Dos ciudadanos chinos son acusados de sobornar a funcionarios extranjeros

Por Eva Fu
17 de Noviembre de 2019 Actualizado: 17 de Noviembre de 2019

El Departamento de Justicia ha acusado a dos exejecutivos de una subsidiaria multinivel de marketing  por sobornar al gobierno chino y dar falso testimonio jurado a los reguladores estadounidenses en un intento de encubrimiento, según un comunicado del 14 de noviembre.

Los ciudadanos chinos Li Yanliang y Yang Hongwei, conocidos como Jerry Li y Mary Yang respectivamente, se enfrentaron a un cargo de conspiración por violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero. El proyecto de ley, establecido en 1977, prohíbe a las empresas e individuos estadounidenses pagar sobornos a funcionarios extranjeros para facilitar un acuerdo comercial, independientemente del valor ofrecido.

Li también fue acusado de un cargo de perjurio y otro de destrucción de registros en investigaciones federales.

Él fue exgerente y vicepresidente ejecutivo de la filial de una empresa internacional de comercialización multinivel con sede en China que cotiza en la bolsa, mientras que Yang dirigía el departamento de asuntos exteriores de la misma empresa. Los dos reportaban a las oficinas centrales de la compañía en Los Ángeles, California.

Entre el 2007 y febrero de 2017, Li y Yang, entre otros conspiradores, pagaron sobornos a funcionarios del gobierno chino con el fin de obtener licencias para establecer la empresa como una empresa de venta directa en China, donde las actividades de marketing multinivel son ilegales, según la acusación (pdf).

Hacia 2016, las ventas de la filial china de la empresa representaban alrededor del 20 por ciento de los ingresos netos globales de la empresa, que superaban los 4000 millones de dólares, según el documento judicial.

Soborno

Los acusados y otros conspiradores pagaron sobornos a funcionarios y empleados del Ministerio de Comercio de China; a la Administración de Industria y Comercio (AIC), que es responsable de la supervisión del cumplimiento de la ley; y a la Red Económica de China, que es un portal de noticias económicas controlado por el estado.

Los propósitos del esquema incluían obtener la licencia de venta directa, “influir corruptamente” en las investigaciones gubernamentales sobre los asuntos de cumplimiento de la compañía, y suprimir cualquier cobertura negativa de los medios de comunicación sobre la compañía, dijeron las acusaciones.

La filial china reembolsó al departamento de Yang más de 25 millones de dólares por entretener a los funcionarios y hacer regalos.

En un caso particular en enero de 2007, Li y Yang discutieron que Yang “se encargaría” de un funcionario particular del Ministerio de Comercio para una solicitud de licencia pendiente para la subsidiaria de China, afirmando que “el dinero funciona bien con él”. Recibieron la licencia alrededor de marzo de ese año.

Alrededor de septiembre de 2012, Yang le dijo a Li que el departamento de asuntos exteriores había gastado aproximadamente 20.000 yuanes (alrededor de USD 2849) en un alto funcionario de la AIC, su hija y sus compañeras de colegio a un viaje de compras y visita al spa en Shangai.

Yang recibió aproximadamente USD 772.433 en el período de seis meses comprendido entre julio y diciembre de 2012 por 239 comidas con 4312 funcionarios chinos.

En abril del año siguiente, Yang le dijo a Li que había logrado convencer a un funcionario de la Red Económica de China de que retirara ciertos artículos que reflejaban negativamente su filial en china, diciéndole al funcionario: “Si nos destruyes, ¿de dónde sacarías el dinero?”.

El funcionario aceptó retractarse del artículo después de que “comiera lo que debía comer, bebiera lo que debía beber y usara lo que debía usar”, se citó a Yang en la acusación.

Yang y Li también aceptaron ayudar al hijo de un alto funcionario de la AIC en su solicitud de internado en una empresa china falsificando una revisión que certificaba que había hecho una pasantía en su empresa.

Encubrimiento

Con el fin de obtener el reembolso de estas actividades, los acusados también crearon facturas falsas para eludir los controles contables internos, que prohibían los pagos de sobornos y limitaban el gasto en funcionarios gubernamentales.

Li “rutinariamente” creó registros y certificaciones falsas, negando cualquier conocimiento de actividades fraudulentas.

Durante el período alrededor de 2008 y febrero de 2017, Li firmó certificaciones trimestrales y anuales afirmando que no tenía conocimiento de “ningún fraude, sea material o no material” entre la dirección o los implicados en las auditorías internas, según la acusación. La sede central de la empresa se basó en estas certificaciones para preparar sus presentaciones públicas ante la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos (SEC).

Li también mintió bajo juramento mientras testificaba para una investigación de la SEC en octubre de 2016, negándose de haber participado en el esquema de soborno cuando se enfrentó a grabaciones de audio que sugerían lo contrario. Cerca del 17 de febrero de 2017, días después de que se le informara de una investigación interna sobre la posible mala conducta de la subsidiaria de China, Li instaló una “aplicación de limpieza” en su computadora portátil emitida por la compañía que podría borrar permanentemente los archivos. Posteriormente, Li eliminó unos 200 archivos del portátil en un aparente esfuerzo por destruir pruebas.

Si son condenados, Yang y Li podrían perder todas las propiedades que han comprado en Estados Unidos con las ganancias ilícitas, dijeron los fiscales.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS