Puerto Rico: 54 nuevos casos de zika confirmados en una semana

26 de Febrero de 2016 Actualizado: 26 de Febrero de 2016

En sólo una semana se han confirmado en Puerto Rico 54 nuevos casos de virus zika, con lo que son ya 117 los registrados en la isla desde que en diciembre se detectó la primera infección de un virus que aunque tiene síntomas leves para la mayor parte de la población, puede ser peligros para las embarazadas.

Así lo detalló hoy en una conferencia de prensa la secretaria del Departamento de Salud puertorriqueño, Ana Ríus, quien explicó que ese medio centenar de nuevos casos se detectó tras el análisis de un total de 1.800 muestras analizadas por los laboratorios de la agencia.

La titular de Salud detalló que entre esos 54 nuevos casos se encuentran dos mujeres embarazadas, con lo que son ya cinco las mujeres puertorriqueñas en gestación que han sido diagnosticadas con el virus.

Para hacer frente a la amenaza que supone este virus se ha creado un comité integrado por Ríus y por los directores ejecutivos de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead) y la Junta del Sistema 9-1-1, Ángel Crespo y Juan Morales, respectivamente.

“El número de muestras que están llegando a nuestros laboratorios ha aumentado por la concienciación médica y de la población sobre la enfermedad”, aseguró Ríus, quien mencionó el virus ha sido detectado en al menos 28 de los 78 municipios de la isla, la mayoría de ellos en el área este.

“Estamos investigando por qué se concentra en la zona este de Puerto Rico. Esto es un estudio que se tiene que llevar semana tras semana”, añadió la titular de Salud, quien a su vez recordó que desde el próximo 1 de marzo el Gobierno de Puerto Rico adquirirá sangre de la Cruz Roja para abastecer sus bancos.

La idea es limitar las transfusiones de sangre de donantes a embarazadas y recién nacidos, debido al temor que existe de que este virus zika provoque graves daños en el feto y los bebés, aunque este vínculo aún no ha sido demostrado científicamente.

Ríus indicó que la compra de sangre, que será exclusivamente para hospitales públicos, costará 375.000 dólares mensuales, por lo que han tenido conversaciones con la Oficina de Gobierno y Presupuesto para estudiar cómo financiarla.

El Ejecutivo puertorriqueños sufre una acuciante crisis de liquidez que le ha obligado a dejar de pagar parte de la deuda emitida en los mercados financieros para poder mantener la prestación de servicios públicos esenciales.

Ríus, por otra parte, agregó que ninguna persona infectada esta semana con el virus zika ha sido diagnosticada con el síndrome Guillain-Barré, definida como una reacción autoinmune del cuerpo a una infección, que ataca los nervios periféricos causando parálisis.

Esa enfermedad está asociada a una infección y ha sido comprobada su relación también con el dengue, el chikunguña, la gripe y el VIH, aunque no existen estudios estadísticos sobre los porcentajes de causa efecto con estas dolencias.

Actualmente la comunidad científica mundial está investigando la posible relación de la aparición de ese síndrome como consecuencia de la infección con el virus zika, con especial incidencia en América Latina.

Las sospechas surgen porque en los países más afectados por la epidemia del virus los casos del síndrome de Guillain-Barré han crecido de forma exponencial.

Según explicó hoy en Ginebra la experta de la Organización Mundial de la Salud, Tarun Dua, un 5 % de las personas que padecen el síndrome de Guillain-Barré muere y un 25 % sufre parálisis de los músculos respiratorios.

El virus zika se transmite a través de un mosquito del género Aedes aegypti, el mismo que porta el chikunguña y el dengue, otros dos virus que también están muy extendidos por la isla caribeña.

La enfermedad puede causar fiebre, aunque no muy alta; ojos rojos sin secreción y sin picazón; erupción cutánea con puntos blancos o rojos y, en menor frecuencia, dolor muscular y articular.

Así, el zika no es, por lo general, una enfermedad mortal, pero la incidencia en mujeres embarazadas durante los primeros tres meses de gestación se ha vinculado con casos de microcefalia.

Según un nuevo estudio publicado hoy en la revista especializada “PLOS Neglected Tropical Diseases”, el virus del zika, además de su posible vinculación con la microcefalia, podría provocar muerte fetal, hidropesía e hidranencefalia cuando se contagia una mujer embarazada.

Esta hipótesis se basa en el caso de una mujer brasileña con el virus que en enero tuvo un parto de feto muerto, el primero que indica, según los investigadores, una posible asociación del zika congénito y el daño de tejidos fuera del sistema nervioso central.

La hidranencefalia es una enfermedad poco común en la cual los hemisferios cerebrales no están presentes y son sustituidos por sacos llenos de líquido cerebroespinal. La mayoría de los niños con esta dolencia mueren antes de cumplir un año.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por otra parte, anunció hoy que pondrá a disposición de sus países prestatarios en Latinoamérica y el Caribe hasta 180 millones de dólares de forma inmediata para apoyar medidas de control y prevención del zika.

TE RECOMENDAMOS