Bebió 10 Coca-Colas cada día durante un mes y esto le pasó a su cuerpo

Por Ruby Mey - La Gran Época
26 de Julio de 2019 Actualizado: 26 de Julio de 2019

Los médicos y los profesionales de la salud siempre están tratando de hacer que la gente elimine los refrescos de su dieta, pero la obsesión por las bebidas azucaradas sigue siendo fuerte en muchos países alrededor de todo el mundo. ¿Qué tan malo puede ser para ti beber unas latas de coca?

Por suerte para nosotros, un hombre se desafió a sí mismo para averiguarlo, y dio algunos resultados asombrosos. Su vídeo, que ahora es muy viral, muestra lo que beber 10 latas de Coca-Cola al día puede hacerle a su cuerpo, incluso durante un corto período de tiempo. Aunque 10 al día pueden parecer extremos, él estaba tratando de imitar el impacto en las personas que pueden beber menos al día pero durante un período más largo de tiempo.

Hay 39 gramos de azúcar en una lata 340 gramos (355 mililitros) de Coca-Cola. Esto equivale a 9 cucharaditas de azúcar por lata. Las encuestas han encontrado que casi todos los estadounidenses beben al menos una bebida azucarada al día, y que más de la mitad de nuestro consumo de azúcar añadida en general proviene de bebidas cargadas de azúcar como refrescos y jugos de frutas.

Un hombre consciente de la salud de Los Ángeles a principios de sus 50 años llamado George Prior comenzó su desafío con un chequeo completo por parte de su médico. Estaba en buena salud, con solo un 9 por ciento de grasa corporal, con la presión arterial, los niveles de insulina y el peso bajo control. Comía una dieta paleo que consistía en carnes magras, verduras y bayas y bebía mucha agua.

39 gramos de azúcar (9 cucharaditas) en una lata de 340 gramos de Coca-Cola. Imagen Ilustrativa. (Crédito: Marcos Mesa Sam Wordley/Shutterstock)

Por el bien de la ciencia, tomó un mes de su vida saludable para probar los efectos de las latas de Coca-Cola llenas de azúcar. Hubo muchas cosas interesantes de sus resultados, incluyendo aumento de peso, aumento de la presión arterial, dolores de cabeza y antojos. A continuación se enumeran siete efectos que experimentó como resultado de beber 10 latas de Coca-Cola al día:

1. Aumento de peso

George subió aproximadamente 10 kilogramos en un mes. Eso es cerca de 454 gramos por día.

Recuerda, George se aferró a su dieta saludable durante el mes. El único cambio que hizo fue introducir las 10 latas de Coca-Cola. El aumento de peso vino simplemente de la bebida azucarada. Un estudio de Harvard encontró que beber solo una lata de refresco al día podría llevar a un aumento de peso de alrededor de 2 kilogramos en un año.

2. Aumento de la presión arterial

La presión arterial de nuestro valiente sujeto aumentó de 129/77 a 143/96. Los estudios han demostrado que el aumento de los niveles de insulina conduce a un aumento de la presión arterial, lo que lo pone en riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

3. Pérdida del apetito alimenticio

George descubrió que en general su apetito por los alimentos habituales y saludables disminuía. No solo se llenó bebiendo una gran cantidad de líquido, sino que sus antojos se desviaron hacia los alimentos llenos de azúcar.

4. Aumento de la grasa corporal

En solo un mes de consumo excesivo de Coca-Cola, la grasa corporal de George aumentó en un 64 por ciento. Es una carga increíble para tu cuerpo. El aumento rápido de grasa está asociado tanto con la diabetes como con la enfermedad cardíaca. La proporción de grasa corporal es un indicador aún mayor de mala salud que el número en la escala. Según Webmd, un mayor porcentaje de grasa corporal, independientemente de su estatura, indica un mayor riesgo de morir prematuramente.

5. Dolores de cabeza y malestar general

Los dolores de cabeza causados por una mezcla de cafeína y el aumento de los niveles de insulina hicieron que George se sintiera lento y en general enfermo. En conjunto, sintió una sensación de malestar y enfermedad mientras caminaba hasta la línea de meta de su experimento. Tanto el azúcar como la cafeína de los refrescos pueden provocar dolores de cabeza, pero también hay otros detonantes, como los colores artificiales, el aspartame, la acidez y el ácido fosfórico. Todo lo cual puede desencadenar en un dolor de cabeza o migraña.

6. Baja energía / Fatiga

Los picos de azúcar pueden causar cambios de humor y fatiga a lo largo del día. Mientras que el azúcar puede darte una ráfaga inicial de energía, pronto se derrumba y te deja más cansado de lo que estabas al principio. Una revisión de 41 estudios mostró que beber cualquier tipo de bebida energética (incluyendo refrescos) te dará un pico de alerta pero luego te golpea fuerte con la fatiga.

7. Dificultad para dormir

La The National Sleep Foundation ha sugerido que las personas que habitualmente beben refrescos también duermen durante cinco horas o menos por noche, lo cual es mucho menos que la cantidad recomendada para que su cuerpo se recargue. La combinación de cafeína y azúcar es en parte la culpable. La fatiga también puede formar un ciclo en el que tu sueño intranquilo hace que busques más bebidas azucaradas durante el día.

Concluyendo el experimento de George, escribió una advertencia en su sitio web 10cokesaday.com: “Las enfermedades relacionadas con la obesidad son la peor epidemia de salud que Estados Unidos ha enfrentado. Empieza por reducir el azúcar. Evita las bebidas azucaradas, incluyendo los jugos de frutas. Si tienes diabetes tipo 2, es muy importante que lo entiendas: la fruta no es tu amiga. “¿Estás comiendo el azúcar de 10 Coca-Colas al día sin siquiera beber 10 Coca-Colas al día?”.

Aparte de los efectos descritos en su video, aquí hay algunos otros problemas de salud relacionados con el consumo diario de refrescos:

Muerte prematura por enfermedad cardíaca

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Image Point Fr/Shutterstock)

Un equipo de científicos de Harvard realizó un gran estudio de salud para la American Heart Association durante el cual dieron seguimiento a 80.000 mujeres y 37.000 hombres durante décadas y documentaron su salud. La conclusión de su estudio encontró que beber refrescos diariamente mantenía una fuerte relación con la muerte prematura y una mayor probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Diabetes tipo 2 y síndrome metabólico

Además del aumento de peso, el mayor consumo de refrescos y otras bebidas con azúcar está asociado con el desarrollo del síndrome metabólico y la diabetes tipo 2. Los estudios realizados por el Instituto Nacional de Salud encontraron evidencia abrumadora de que el consumo de refrescos debe restringirse para reducir las afecciones crónicas relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2.

Enfermedad hepática grasa no alcohólica

En otro estudio, el Instituto Nacional de Salud observó que el consumo regular de bebidas azucaradas está asociado con un mayor riesgo de enfermedad del hígado graso. La enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) es el exceso de grasa extra en las células hepáticas que no es causado por el alcohol. Si más del 10 por ciento del peso del hígado es grasa, entonces usted recibirá un diagnóstico de enfermedad hepática grasa. Esta enfermedad puede causar cáncer o insuficiencia hepática.

Debido a que el consumo de refrescos está relacionado con la obesidad y la diabetes tipo 2, las cuales contribuyen al desarrollo de la enfermedad del hígado graso, se recomienda restringir el consumo de refrescos y beber más agua en su lugar.

Descargo de responsabilidad: Este artículo es solo para fines informativos y no es un sustituto del consejo médico profesional.

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS