Dos halcones vigilan cada día el aeropuerto de Ciudad de México evitando accidentes

Por Jesús de León – La Gran Época
12 de Noviembre de 2018 Actualizado: 12 de Noviembre de 2018

Madison e Ilse son los dos halcones peregrinos que resguardan el transitado aeropuerto de Ciudad de México.

Los halcones alejan cualquier ave que pueda colisionar con un avión o meterse en las turbinas, lo que podría causar un accidente o importantes retrasos y afectar a la terminal aérea, que es la más transitada de América Latina. Solo en 2017 movió cerca de 44 millones de personas.

“Es peligroso, no pueden convivir las aves con los aviones porque puede haber colisiones, las puede absorber alguna turbina”, dijo AFP Óscar Chávez, uno de los biólogos encargados de los halcones guardianes, de acuerdo con el diario Bajo Palabra.

En 2009, un avión de US Airways amerizó en el río Hudson de Nueva York luego de que un grupo de pájaros se estrellara contra él.

Los equipos de rescate aseguran un avión de US Airways que flota en el agua después de estrellarse contra el río Hudson el 15 de enero de 2009 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Chris McGrath/Getty Images)

Cada día, Madison e Ilse, salen a trabajar entre las pistas.“Lo único que ellas hacen es volar, las aves van a observar que tienen a su depredador y se van a dispersar”, dijo AFP Nayely Flores, encargada de control de fauna de la terminal aérea en la capital mexicana.

El halcón peregrino es un halcón grande, con una parte posterior azul-gris, partes bajas color blanco barrado, y una cabeza con “bigote” negro. Puede alcanzar velocidades de más de 322 kmh por lo que es el animal más rápido del mundo.

Rutina de trabajo

Para que ellos puedan volar y hacer su trabajo hay que prepararlos.

Se le coloca un localizador por si se alejan, y preparan un cebo de carne de codorniz para mantener su atención.

En ocasiones, un halcón como Madison puede estar volando hasta 2 horas dependiendo de las condiciones del clima, pues las aves rapaces suelen buscar las corrientes de aire cálidas.

Cuando hace frío en la capital mexicana, los vuelos son más cortos. Golondrinas, cernícalos y milanos están entre las aves que durante la temporada invernal deben ahuyentar Madison e Ilse.

Personal del aeropuerto transporta dos halcones Aguililla de Harris en el aeropuerto internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, el 29 de enero de 2018. (Crédito de la foto debe leer YURI CORTEZ/AFP/Getty Images)

Hasta antes de 2014, para controlar a la fauna las autoridades del aeropuerto utilizaban cetrería, es decir la caza con aves rapaces.

Con el método actual, los halcones únicamente alejan a otros pájaros, y se evita que ataquen a una especie en riesgo.

Además, si un halcón atrapa a otra ave y la devora, después estará muy lleno para seguir trabajando.

No solo hay halcones peregrinos al servicio del aeropuerto. También hay un halcón aplomado y tres aguilillas de Harris.

El Aguililla de Harris es un ave que está listada en la categoría de Sujeta a Protección especial, así como en la Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Dos halcones de Harris son liberados en el aeropuerto internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, el 29 de enero de 2018. (Crédito de YURI CORTEZ/AFP/Getty Images)

De las que están en el aeropuerto azteca, a una de ellas la llaman “Loca” por su agresividad. Por su forma de volar más bajo, las aves como “Loca” son utilizadas más cerca de las salas de abordar, en donde hay un mayor movimiento de aviones y vehículos de apoyo.

Cuando termina el trabajo diario, todos los animales descansan en un pequeño hangar a un costado del aeropuerto como si fueran una familia.

A continuación:

Cree lo increíble: muchos alemanes no creían que el Holocausto estaba sucediendo ¿Hoy la historia se repite?

TE RECOMENDAMOS