Durante los últimos 10 años, 60 hombres se turnan para acostar a una anciana todas las noches

Por La Gran Época
25 de Enero de 2019 Actualizado: 25 de Enero de 2019

Uno sería cauteloso si diferentes hombres siguieran entrando en la casa de una persona mayor cada noche. Pero para una mujer en Utah, no hay nada que temer: los hombres son voluntarios que la han estado acostando todas las noches durante la última década.

Kathy Felt, de Sandy, Utah, fue diagnosticada con esclerosis múltiple en 1978. Con el paso del tiempo, la enfermedad empeoró y tuvo que depender de la ayuda de sus dos hijos, que viven a 10 minutos de distancia, para acostarse y levantarse de la cama.

“Fue durante un año y medio más o menos, tal vez incluso más. Me levantaban por la mañana y me acostaban por la noche”, dijo a CNN. “Mi mayor regalo y mi mayor bendición de todos han sido mis dos hijos”.

Como esto era agotador para sus hijos, la mujer de 66 años se preguntó si debía mudarse a un asilo de ancianos. Pero su vecino Keith Pugmire tuvo otra idea.

Para ayudar a Kathy, Keith reunió a algunos voluntarios en equipos de dos personas para ir a la casa de San y ayudarla a acostarse.

“Dijo que lo hagamos todo el tiempo que podamos”, dijo Felt.

Y durante los últimos 10 años, 60 hombres han estado entrando a su casa cada noche para ayudarla, y ahora más vecinos están pidiendo ser incluidos.

“Comenzó con un grupo básico de 20 a 30 personas”, recordó. Entonces la lista de voluntarios comenzó a aumentar.


“Nuestro desafío es conseguir que todos se diviertan”, dijo a CBS News.

Ser persistente en ayudar a alguien durante 10 años no es tarea fácil, pero Keith se inspira en una canción de 1969 de los Hollies titulada, “He Ain’t Heavy, He’s My Brother”.

“Estamos todos aquí juntos y debemos ayudarnos mutuamente en el viaje”, dijo.

Añadió que muchos de los voluntarios se han inspirado en Sandt y le están agradecidos.

“Mucha gente se ha sentido inspirada por su historia y su coraje frente a estos devastadores problemas de salud”, explicó.

Al tener tanta gente dispuesta a ayudarla, me sentí agradecida.

“Estoy tan agradecida por la amistad que tengo con ellos”, dijo. “No puedes ponerle precio a eso”.

Qué increíble comunidad en la que vive Kathy. Si todos pudieran cuidarse unos a otros como los residentes de este vecindario, el mundo sería un lugar mejor.

Mira el vídeo de abajo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS