Dr. Cole: Se necesitan estudios tras observar aumento de cánceres tras despliegue de vacuna COVID-19

Por Meiling Lee
05 de Febrero de 2022 9:18 PM Actualizado: 05 de Febrero de 2022 9:18 PM

El Dr. Ryan Cole, patólogo y fundador de Cole Diagnostics, afirma que está observando un patrón preocupante de ciertos tipos de cáncer tras el lanzamiento de las vacunas COVID-19 y que es necesario realizar estudios rigurosos.

“En el laboratorio, estoy viendo un aumento de cánceres que no debería estar viendo en tasas que no debería estar viendo en grupos de edad que no debería estar viendo”, dijo Cole a “American Thought Leaders” de The Epoch Times.

Cole, que examina unas 40,000 biopsias al año, dijo que primero notó un aumento de un trastorno cutáneo contagioso, el molusco contagioso, en los adultos mayores que formaron parte del primer grupo que recibió la vacuna COVID-19.

“Así que recibo muchas biopsias de cáncer de piel del dermatólogo y de los médicos de familia de todo el país en mi región, y empecé a notar un aumento de este bulto que normalmente veo en los niños, en los ancianos… Nunca veo esto, es una infección de la infancia y no de los ancianos”, dijo Cole. “Y luego empecé a ver más y más, y pensé: ‘Espera un minuto, esto es una desregulación inmune de algún tipo'”.

El molusco contagioso, que normalmente se observa en los niños, es una infección vírica de la piel que provoca pequeñas protuberancias redondas y firmes con un pequeño hoyuelo en el centro, causadas por un poxvirus. Este trastorno de la piel no es doloroso, pero puede causar picor, y se transmite por contacto de piel a piel con un individuo infectado o por tocar objetos contaminados. En los niños con un sistema inmunitario sano, la infección suele desaparecer por sí sola y “cuando se llega a la adolescencia, el sistema inmunitario la mantiene bajo control”, dice Cole.

“Así que vi ese bulto, vi esa desregulación inmunológica, y pensé: ‘Houston, tenemos un problema’, porque esa línea de células, esa línea de células T que mantiene los virus a raya, esa familia de células también mantiene los cánceres a raya”, añade Cole.

Las células T, también llamadas linfocitos T, son un tipo de glóbulo blanco que desempeña un papel importante en el mantenimiento de la salud de las personas, protegiéndolas de las infecciones. Como parte del sistema inmunitario adaptativo, los linfocitos T circulan por el cuerpo en busca de virus o células cancerosas y los eliminan. También ayudan indirectamente a combatir el cáncer organizando una respuesta inmunitaria.

Poco después de notar la inquietante tendencia del trastorno cutáneo, Cole empezó a observar un aumento del cáncer.

“Al mismo tiempo, más o menos uno o dos meses después, de repente hay ciertos tipos de cánceres que suelo ver en el laboratorio —después de 500,000 pacientes tienes una idea de lo que ves año tras año— empecé a ver que los cánceres de endometrio aumentaban, y los melanomas también los vi más gruesos y más tempranos”.

En sus viajes por todo el país haciendo presentaciones, Cole ha conocido a otros médicos que coinciden con sus observaciones. Un oncólogo radioterápico le dijo: “Veo cánceres que normalmente mantenemos bajo control, y sabemos que podemos controlar este cáncer y que el paciente tendrá dos, tres, cinco o seis buenos años de vida. Pero se han vacunado o han recibido su refuerzo, y dos meses después, su cáncer es un fuego salvaje”.

Cole afirma que el patrón que observaba con el cáncer y el trastorno de la piel se debía probablemente a una combinación de personas que no acudían a su médico durante el cierre y el plazo en el que la gente se vacunaba.

Un estudio de los Países Bajos ayudó a explicar el aumento de los cánceres que estaba observando en su laboratorio.

“Hubo un trabajo muy bueno del Dr. Föhse et al. de los Países Bajos que analizaba las vacunas de Pfizer e hizo un análisis bastante bueno del sistema inmunitario después de las inyecciones”, dijo Cole. “Y su conclusión era alarmante y preocupante en el sentido de que decía: ‘Estamos viendo una alteración de la respuesta inmunitaria innata'”.

Los autores del estudio concluyeron que la vacuna COVID-19 de Pfizer induce “efectos en la rama adaptativa e innata de la inmunidad” y la “reprogramación de las respuestas inmunitarias innatas”.

El estudio de los Países Bajos —que aún debe ser revisado por pares— no ha sido actualizado desde que se publicó en el sitio web de medRxiv en mayo de 2021. Uno de los autores dijo a The Epoch Times por correo electrónico que el estudio todavía está en curso “con un seguimiento más largo”.

Cuando la respuesta inmunitaria innata está “alterada y no actúa correctamente”, esto afecta a las funciones de los receptores tipo Toll que constituyen la primera línea de defensa contra las células cancerosas y otros patógenos. Estos receptores no podrán detectar si una célula cancerosa necesita ser marcada para su eliminación, y no iniciarán la respuesta inmunitaria innata ni coordinarán la respuesta inmunitaria adaptativa para combatir las células cancerosas como resultado de que estos receptores estén “caídos y sintonizados o desactivados por completo”, dijo Cole.

Pfizer no respondió a la solicitud de comentarios.

Se necesitan ensayos rigurosos

Cole afirma que es necesario realizar estudios para investigar si las vacunas COVID-19 son tan “seguras y eficaces” como se promueven.

“Cuando algo es novedoso y nuevo —es decir, estas inyecciones de genes— para estimular una respuesta inmunitaria, eso es novedoso y nuevo, por lo que deberíamos adoptar este enfoque del sistema jurídico francés: culpable hasta que se demuestre su inocencia”, dijo Cole.

“Cada reacción adversa, cada patrón extraño fuera de la norma después de las inyecciones debería haber activado una bandera roja para decir: ‘Tenemos que hacer una autopsia de esa muerte, fue próxima a sus inyecciones’, o ‘Dios, este paciente que estaba sano y bien, ahora no está tan sano y bien. Tenemos que investigar si está relacionado con esta nueva modalidad experimental que estamos aplicando a una amplia población mundial”, añadió.

Las autoridades sanitarias federales, según Cole, deberían haber realizado ya un estudio de estratificación por edades sobre los brotes de cáncer y las vacunas COVID-19, pues ya existen datos al respecto.

“Sería muy fácil para las compañías de seguros y el gobierno hacer un análisis estadístico de los tramos de edad para cada tipo de cáncer, porque tenemos que codificar, cuando ponemos en nuestros informes qué tipo de cáncer, qué código tiene. Podríamos hacer una estratificación por edades para ver muy fácilmente los repuntes posteriores a la implantación de las vacunas”, dijo Cole.

“Y se puede hacer una cohorte comparativa muy fácil de eso contra los no vacunados, los que han elegido no recibir las vacunas, y se podría hacer de 2018 a 2019. Tenemos los conjuntos de datos y estos deberían ser de dominio público”.

Los Institutos Nacionales de Salud no respondieron a una consulta en la que se preguntaba si la agencia está estudiando si las vacunas contra el COVID-19 pueden causar una recurrencia del cáncer y si se están realizando ensayos.

Cole dice que estos estudios deben hacerse ya que “hay vidas en juego”.

“Podría estar equivocado en mi evaluación y si lo estoy, quiero saberlo”, dijo Cole. “Se trata de la humanidad, se trata de: ‘¿Hay daño o no?’ Si hay una señal, entonces tenemos que cambiar lo que estamos haciendo rápidamente”.

“Porque hay vidas en juego aquí. Si esto es supuestamente una pandemia, deberíamos estar haciendo la búsqueda científica más asidua de cualquier cosa que hayamos hecho”.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, después de las enfermedades cardíacas, el cáncer es la segunda causa de muerte en Estados Unidos. Se calcula que este año habrá 1.9 millones de nuevos casos de cáncer y 609,360 muertes por esta causa.

Estas cifras “no tienen en cuenta el efecto que la pandemia de COVID-19 ha tenido probablemente en los diagnósticos y las muertes por cáncer, ya que son proyecciones basadas en los casos notificados hasta 2018 y en las muertes hasta 2019”, dijo la sociedad del cáncer.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.