Documentos revelan que funcionarios de EE.UU. no dijeron la verdad sobre la guerra en Afganistán

Por Katabella Roberts
10 de Diciembre de 2019 Actualizado: 10 de Diciembre de 2019

Documentos confidenciales revelan que funcionarios estadounidenses no dijeron la verdad sobre la guerra en Afganistán y ocultaron pruebas de que se había vuelto imposible ganar, informa The Washington Post.

El Post manifestó que obtuvo más de 2000 páginas de documentos a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información realizada hace tres años que buscaba obtener acceso a los documentos.

Pertenecen a un largo informe del gobierno para examinar los “fracasos de raíz” del largo conflicto, según el Post, e incluyen transcripciones de entrevistas confidenciales con figuras clave involucradas en el procesamiento de los 18 años de guerra de Estados Unidos.

Los documentos muestran que altos funcionarios estadounidenses ocultaron pruebas y distorsionaron las estadísticas para que pareciera que Estados Unidos estaba ganando la guerra en Afganistán, afirma la publicación.

En las entrevistas, más de 400 personas desde dentro criticaron, sin restricciones, lo que salió mal en Afganistán, lo que, según el periódico, “pone de relieve las principales deficiencias de la guerra que persisten hasta el día de hoy”.

La mayoría de los entrevistados hablaron bajo el supuesto de que sus comentarios no se harían públicos y “reconocieron que sus estrategias de guerra eran fatalmente defectuosas y que Washington malgastó enormes sumas de dinero tratando de convertir a Afganistán en una nación moderna”, escribió.

El Post afirmó que varias entrevistas “describían los esfuerzos explícitos y sostenidos del gobierno de Estados Unidos para engañar deliberadamente al público”, y que era “común en el cuartel general militar de Kabul, y en la Casa Blanca, distorsionar las estadísticas para hacer parecer que Estados Unidos estaba ganando la guerra cuando no era así”.

Entre los entrevistados se encontraba Douglas Lute, un general del Ejército de tres estrellas que sirvió como zar de guerra para Afganistán bajo las administraciones de George W. Bush y Barack Obama.

Según el Post, en una entrevista en 2015, Lute destacó: “Estábamos desprovistos de una comprensión fundamental de Afganistán, no sabíamos lo que hacíamos. Si el pueblo estadounidense supiera la magnitud de esta disfunción, se perderían 2400 vidas”.

En una de las entrevistas reportadas, que supuestamente tuvo lugar en 2016, el coronel Bob Crowley, que sirvió como asesor principal de contrainsurgencia de los comandantes militares de Estados Unidos en 2013 y 2014, aseguró que “todos los datos fueron alterados para presentar la mejor imagen posible”.

“Las encuestas, por ejemplo, eran totalmente poco fiables, pero reforzaban que todo lo que hacíamos era correcto y nos convertimos en un cono de helado que se lamía solo”, expresó al Post.

En otra entrevista, Jeffrey Eggers, un marino retirado y miembro del personal de la Casa Blanca de Bush y Obama, afirmó supuestamente: “¿Qué obtuvimos por este esfuerzo de un billón de dólares? ¿Valió un billón de dólares?”

“Después del asesinato de Osama bin Laden, comenté que Osama probablemente se estaba riendo en su llorosa tumba considerando lo mucho que hemos gastado en Afganistán”.

Desde 2001, más de 775,000 soldados estadounidenses se han desplegado en Afganistán, muchos de ellos en repetidas ocasiones. De ellos, 2300 murieron allí y 20,589 resultaron heridos en combate, según cifras del Departamento de Defensa.

Actualmente se estima que alrededor de 14,000 soldados estadounidenses, incluyendo personal en servicio activo, miembros de la Guardia Nacional y la Reserva, así como civiles (contratistas y empleados del Departamento de Defensa) permanecen en Afganistán.

Sin embargo, la cifra oficial no se conoce ya que la administración del presidente Trump dejó de publicar informes detallados de las tropas en Afganistán a través de los registros del Departamento de Defensa en 2018.

El Post comparó los documentos con los Documentos del Pentágono; un estudio secreto del Departamento de Defensa sobre la participación política y militar de Estados Unidos en Vietnam de 1945 a 1967, que fue filtrado a la prensa y publicado.

“La diferencia con estos documentos es que todos ellos son entrevistas, relatos de primera mano de personas involucradas en la guerra. Son crudos. Son inéditos. Sus notas, sus transcripciones, algunas grabaciones de audio. Así que se oyen las voces de la gente”, afirmó el Post.

“Los documentos del Pentágono fueron un trabajo secreto realizado por la Oficina del Secretario de Defensa. Todo se basaba en documentos internos del gobierno, informes de la CIA, cables diplomáticos, pero no entrevistaron a nadie”.

“Era más bien un informe académico que el Pentágono mantuvo en secreto. Esto, por otro lado, son todas las entrevistas con personas involucradas en la guerra. Así que es más humano en cierto modo”, escribió.

El Post también indicó que obtuvo cientos de memorandos del exsecretario de Defensa Donald Rumsfeld.

The Epoch Times no ha podido comprobar o revisar los documentos de forma independiente.

 

A continuación

Abogado galardonado defiende prisioneros de conciencia y un régimen brutal lo tortura en prisión

TE RECOMENDAMOS