos y acciones”, hasta castigos más severos. El CPLA también obliga a los vecindarios locales a suscribirse a sus publicaciones contra Falun Gong y organiza campañas de propaganda para incitar al público a odiar esta práctica, según los documentos.

Cada rama judicial y la unidad militar de la zona deben firmar acuerdos de responsabilidad para llevar a cabo los requisitos y objetivos del CPLA. The Epoch Times obtuvo los Acuerdos de Responsabilidad de 2017 para la Procuraduría Municipal de Dandong, la Oficina de Seguridad Pública de Dandong y el Tribunal Intermedio de Dandong. Las tres unidades especificaron a Falun Gong como un objetivo de supresión. Los acuerdos dicen que el CPLA de Dandong examinará y evaluará la eficacia de cada rama en la ejecución de las órdenes, y los resultados de la evaluación se utilizan para determinar los incentivos o castigos de cada rama. Los funcionarios son recompensados con incentivos económicos y ascensos por cumplir su cuota, y se arriesgan a perder su trabajo si no la cumplen.

Estas medidas motivan y obligan al sistema judicial a adoptar una amplia gama de métodos abusivos para convertir a los practicantes de Falun Gong. Los métodos más utilizados son la detención en cárceles y otras instalaciones, las sesiones forzadas de lavado de cerebro, la tortura física, la privación de empleo y de escolarización para los practicantes y sus familias, y otros, según FalunInfo.net.

Gao Rongrong (Izq.) antes de que se iniciara la campaña de persecución de Falun Dafa. Gao Rongrong (Der.) 10 días después de que los guardias del campo de trabajo forzado de Longshan le dieran repetidas descargas en la cara con bastones eléctricos durante más de siete horas, simplemente porque practicaba Falun Dafa. (Minghui.org)

Brutal persecución

Debido a que la mayoría de los practicantes de Falun Gong se niegan a transformarse, a menudo se producen abusos extremos. El sitio web oficial de Falun Gong, Minghui.org, registró 4343 muertes confirmadas debido a la persecución hasta septiembre de 2019, y 519,000 casos de tortura, según el libro de Minghui “Los 20 años de persecución de Falun Gong en China (pdf)”. Se cree que estas estadísticas son muy inferiores a las cifras reales.

Wang Changlong, practicante de Falun Gong y antiguo trabajador del gobierno de Donggang, una ciudad subordinada a la de Dandong, describió su horrible experiencia de tortura como castigo por su negativa a convertirse: “[El policía] me electrocutó con bastones de alto voltaje y apuntó a las zonas más sensibles de mi cuerpo”, dijo Wang en una declaración en 2015. “La descarga de los bastones me atravesó la cabeza, los ojos, la boca, el cuello, las axilas, el corazón, el ombligo, los costados, el bajo vientre, los genitales, la ingle, las plantas de los pies, la espalda y el ano… Hicieron círculos así, una y otra vez, durante más de 20 minutos. El dolor casi me mata”. Wang fue detenido ilegalmente, condenado a tres años en un campo de trabajo y, posteriormente, condenado en secreto a tres años más de cárcel.

También de la ciudad de Donggang, el practicante de Falun Gong Song Jiwei murió en agosto de 2016 a la edad de 60 años debido a nueve años de torturas y abusos. Song fue detenido cuatro veces y encarcelado en el Campo de Trabajo de Dandong y en la Prisión de Xihu. Sufrió varios tipos de tortura, como palizas, descargas con bastones eléctricos, quemaduras con mecheros y cigarrillos, ser sumergido desnudo en agua fría durante 24 horas, pinchazos con agujas, privación del sueño y otras formas de tortura. Según la declaración de Song publicada en Minghui, los guardias del campo de trabajo le pusieron en postura de meditación, le ataron fuertemente las piernas, le doblaron la cabeza hacia los pies y lo sentaron de espaldas.

Representación de la tortura de “atar en loto”. (Minghui.org)

Solo en la ciudad de Donggang, desde 1999 hasta 2019, la policía lanzó al menos ocho oleadas de secuestros a gran escala de practicantes de Falun Gong y numerosas oleadas a menor escala. Los secuestros dieron como resultado la captura de más de 500 practicantes, según los registros de Minghui.org. Entre ellos, se ha confirmado que 16 murieron a causa de la tortura, y muchos más quedaron discapacitados o gravemente heridos física y/o mentalmente. Se conocen 64 sentencias de cárcel, 176 sentencias de campos de trabajo y 190 detenciones ilegales, según las estadísticas incompletas de Minghui.org. Estos datos no incluyen necesariamente todos los casos debido a la estricta censura del PCCh, que dificulta el envío de información por parte de los practicantes de Falun Gong.

El modelo de persecución impulsado por el PCCh se ejecuta en todos los niveles administrativos y en toda la nación. Según las normas oficiales, las órdenes del PCCh anulan todas las leyes, reglamentos y el sentido común, y se espera que se ejecuten sin preguntas. En un esquema similar, el PCCh controla otras funciones gubernamentales y empresas, como los medios de comunicación, el sistema educativo y el sector privado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS