Donald Trump y Ted Cruz, los favoritos para el último debate republicano

15 de Diciembre de 2015 Actualizado: 15 de Diciembre de 2015

El debate republicano entre los aspirantes a la presidencia de Estados Unidos se realizará esta tarde en Las Vegas, con Donald Trump liderando los sondeos.

Los nueve precandidatos republicanos mejor ubicados para lograr la investidura de 2016 debatirán a partir de las 17H30 locales (01H30 GMT del miércoles) en el hotel The Venetian de Las Vegas (oeste de EE.UU.), informó AFP ayer.

El debate que será difundido por CNN y CNN International, y se podrá ver gratuitamente en el sitio de la cadena televisiva desde E.E. U.U., enfrentará a un Donald Trump que sigue a la cabeza en los sondeos contra el ascendente senador Ted Cruz que busca romper el favoritismo del magnate.

En noviembre, el médico jubilado Ben Carson amenazó la ventaja de Trump pero hoy está en caída libre en los sondeos. Antes, en septiembre, una breve euforia se apoderó de quienes apoyaban a Carly Fiorina, la única mujer candidata para las primarias republicanas, quien ahora se hizo inaudible.

Según la última encuesta republicana, Trump lidera el grupo con el 41 por ciento y debajo de él se reacomodaron los puestos con Ted Cruz en segundo lugar con 14 por ciento, Marco Rubio (10 por ciento) y Ben Carson (9 por ciento), mientras que todos los demás candidatos están por debajo de 5 por ciento.

Según otro sondeo del Washington Post/ABC, el 59 por ciento de los republicanos también aprueba la idea de Trump de prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos.

Al respecto el analista político Mike Smithson aclaró hoy en su blog que en este tema solo Ted Cruz ha sido “curiosamente el único de los otros contendientes que no han condenado” a Trump.

El senador por Texas, de 44 años, es adulado por los ultraconservadores y por el Tea Party desde que fue elegido en ese puesto en 2012.

Además, Cruz le hace sombra a Trump en un bastión de los cristianos evangélicos conservadores como es Iowa, el primer estado del país en el que se celebrarán primarias el 1 de febrero próximo. De hecho, Cruz supera al magnate en tres pueblos de ese estado, en un sondeo difundido en la última semana.

Esos sondeos en un pequeño estado rural no son indicativos de quién vencerá las primarias del partido, pero sirven para aclarar las estrategias de los precandidatos y quizás fue eso lo que llevó a Trump a tratar de “loco” a su nuevo rival.

“Es, pues, el turno de Ted Cruz”, afirma AFP.

“Cruz se opone a su propio partido. Es firme en los principios, y gusta a sus electores encolerizados que reprochan a los republicanos elegidos que no hayan hecho lo que prometieron”, dijo Seth McKee, profesor de ciencia política en la universidad Texas Tech.

El senador Cruz realiza una campaña clásica para las primarias, muy inclinada a la derecha, para captar a la base conservadora. Argumenta que el Partido Republicano perdió las presidenciales de 2008 y 2012 porque presentó candidatos demasiado moderados.

Frente a estos dos candidatos “anti-sistema”, los republicanos moderados buscan a un salvador capaz de derrotar en noviembre en las urnas a Hillary Clinton, la gran favorita de los demócratas.

Por su parte, el senador Marco Rubio (Florida) tuvo un excelente desempeño en los dos últimos debates, y aunque se ha estancado en menos de 15 por ciento en los sondeos de intención de voto, acaba de recibir el apoyo de grandes donantes influyentes del partido, señal de que su popularidad aumenta en el seno del establishment.

Según publicó hoy CNN, muchos republicanos están ahora mirando para el senador de Florida a medida que están cada vez más desesperados por un candidato para consolidar la oposición a Cruz y Trump, sobre quienes muchos dudan que puedan ganar una elección general.

Es por ello que Rubio se enfrenta a grandes expectativas sobre todo después de sus buenas presentaciones en los anteriores debates. Las circunstancias pueden favorecerlo, ya que se presenta a sí mismo como el candidato mejor preparado para servir como comandante en jefe en un momento de alboroto y amenazas terroristas globales.

¿Podrá Marco Rubio contraatacar en este Nuevo debate?

TE RECOMENDAMOS