¿Dónde se encuentran los supervolcanes más peligrosos y qué pasaría si despiertan?

15 de Septiembre de 2017 Actualizado: 18 de Septiembre de 2017

Algunas de las extinciones masivas que han ocurrido en el pasado de la Tierra, no fueron causadas por la caída de meteoritos o cometas sino por mega erupciones de supervolcanes.

Para hacerse una idea de cómo un supervolcán puede causar esta gran pérdida de vidas hay que imaginarse un evento que expulse diez mil veces la cantidad de magma y cenizas que lanzó el Monte Santa Helena durante su erupción del 18 de mayo de 1980. La NASA la califica como “una de las erupciones expulsadas más explosivas de los últimos años”.

Las destrucción en este caso fue masiva y causó decenas de muertes entre los investigadores que estaban realizando observaciones.

Una súper erupción es aún miles de veces más fatal al lanzar en todas direcciones gases ardientes y tóxicos. Los deslizamientos que provoca más la cantidad de cenizas llegan a cubrir extensas áreas. Nubes a gran altura pueden bajar las temperaturas por un largo período.

Sin embargo un súper volcán no despierta fácilmente. Tarda decenas o cientos de miles de años en activarse. Un estudio de la Universidad de Cardif reveló en junio pasado que para que se produzcan las súper erupciones, debe haber una segunda cámara de magma inferior, como la descubierta hace poco en la caldera de Yellowstone, Estados Unidos. Ésta deberá gotear magma de manera continua hacia la cámara más superficial, y para que esto suceda la roca debe estar en un estado  parcialmente fundida, actuando como una esponja. Cuando la cámara superior se completa, si se mantiene caliente ocurre la gran erupción.

En Yellowstone la cámara de magma inferior es 11,5 veces el tamaño de El Gran Cañón en Estados Unidos (de 1600 km2), mientras que la cámara de magma superficial alcanza hasta 2,5 veces el Gran Cañón, lo que equivale a más de 4.000 km2.

Los científicos han notado que Yellowstone muestra signos de mayor actividad, y ya han pasado cientos de miles de años desde la última gran erupción. Si hoy el volcán despertara, sus cenizas cubrirían gran parte del centro y sur de Norteamérica.

Yellowstone – superficie estimada de la caída de cenizas de la última erupción. (Indagadores)

Sin embargo el volcán que causó una gran extinción hace unos 74.000 fue Toba, en Sumatra. Los geólogos estiman que probablemente causó la erupción más grande que jamás haya ocurrido. Liberó 700 millas cúbicas (2.800 km cúbicos) de magma y dejó una gruesa capa de ceniza sobre toda Asia del Sur. Su magnánima destrucción se ilustra en el siguiente vídeo.

Se suele citar a la erupción del Monte Krakatoa en Indonesia en 1883 como extraordinaria, y realmente lo fue, sin embargo, la cantidad de magma que salió de su erupción fue de sólo 3 millas cúbicas (12 kilómetros cúbicos), es decir dos mil veces menos que Toba.

La energía de la gran erupción de Krakatoa fue de unos 350 megatones,  10.000 veces más poderosa que la bomba atómica de Hiroshima. Causó un maremoto con olas de 40 metros que destruyeron 163 aldeas en la costa de Java y Sumatra, y al menos 36.000 personas murieron.

Otra súper erupción volcánica de carácter catastrófico ocurrió en Nueva Zelanda hace 26.000 años, en el volcán Taupo de la Isla Norte.

Entre las más poderosas súper erupciones de la Tierra se menciona la ocurrida en Colorado Estados Unidos por la explosión de la Caldera Garita hace 27 millones de años. La extensión del magma mide 5.000 km2.

Depósitos de cenizas lanzados por la caldera Garita del complejo volcánico San Juan, en Colorado. EEUU. (Wikimedia)

En Sudamérica otra mega explosión se desencadenó en Chile y Argentina desde la Caldera Diamante del Volcán Maipo hace 500.000 años. El material piroplástico y las cenizas cubrieron el terreno hasta 260 y 350 km de distancia. Restos de sus cenizas se observan en torno al aeropuerto principal de la ciudad de Santiago.

Esto significa que si hoy el volcán repitiera su erupción toda la ciudad capital y sus alrededores, con más de 8 millones de habitantes, quedarían sepultados.

Entre los súper volcanes más dañinos que hoy muestran signos inquietantes de actividad, está la caldera Campi Flegrei en la bahía Nápoles de Italia. Esta se formó luego de cuatro erupciones devastadores ocurridas hace 200.000, 39.000, 35.000 y 12.000 años.

Si explotara podría ser fatal para cerca de 6 millones de personas que viven a su derredor. Su última erupción fue en 1538. La caldera se extiende en parte bajo el agua.

Caldera volcánica Campos Flégreos y la ciudad de Nápoles, Italia. (INGV)
Caldera volcánica Campi Flégrei y la ciudad de Nápoles, Italia. (INGV)

El Volcán Vesubio en Nápoles, Italia, a poca distancia de Campi Flegrei, aunque no es un supervolcán es también uno de los más peligrosos a nivel de población humana. La razón está en que sus erupciones “son muy explosivas y las laderas del volcán y el área inmediata que rodea al volcán están densamente pobladas; incluso la ciudad de Nápoles está a sólo 20 km del volcán”, destaca la Asociación de Montañas.

Nápoles, Wikimedia
Nápoles, Wikimedia

En caso de una erupción entre 3 y 6 millones de personas podrían estar en riesgo. El Vesubio está por el momento en silencio desde 1944, El siguiente vídeo recrea su última gran erupción, que sepultó la ciudad en pocos minutos.

Por su parte el volcán caldera Aira en Kyushu Japón, pone en riesgo a 1 a 3 millones de personas: Su explosión hace 22.000 años cubrió cerca de 110 kilómetros a la redonda. En los últimos 10.000 años ha tenido cerca de 6 erupciones.

Caldera Aira, Japón. (Wikimedia)

Entre los restantes súper volcanes que han registrado explosiones colosales, está la caldera del Laacher See, en Renania, Alemania, con un evento de hace 12.900 años, de una extensión de 300 km2; el volcán Valle De Antón de Panamá, con un evento hace 100.000 años: y la caldera Long Valley, en Estados unidos, con un evento hace 760.000, de 600 km2.

Erupción volcánica. ( Wikimedia)

Otros volcanes peligrosos

El volcán Michoacán Guanajuato en México, no es un súper volcán, sin embargo su erupción pone en riesgo inmediato a 5,8 millones de personas que viven a menos de 5 kilómetros de distancia.

Volcán Michoacán Guanajuato durante la erupción de 1943 (Wikimedia)

En la mayor parte de El Salvador hay un estrato blanco de cenizas que en algunas partes alcanza hasta 60 metros de altura. Provienen del volcán caldera Llopango cuando desató una gran erupción hace más de 1500 años que afectó a los pueblos mayas. El evento fue acompañado de un enfriamiento en el Hemisferio Norte en el año 536.

Hoy su erupción pone en peligro entre 3 a 6 millones de personas que viven en su vecindad. Su última importante erupción fue en 1880.

Entre los volcanes peligrosos está el Tatum de Taiwán que se cree afectaría a 6 a 19 millones de habitantes que viven cerca de Taipei.

A su vez en África, el volcán Corbetti de Etiopía pone en riesgo entre 2 y 9 millones de personas en caso de una gran explosión.

TE RECOMENDAMOS