DoS pide a think tanks que revelen financiación extranjera por preocupaciones sobre China y Rusia

Por Ivan Pentchoukov
14 de Octubre de 2020
Actualizado: 14 de Octubre de 2020

El 13 de octubre, el Departamento de Estado expresó su preocupación por la influencia encubierta de China y Rusia y pidió a los think tanks que deseen colaborar con el Departamento que enumeren de forma clara todos los fondos que reciben de gobiernos extranjeros y empresas estatales.

“El papel único de los think tanks en la gestión de los asuntos exteriores hace que la transparencia respecto a la financiación extranjera sea más importante que nunca”, dijo el Departamento en un comunicado. “Para proteger la integridad de las instituciones de la sociedad civil, el Departamento solicita de ahora en adelante que los think tanks y otras organizaciones de política exterior que deseen colaborar con el Departamento divulguen de forma clara en sus páginas web la financiación que reciben de gobiernos extranjeros, incluidas las entidades subsidiarias de propiedad estatal o gestionadas por el Estado”.

Algunos de los think tanks más influyentes de los Estados Unidos tienen vínculos importantes con China. La Brookings Institution, por ejemplo, estableció un centro en Beijing en 2006. Varios centros de estudios funcionan desde escuelas de élite que han informado que aceptan millones de dólares en regalos y contratos de China. La Universidad de Pensilvania, que alberga el Center for Ethics and the Rule of Law, informó de que había aceptado más de 77 millones de dólares de China, según los registros obligatorios del Departamento de Educación. El Earth Institute, uno de los principales centros de estudios universitarios, operado desde la Universidad de Columbia, informó de que había aceptado más de 40 millones de dólares en regalos y contratos de China.

El Departamento de Estado señaló que la solicitud no es vinculante, pero pidió a los funcionarios del Departamento que consideraran si los think tanks que están considerando contratar han revelado financiación extranjera. El Departamento señaló específicamente las preocupaciones sobre los intentos de China y Rusia de “tratar de ejercer influencia sobre la política exterior de Estados Unidos a través de cabilderos, expertos externos y think tanks”.

La semana pasada, el representante Lance Gooden (R-Texas) escribió una carta (pdf) al jefe de la Agencia de Protección Ambiental pidiendo una investigación sobre la posible financiación por parte de Rusia y China de los think tanks y organizaciones sin fines de lucro ambientales. Gooden acusó a la Sea Change Foundation, al Sierra Club y al Sunrise Movement de recibir fondos extranjeros pero no ofreció pruebas en la carta ni en respuesta a una petición de The Epoch Times.

“Basado en la información que recientemente me llamó la atención, creo que hay una considerable evidencia de interferencia extranjera en nuestro gobierno, perpetrada a través de grupos ambientales como estos que se refugian detrás del estatus de anonimato de los donantes sin fines de lucro”, escribió Gooden.

Gooden no es el primero en alegar la influencia extranjera sobre las fundaciones ambientales y los think tanks. La representante Liz Cheney (R-Wyo.) envió una carta similar (pdf) al fiscal general William Barr en septiembre.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Someten a más de 6 millones a pruebas de COVID-19 por solo 12 casos nuevos | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS