Un secreto milenario: medicamento natural que remueve dientes sin sangre ni dolor

10 de Septiembre de 2017 Actualizado: 12 de Septiembre de 2017

Una familia en Jammu, una ciudad norteña de India, tiene la receta para un medicamento poco común que puede extraer un diente sin dolor y sin anestesia o cirugía. Como parte de un patrimonio médico antiguo, la familia ha estado usando este medicamento durante siglos, pasando la receta a través de generaciones.

Rattan Singh trabaja en una pequeña clínica en una calle lateral del bazar Lignitic en la ciudad de Jammu, él es uno de los que mantienen la receta.

En un frío día de enero, Vijay Kumar de 67 años de edad, entró en la clínica de Singh con dolor de dientes. Singh aplicó su mezcla empapada en algodón sobre el área alrededor del diente, y en un minuto el diente fue removido.

No hubo sangrado ni dolor. “Ni siquiera supe lo que pasó”, dijo Kumar.

La droga es transparente como el agua, pero huele muy fuerte. Según Singh, eso puede incendiar igual que gasolina. Él, por sí mismo, no hizo el medicamento; fue preparado por su abuelo, y todavía le queda como la cuarta parte de ello.

El padre y abuelo de Singh le dejaron a él y a sus cuatro hermanos cuatro remedios de más de 100 años, quienes también tienen clínicas en la misma calle y lo siguen usándo todavía. Mientras Singh sigue siendo un dentista tradicional, sus hermanos son mecánicos dentales certificados por el gobierno.

“Otros poseen esta droga, pero es mantenida en secreto”, dijo Singh. Sólo la utiliza cuando un cliente lo solicita, diciendo que eso afectaría a la memoria de su ya fallecido padre.

Historia

Singh y sus hermanos son parte de una comunidad de Bhat Sijs o Bhatras, una comunidad cuyos antepasados fueron sacerdotes sabios que vivían en el ahora río seco Saraswati, entre India y Pakistán.

Los brahmán en origen, se convirtieron en seguidores de Guru Nanak, que es abuelo de la religión Sij. Uno de los seguidores de Guru Nanak, regla Raj Shivnabh, tuvo un nieto que se convirtió en poeta y erudito. Fue llamado Bhat Rai, o “Raj de los poetas” por su habilidad literaria, y el nombre Bhatras evolucionó de “Bhat Rai”. Bhat en sánscrito significa “bardo”, y los Sijs Bhat son bardos o eruditos Sijs.

Hoy los Bhatras todavía pueden verse en las estrechas callejuelas del bazar Lignitic, sentados frente a pequeñas mesas donde exhiben dentaduras viejas y dientes de resina que atraen a clientes.

Singh dijo que su padre llegó a la región cuando aún era gobernada por un rey, y también sacaba dientes de esta manera.

“Él se sentaba en una intersección pública para ofrecer sus servicios a las personas. Poco a poco la gente llegó a saber de él, y nosotros estamos sacando adelante ese legado”, dijo Singh mostrando un viejo folleto que su padre solía dar para dar a conocer sus servicios.

Cuidado dental a precios asequibles

A pesar que la mayoría de ellos trabajan en la calle abierta, no usan guantes de protección, y algunas de sus herramientas parecen pertenecer a un taller de carpintería, muchas personas siguen buscándolos porque son baratos y eficaces.

“En Delhi tuve un cliente. Él comentó sobre mi a otro oficial de alto rango de Maharashtra [un estado costero como a unos 700 km al suroeste de Delhi], y llegó en busca mía de tan lejos a esta callejuela de Jammu”, dijo Singh.

Para quitar un dolor de dientes, Singh cobraba a una mujer sólo 120 rupias (1,90 dólares).

Otra mujer se acercó a Singh para que le pusiera soportes en los dientes de su hija. “Fui a una clínica privada de un [dentista moderno]”, dijo ella. “Me pidieron 21.000 rupias (340 dólares)”. Singh cobró 800 rupias (13 dólares) por el mismo trabajo.

Desafortunadamente para Singh, esto significa que con su práctica no puede ganarse la vida.

“Mi padre me dijo, no hay que engañar a nadie, así que no les puedes cobrar cantidades exorbitantes de dinero”. “Ya que no puedo cobrar extra, no puedo sobrevivir practicando sólo esto”.

Él ha comenzado un negocio pequeño de electrónica y sobrevive rentando la propiedad en el mercado principal del lugar.

Parece que en no mucho tiempo la práctica de odontología tradicional dejará de llevarse a cabo en su familia.

Hermanos de Singh ya han renunciado a la práctica, y sus hijos tampoco están interesados en practicar la odontología tradicional. Su apatía hacia su herencia medicinal también es evidente, él dice que no quiere practicar más y quiere encontrar una nueva carrera en otra industria.

Pero hasta entonces, él es un testimonio vivo del poder de curación tradicional.

TE RECOMENDAMOS